Catania

Justo antes de la entrada de la estación de buses de Catania se encontraba un hombre dirigiendo el tráfico. A esta estación de buses, ubicada al lado del puerto, se puede acceder después de girar por un extraño round point y, pasando unos 100 metros al lado de las murallas de la ciudad, se llega a la portería de la estación propiamente dicha. Pues bien, el hombre que dirigía el tráfico se encontraba a la salida del round point con la muralla. Él, vestido de civil, cumplía con las funciones de la policía. Habían policías en las cercanías; sí, dos de ellos para ser exactos. Recostados contra su carro, al lado de la portería de la estación, miraban con indiferencia el más allá y, de vez en cuando, al hombre que dirigía el tráfico con tanta diligencia. Muy posiblemente este pseudo-agente de tráfico fue puesto en ese lugar por alguno de los dos agentes de seguridad ciudadana recostados en el carro. En fin, la función del pseudo agente consistía en impedir el ingreso de los buses cargados de turistas al sitio donde debían ser descargados. Vale la pena aclarar al lector que Sicilia es una isla muy turística y que Catania es su puerta de entrada. Se podrán imaginar la cantidad de buses que llegaban justo a 100 metros de su destino para ser rechazados de inmediato por un hombre parado en la mitad de la calle. Las conversaciones entre conductores y ayudantes de bus con el agente de última hora eran hechos por señas, bastante elocuentes, por parte de los interesados en ingresar y, a viva voz, o gritos ḿas bien, rechazados por el hombre del round point.
La conversación atestiguada por el motoneto giró bajo estos términos.
– Amigazo, quitate del medio que vamos para la estación.
– No pueden.
– Mirá que somos un bus. Eso que está detrás de vos es una estación de buses. Es más, la única de la ciudad. No solo eso, por ley debemos desembarcar a nuestros pasajeros, ahí, solo ahí, justo el lugar al cual vos nos impedís ingresar.
Es apenas obvio que el pseudo agente no les comprendía, ellos se comunicaban por señas y el nivel de detalle que estas pueden describir – así sean señas italianas – tienen serias limitantes a la hora añadir sutiles argumentos para soportar las intenciones de la primera construcción gramatical.
– No me importan sus razones, – Contestó él –. No pueden pasar.
– ¿Entonces que mierdas hacemos?
– Dele tres vueltas al round point.
– ¿Qué?
– ¡Que le dé tres vueltas al round point!
– ¿Que, qué?
– ¡Tres vueltas!
– ¿Nos está hablando usted en serio? ¡No ve que tenemos que dejar a estos gringos ahí!
– No me importa los que ustedes quieren, mucho menos los gringos. ¡De acá no se pasa y punto! ¡Acaso parezco un pintado en la pared! ¿Cree que soy un idiota? ¡No, no, no y no! ¡Tres vueltas al round point y punto final!
Es apenas obvio que el conductor y ayudante no podían comprender estas palabras, estaban protegidos de ellas por el notorio ruido del round point, el grueso vidrio del bus y el poco sentido de la idea que transmitían – ¿Qué? – volvieron a preguntar.
– #%&”#%#%&!!!! – se dejó de entender lo que el pseudo agente pretendía, pero dada las dimensiones de su pataleta y lo gráfico de ella, al conductor no le quedó de otra que volver a ingresar al round point para girar unas tres veces (si no había entendido mal), para después volver a tener una conversación con el hombre y ver si ya podía ingresar.
El round point tenía permanentemente unos seis o siete buses dando las reglamentarias tres vueltas, mientras los conductores de los carros particulares manoteaban y maldecían sus propias vidas por encontrarse en un punto súbitamente abarrotado por buses dando vueltas sin sentido, impidiéndoles su libre locomoción.
Cuando un bus completaba sus tres vueltas el hombre los dejaba pasar. Si por alguna razón se juntaban dos buses al mismo tiempo después de haber cumplido el triple giro, el estresado hombre pedía consejo a gritos a los policías y estos, invariablemente, hacían una seña afirmativa. La verdad, les importaba un comino lo que pasara, se encontraban muy entretenidos con su propia conversación.
La razón para este embotellamiento sin sentido, era un carro de un VIP parqueado a la entrada de la estación, vacío, y protegido por los conversadores policías, que cogieron al primero que vieron y lo mandaron a impedir el tráfico porque, tan latino esto, cuando hay alguien importante en las cercanías, todo el mundo debe sufrir. Bueno, no todos, los testigos de las manoteadas comunicativas se divirtieron de lo lindo (y eso que al bus que esperaban, el del aeropuerto, no lo dejarían pasar así sea una línea fija de la ciudad)

Fotos de la ciudad son pocas (y de Sicilia también)… por accidente borré las fotos de la cámara y ahora solo me quedan las del celular!

Via Antonino de San Giuliano
Piazza del Duomo
La Opera
Un corredor
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s