Basler Rheinschwimmen

En los periódicos del metro aparece como el Basler Rheinschwimmen, que no es otra cosa que nadar en el Rin en la ciudad de Basilea. Eso no tiene nada de especial, pues una vez sale el sol y las aguas del río son de un frío tolerable, media ciudad se vuelca hacia el río; sea para asolearse, sea para nadar. El Basler Rheinschwimmen aparece en la prensa local, no porque es una actividad que se hace todo el año, sino que es un día en específico (ayer), el día oficial de nadar en el Rin. En esta ocasión media ciudad ya no se asolea sino que, en metódica procesión sale para el Rin a nadar aguas abajo.

Basilea es el último (o primer) puerto del Rin, así que el río tiene cargueros pasando todo el tiempo por la ciudad pero, como hace unos 20 años las aguas fueron limpiadas lo suficiente (como para uno ver peces en las orillas) la gente empezó a nadar. En vez de prohibir esto, lo que hicieron fue organizar el tráfico, por lo tanto los cargueros que van río abajo van por el lado de gross basel; los que van río arriba, van por el medio y, por el lado de klein basel, está el espacio para las canoas y nadadores. Vale la pena aclarar que las únicas canoas admitidas son las de los clubes oficiales de remo (que no usan un remo sino un garfio, y no aceptan nada que flote que no sea la tradicional canoa suiza: una scapha) y si acaso usted llega con un kayak propio, en cinco segundos la policía lo saca del agua con una linda multa en su haber.

Todo nadador lleva una mochila impermeable que flota y adentro contiene todos los objetos personales. Si acaso se desea flotar en un neumático o en uno de esos unicornios que están tan de moda, igual la policía aparecerá y la dicha acabará. La disculpa es la seguridad, pues el río es compartido con cargueros. La realidad es que sí, les preocupa la seguridad, pero también está el componente tradición, cosa bastante fuerte por estos lados. Es bien posible que la gente prefiera un kayak o un unicornio a remar con un tenedor una scapha, así que para protegerlas del tiempo, prohiben todo lo demás! En el Aar si se puede ir en botes inflables, ahí no se comparte el tráfico con ningún barco motorizado.

Gráfico para nadadores

Basel tiene cinco puentes. En el primero se encuentra el museo Tinguely. Bajo este hay una “playa”; es desde ahí que comienza el paseo náutico – la gente se puede tirar al río desde donde quiera, pero este es el punto de entrada de preferencia –, aunque el paseo de verdad comienza mucho antes. Lo que realmente se ve es una procesión de personas, en chanclas o muy vestidas, pero con su mochila impermeable al hombro, caminando por klein basel desde el oberer rheinweg hacia Tinguely. El camino es largo, unos 2 kilómetros, y digamos que comienza en una especie de rambla costanera desde el mittlerebrücke. Pasado Wettsteinbrücke se convierte en una acera con playas al lado del río, y, llegados a Roche (la farmacéutica), se convierte en un parque hasta llegar a Tinguely. Aquí todo el mundo se desviste, pone sus cosas en la mochila, la enrolla y se tira al agua, ojalá en grupos (casi siempre son combos de amigos o familias). En el caso de quien esto escribe, el proceso de entrar al agua lo hace a gritos, escándalo y juramentos de jamás volverlo a hacer porque el agua está friísima – es de notar que los nórdicos son completamente insensibles al frío; cuando el agua es tolerable, se quejan porque no refresca!

“Rambla” al lado del Mittlerebrucke

Camino por Wettstein

Camino por Roche

Cafetería de Tinguely y acceso a la playa

Gente cambiándose y metiéndose al agua en la playa de Tinguely

Una vez en el agua, hay dos posiciones a tomar: abrazar la mochila flotante o dejarla flotar al lado y, con nadadito de perro, flotar todo el trayecto. La gran mayoría de gente se va hasta los alrededores del mittlere brücke, porque se pueden asolear un rato y volver a Tinguely. Otro tanto se va hasta las ramblas entre el Mittlerebrücke y el Johannitebrücke porque es donde más se asolean, están las más bonitas con los bikinis más pequeños. Los restantes siguen hasta el Dreirosenbrücke que también tiene sus ramblas retaqueadas pero normalmente es de gente que va directamente hacia ellas a pie o en bicicleta, pero no nadando; porque desde el schwarzwaldbrücke (el de Tinguely) hasta el Dreirosenbrücke son tres kilómetros los que hay que nadar – flotar – y eso no es para todo el mundo.

