Stein am Rhein

Taxonomía de Linné

Clase: Chondrichthyes

Subclase: Elasmobranchii

Orden: Squaliforme

Familia: Lamnidae

Género: Wassersüss

Especie: W. Steinamrheinenii

Conocido localmente como el Reinerhaie, pronúnciese rainerjai, este escualo de la familia Lamnidae, la misma del gran tiburón blanco, fue descrito por primera vez en 1649 por el ministro de pesca Albrecht Von Fischfang durante el reino del monarca Habsburgo, Ferdinand III. En ese entonces el animal fue descrito por el ministro, en correspondencia con el reino, en los siguientes términos. “… el dicho salmón dentado, ya una vez exhibido en puerto por parte de los pescadores, a quienes el gobierno de su majestad encargó la caza o captura de dicho espécimen, demostró ser un animal terrorífico. De largo algo más de dos brasas y de ancho en promedio una vara, sin escamas y exhibiendo una dentadura temible, con 46 dientes afilados como las mejores dagas de los generales de nuestro glorioso ejército imperial, el llamado por los ignorantes de estas zonas, Reinerhaie, es un salmón capaz de arrancarle las carnes a un cristiano de tan solo un mordisco. He sido testigo de narraciones increíbles que incluyen miembros cercenados, muertes indescriptibles y ríos de sangre que si no fuera porque veo este monstruo con mis propios ojos, tendería a afirmar que estas eran exageraciones de los pueblerinos que viven a las orillas de este lago, (…). Por medio de la presente recomiendo al Dr H. Krankenheit y al honrabilisimo Dr Deutlich Sichertot de evitar hacerle recomendaciones a S.M sobre las propiedades curativas de estas aguas, ya que el riesgo de encontrarse con el salmón Reiner es real. Mejor que incluyan las aguas de los lagos de Luzern para ello, (…). favor hacer llegar  estas descripciones al general M. Allgemein, porque puede encontrar este peligroso pez como una buena arma contra Luis XIV y el traicionero Manzarino si se logra implantar en las aguas del Sena…”.

Durante siglos un temible salmón para los teutones, el W. Steiamrheinenii tan solo en 1798 fue descubierto, descrito y clasificado para la comunidad científica por el gran Alexander Von Humboldt justo antes de emprender su famoso viaje por américa. Clasificó al Reinerhaie dentro de la taxonomía de Linné como un escualo wassersüss, más específicamente un squalus lamnidae wassersüss steinamrheinii see, en sus escritos referido como el tiburón Konstant, o Konstantin como comenzó a llamarse durante los primeros años de su descripción científica. Sobre su voracidad y peligrosidad Von Humboldt en sus memorias dice: “Me estaba bañando en sus aguas, las del lago Constanza, cuando fui sorprendido por un alboroto proveniente del lado suizo. Decidí pues dirigirme hacia el lugar donde se encontraban reunidos estos individuos, quienes gesticulaban sin control en su incomprensible lengua el desespero y temor que estas aguas les provocaban. Me fue presentada a la víctima, quien hacía poco había sido atacada supuestamente por un Konstatin, le faltaba una pierna, al parecer arrancada de tajo por el temible pez. Por cuenta de este animal, ante nuestros ojos, la chica, de unos veinte años, expiró su último aliento sumergida en un charco de sangre y rodeada por curiosos. Un aristócrata del pueblo, Herr Schuekaufer, nos encargó a mi persona y a M. Bonpland capturar al animal para estudiarlo detenidamente. Al ser el suizo, un país tan pobre, tuvimos que embarcarnos en uno de esos botes de ellos, una scapha, y dando tientos por toda la orilla del lago, por pura suerte el animal, leviatánico para M. Bonpland, escualo para mí, encalló por propia cuenta en nuestras redes cuando apenas las estábamos instalando. Hecha la captura y dado en muerte al espécimen de un disparo, dispusimos del altar de la iglesia de una localidad cercana, Stein am Rhein, para estudiar al temido monstruo náutico. En efecto, tal como yo lo preveía, es un escualo, el primero de su especie en vivir en cuerpos acuáticos del interior europeo…” Las recomendaciones de Von Humboldt incluían unir las fuerzas imperiales de los Habsburgo con las del gran ducado de Baden para erradicar este animal de la zona, ya que con los pobres campesinos suizos poco se podría contar.

