Muang Khua

Bus de 5:30 significa estar en la estación un poquito antes, para poder encontrar un puesto en el bus. A la velocidad de un rayo, si bautizamos Rayo a una mula, salimos montaña arriba para terminar nuestra primera etapa solo unos kilómetros después del pueblo, pues había que montar cajas y cajas al bus con repuestos de moto que en Lao no se encuentran. Dos kilómetros más adelante se repite la misma faena, y así dos paradas adicionales marcan el tono del viaje. Omitiendo más detalles, una hora después llegamos a nuestra verdadera primera etapa, la frontera vietnamita. El papeleo es facil, otra vez en el bus y dos kilómetros recorridos, nos detenemos en la frontera de Lao, allí la cosa en teoría es sencilla; pedir la visa on arrival, 30 dolares de costo pero depués hay que pasar ppor cuatro casillas más en las que serán pedidos dolares o kibs para pagar estampado del pasaporte, tarifa de turismo, un papel amarillo raro y por último una medición de temperatura para el ébola. En cada casilla el valor pagado, en parte, terminó en el bosillo del funcionario. Con nosotros viajaba una canadiense, a la pobre la desplumaron. Vaya uno a sber porqué, a ella le sacaron un buen monton de dinero. Ella furiosa, el resto del bus muerto de la risa.
Otra vez en bus y con una nueva estampita en el pasaporte, pasando por unas carreteras bastante malas y curveadas, hasta arrivar los primeros pueblos, allí paramos para dejar los repuestos en dos o tres locales de motos y por fin, a la misma velocidad de Rayo llegamos a nuestro destino, Muang Khua, lugar para tomar el bote que nos llevará a Muang Ngoy Neua, el destino de unos, y Nong Khiaw, el mio. Encontramos el puerto rapdito pero nos pidieron a nosotros cinco, un millón de kips. Casi 25 dolares por persona. Decidimos todos quedarnos en un albergue de madera para esperar a mañana si encontramos alguien más que nos ayude a reducir la carga monetaria del paseo. Los cuartos son más bien rústicos pero valió 3 dolares, así que ninguna queja con eso. Iba a dormir con la alemana y la canadiense pero al final terminé con un francés que es mago y que se paga su viaje haciendo magia en los pueblos. El cambio de cuarto vino con ventilador y mosquitero así que no me puedo quejar; ademas, incluye baño turco que ya utlizado se puede decir que es bastante difiícil de usar. De ñapa, una terraza que se bambolea con el viento pero que tiene una buena vista sobre el nam Ou, o el río Ou. Todo por acá pasa muy lento; al fondo se oye musica lenta, al frente se ve el “puerto” donde la carga y descarga se hace con toa la calma del caso y, si tiene que empujar la canoa que se encuentra encallada, lo hacen con bastante lentitud. Al fondo canta un gallo y pocos pajaros terminan de rellenar el fondo del ambiente.

David, el mago, hace magia a todos los Laosianos (si este gentilicio existe) y así les saca información sobre los buenos precios. Un arte bastante útil cuando uno viaja en paises que los precios son doblados o triplicados para los turistas. En fin, la vida nocturna acá termina temprano a menos que uno se haya aprovisionado de buen licor, casi siempre lao lao, el wisky de arroz que toman en a region.
Mañana será otro día.
 

El bus… parece buenno pero es una mierda
  
El hostal
  
Muang Khua
  
El cuarto
 

Anuncios

Un comentario en “Muang Khua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s