Cómo ayer era un día especial, la cantidad de gente nadando era extraordinaria. Hace dos semanas, cuando el que era extraordinario era el calor, también se veía mucha gente (sobretodo en las playas), pero normalmente lo que se ven son grupos, aquí o allá, nadando por el río sin mucho escándalo. En los puentes de la ciudad siempre hay turistas tomándole fotos a los nadadores.

El puente que se ve, es el Schwarzwaldbrucke. Entre la torre de Roche y el puente está Tinguely y su playa.

A la izquierda las playas de Wettstein

El Mittlerebrucke

Wettsteinbrucke al fondo. Las “ramblas” a la izquierda

Las playas al lado del Mittlerebrucke (no son playas)

Las playas del Johanitebrucke (no son playas)

Anuncios

Schaffhausen

TRAIN_64Volvemos a Suiza, la que no hemos dejado sino para ir a Innsbruck, bueno, y ya verán, la que en esta parte del blog será nuestra base, Basilea, de esa hablo, no nos confundamos; esta vez, para no alargar la cosa, nos vamos para Schaffhausen, pueblo para nuestro estándar, ciudad para los suizos, en fin, de donde viene Franziska, a una hora en tren, lo que esté a dos horas, para ellos es ya el fin del mundo, o como dicen, la mitad de la nada! Aquí entra la pregunta, si algo en suiza es la mitad de la nada, que nos pasa con la Patagonia que con tanto recorrerla habíamos llegado a la conclusión que en efecto, ella era la mitad de la nada? Qué pasaría con Mongolia (que algún día, ojala pronto, entrará en este blog) o con Siberia? Dejo las preguntas, no las respondo, porque para Schaffhausen voy, y al estar a solo una hora, sigue siendo algo y no nada.

En alemán Schaf es oveja y haus es casa, sin embargo por mas que yo insista en que es la casa de las ovejas, mas me insisten que no es así. El verbo schaffen significa crear, aunque el uso que le he visto por estos lados viene mas por el lado de crear bases en una relación o algo así, así pues, las casas donde se refuerzan las relaciones sentimentales digo! Me insisten en que eso tampoco es, pero no tienen idea que significa. Me rindo, mis relaciones etimológicas no son muy aceptadas por estos lados así que entro a la biblia informática que es la universal Wikipedia y ella, con muchas dudas dice que de pronto es el sitio donde estaban las canoas, scapha, para pasar el rio. Scapha, Scaphusia (upa), Schaffhausen (ahora). Puede ser, no les he contado un dato importante; Justo en esta ciudad se encuentra el salto del rin, Rheinfall, algo así como el Iguazú, Victoria, Niágara europeo. Lo importante del caso es que la cascada es bastante grande, un rio con un gran caudal decide bajar varios pisos de altura con la suavidad que este tipo de descensos suelen tener, o sea, quien en su barquito por aquí decide seguir, muy posiblemente sea San Pedro quien después lo atienda, no teniendo más opciones, las personas del año mil, cuando del lago Constanza venían, debían cruzar en una canoa a la otra orilla antes de la cascada. Bajar a pie y tomar otro barco, pues justo después de la cascada, el primer puerto del rio más grande de Europa comenzaba aquí para mucho más tarde, en Holanda y el mar del norte terminar, si, obviamente este si es muy importante, si, es que de los vikingos se salvaban, claro! Es muy posible que la scapha esa, sea una canoa parecida a las de Basilea, sin embargo lo que ahora se encuentra en estas orillas, son barcos turísticos que llevan a quienes hayan pagado a una roca justo en la mitad de la caída, porque si hablamos de navegación comercial, esa empieza en Basilea, no en Schaffhausen.