A partir del contacto de Von Humboldt, el Konstantin comenzó a ser llamado de nuevo Rheinerhaie, pero ahora con especie conocida, W. Steinamrheinenii, en honor a la localidad donde fue clasificado oficialmente en el modelo taxonómico de Linné. Con el pasar de los años, hablamos de decenios, sobre todo con los esfuerzos del ducado de Baden, estado aficionado como el que más a la pesca y a la caza con escopeta, la población de este exótico pez descendió hasta que se consideró completamente erradicada. Las autoridades debieron que actuar de nuevo, esta vez para impedir esta práctica, pues de tanto disparar al agua, la población  de salmones, truchas, patos y hasta uno que otro nadador comenzaron a peligrar.

No se sabe cómo pasó este animal desapercibido durante casi un siglo, pero su escasa población logró coexistir sin ser descubierta por la atención de los pescadores locales hasta que bien corrida la primera guerra mundial, el general prusiano Maximilian Von Blutkrieg, de baja médica en ese momento, fue la última víctima conocida. Un Rheinerhaie, posiblemente un joven retoño, arrancó, en un proceso muy doloroso a falta de dientes más grandes y afilados, las partes nobles de Von Blutkrieg mientras este se bañaba en las terapéuticas aguas del lago Konstanz.

El convaleciente general antes de volarse los sesos para salvaguardar su honor, firmó en solemne ceremonia su testamento, en el cual, en el inciso H.12 testamentaba: “…quien fuere que presentase un cadáver de este demoniaco pez, será recompensado con 5000 marcos.” En el inciso H.14 el general añadía: “Se crearán unos fondos manejados exclusivamente por Herr. Geldstehleb para el pago de estas recompensas. Se destina el treinta por ciento de mi fortuna para esto. Si pasados quince años desde el último cadáver del pez no vuelve a aparecer otro, el sobrante de estos fondos será destinado para la construcción de una escultura  que enaltezca mis miembros perdidos”

Los últimos cinco especímenes de la especie fueron rápidamente capturados por pescadores de la zona. Un escualo macho, una hembra y tres ejemplares jóvenes los cuales fueron supuestos como hijos de la última pareja. Frente a la fortuna restante de los fondos de H. Blutkrieg, el gobierno suizo aconsejó a H. Geldstehleb a depositarlas en un banco nacional donde los fondos estarían seguros mientras se procedía a realizar el proceso de autorización para la instalación de una obra artística con las gónadas de H. Blutkrieg. La licencia tomó su tiempo en ser procesada, fue denegada pasada la segunda guerra mundial pero ya no importaba; H. Geldstehleb, el único doliente de esta manifestación artística, se creía en américa escondido por los posibles crímenes que en su patria, Alemania, le iban a imputar.

La policía suiza sin embargo destinó un poco de estos fondos, antes que desaparecieran para siempre, para informar y tranquilizar a la población de la zona sobre la ausencia del temido Rheinerhaie, antes llamado Konstantin, escualo de la especie Wassersüss Steinamrheinenii.

Aviso que dice: No hay tiburones en el Rin

¡Siquiera vi el anuncio! Bueno, exagero, igual no me habría metido. Con tiburón en el lago o sin él, mi cuerpecito esas aguas no iban a bañar… ¡estaban heladas!

Anexo

Pueblo Stein am Rhein, ubicado en suiza, justo en una ensenada del lago Bodensee de Kontanz

Primer San Jorge que en vez de asesinar dragones, se las ve con basureras!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s