Phnom Penh

Pronunciese Pnom Pen, comparada con Vientiane, es toda una metrópolis, pero, al igual que la anterior hay poquitas cosas para hacer. No debo quejarme, solo es un día completo el tiempo que tengo para conocerla. 
La visita principal que se puede hacer en esta ciudad es la prisión S21, donde los Khamer rouge torturaban a todo el mundo… todo el mundo es toda persona que tuviera gafas, hablara otro idioma, fuera un profesional o ser familiar de otra persona que hubiera sido torturada y que, durante su confesión forzada, se le hubiera escapado el nombre de un nuevo desdichado. Los khamer rouge pretendían una especie de primitivismo extremo donde solo los campesinos valían la pena; la ciudades por tanto fueron vaciadas de sus habitantes y ellos, así no tuvieran idea como hacerlo, fueron enviados al campo a sembrar arroz… vale la pena mensionar que un buen monton murio en el intento y otro tando de enfermedades y hambre. Un cuarto de la poblacion murio en tan solo 3 años y el país, a la caida de los khamer (o jameres en español) quedó hecho trizas. En fin, Phnom Penh, era uno de tantos lugares donde habían sitios para torturar y un poquito mas a las afueras, tenían campos de exterminio… no tan sofistiquis como los nazis, con una simple guadua o alguna mnadera afilada degollaban o rompian la cabeza de los condenados (toda persona que, despues de dias y dias de torturas inimaginables, habia confesado ser parte de la CIA, conocer algun vietnamita o cosas por el estilo. Si el personaje en cuestion moria durante la tortura y no firmaba su confesion, el torturador encargado se volvia victima a su vez y, mediante torturas hechas por sus compañeros, algun otro crimen confesaría.

Con los bebes la cosa era más fácil: los agarraban de las patas y les reventaban la cabeza contra alguna palmera… 

Ya se imaginan pues lo feliz que se siente uno haciendo estas visitas (bastante bien documentadas por cierto), queda uno con la misma senzacion despues de haber visitado auschwitz, o como sea que se escriba. El agravante aquí radica en que los rastros de sangre todavía son visibles y en las fosas comunes aún se ven lo huesos.

Volviendo a la ciudad, tenemos al río Mekong cruzandola, con nada que valga la pena al otro lado. En el lado de la ciudad, queda un palacio real y un museo a visitar. El museo me toco cerrado y al palacio no me dejaron entrar: llevaba chanclas (aunque una vez adentro hay que andar descalso) cosas que uno no entiende.
El rey de camboya es un tipo de admirar, o por lo menos lo que admiraria otro tipo como roy barreras y sus secuaces; logró ser pro americano y anti americano, pro vietnamita y anti vietnamita, pro khamer rouge y anti khamer rouge… vaya uno a saber como diablos los camboyanos lo quieren si lo más normal del mundo hubiera sido que, una vez el regimen esquizofrenico de Pol Pot hubiera caído, toda persona que los hubiera apoyado, en peloton de fusiliamiento tuviera su vida acabado. 

En fin, los gringos, los chinos y demás potencias occidentales, aun despues de que las tropas vietnamitas le mostraran al mundo los horrores de pol pot y los khamer rouge, por cuenta de ese ridiculo anticomunismo o, anti vietnamismo (china, usa), le otorgaron una silla en la ONU al regimen genocida (y le dieron hasta plata!) para no tener que legitimar al gobierno titere de vietnam! Así funcionaba el mundo entonces y así lo hace todavía.

De Camboya nada más les podré decir… por andar en moto en vietnam, me comí el tiempo destinado para este país, solo adiciono que la gente es super querida; los tuks tuks son insoportables y caros, como en todo lado; aparte de ofrecer tuktuk los choferes también promocionan massages, prety ladies, marihuana, coca; la comida es buena, mucha tai se encuentra; tambien venden tarantulas, escorpiones y demás insectos para comer; el calor es insoportable, pero los hostales tienen aire acondicionado; el dinero que usan son los dolares americanos y por ultimo, la gente en general es alegre y sonriente.

La salida de Phnom Penh hacia al aeropuerto, toda una odisea. El venerable rey decidió cerrar las vías más importantes de la ciudad para celebrar el años nuevo camboyano (y tai). El trayecto de media hora se convirtió de hora y media y logré temer bastante la pérdida del vuelo; sin embargo llegué, eso sí, sudado de pies a cabeza.

 

Delicioso menú callejero
  
El red light district de Phnom Penh
  
El S21 centro de tortura, exescuela y ahora museo
  
Última foto del Mekong con otro lado de la ciudad que no vale la pena
 
 
Zona cachetuda
  
El palacio real
  
El ex rey voltiareapas con la ex reina y al lado izquierdo, vestido con pantalones McHammer brillantes, el actual rey, hijo de los anteriores
 

Anuncios

Un comentario en “Phnom Penh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s