Schaffhausen-20150403_112413_webLa Rheinfall

Schaffhausen-20150403_112422_webLa islita de la mitad

Schaffhausen-20150403_114757_webMucha agua y muy rápido

Schaffhausen-20150403_115207_webUn restaurante de lujo donde antes debió haber un puerto

Schaffhausen-20150403_115421_webVista del rheinfall y neuhausen

Schaffhausen-20150403_115433_webPuente sobre el Rhein

Lo gracioso de la Rheinfall es que no queda en Schaffhausen, si nos atenemos a tecnicismos geográficos, esta impresionante cascada está en Neuhausen, la casa nueva! Un municipio aledaño industrial sin nada aparte de la cascada para mostrar. Es un bus (aquí en Schaffhausen están súper orgullosos de tener siempre los buses mas modernos y nuevos que el mercado pueda ofrecer) que uno llega a la ciudad. Allí, en el altstadt, la parte antigua, se puede ver una plaza principal, fronwagplatz, con dos estatuas, una de un suizo, Guillermo Tell y otra de un moro, en otros lados hay mas estatuas con la misma característica.

Schaffhausen-20150403_133008_web

Lo importante del caso es que todas las estatuas son increíblemente prominentes en cierto detalle que al parecer los hace orgullosos exagerar, tal como nuestra estrellita mimada moderna!

FBL-POR-RONALDO-STATUE
Portuguese football player Cristiano Ronaldo from the Real Madrid poses beneath a statue of himself during the unveling ceremony in his hometown in Funchal on December 21, 2014. AFP PHOTO / GREGORIO CUNHA (Photo credit should read GREGORIO CUNHA/AFP/Getty Images)

Entre sus calles se encuentran fachadas muy bonitas, según me cuenta Franziska, los balconcitos, erker, son de estilo alemán, nunca suizo, muy posiblemente si no me lo hubiera dicho, no lo habría notado. En fin, Schaffhausen tiene balconcitos y el resto de suiza no! La mas famosa de las fachadas es la de la haus zum Ritter, una casa roja de los años de upa, bastante pintada que bien vale la pena fotografiar. Su munster es un munster suizo común y silvestre con un conventico y su patio lo mas de sabrosos; más arriba, si se mira la montaña que atrás la ciudad tiene, hay algo parecido a una fortaleza, en efecto es un torreón súper grande (Munot) que hicieron hace muchísimos años en el que en teoría cabía toda la población de la ciudad en caso de algún ataque enemigo; me dicen que ese ataque nunca iba a pasar, y la construcción se debió construir para generar el mismo efecto en los dignatarios de esa época, que las protuberantes partes que en las estatuas se pueden ver.

Esta fue la única ciudad suiza bombardeada por los aliados en la segunda guerra mundial, más específicamente los gringos que por equivocación (eso dicen ellos) creían que todo lo del otro lado del rin era alemán. Extrañamente todas las bombas cayeron en las empresas metalúrgicas que obviamente alguito le vendían a los alemanes que bien cerca estaban (5 km); de paso, mataron 100 almitas y por ese “error” tuvieron que pagar 4 millones de dólares en compensación, cifra que para ser sinceros no parece muy alta que digamos.

Aviso_360-01

  Schaffhausen-20150403_132035_webLa fronwagplatz, la plaza principal

Schaffhausen-20150403_132043_webVordergasse, la calle principal

Schaffhausen-20150403_132107_webFachadas con baconcitos que son típicamente alemanes, no suizos, los erker

Schaffhausen-20150403_132151_webQuien quita, depronto el schaff si venga de las ovejas

Schaffhausen-20150403_132241_webHaus zum Ritter

Schaffhausen-20150403_132528_webToda la fachada

Schaffhausen-20150403_132538_webEn 1499 y 1566 hicieron esta casa. Entre 1568 y 1570 un Tobias la pintó. y en 1935 la restauraron. Ahí tienen la historia.

Schaffhausen-20150403_132836_webLa mismísima vordergasse

Schaffhausen-20150403_132933_webEntrada a la Brunnengasse

Schaffhausen-20150403_133337_webEl Munster

Schaffhausen-20150403_133607_webEl jardín del claustro, Kloster Allerheiligen.

Schaffhausen-20150403_134419_webLa subida al Munot

Schaffhausen-20150403_134526_webLa torre del Munot

Schaffhausen-20150403_135042_webSchaffhausen desde el Munot

Schaffhausen-20150403_135459_web Schaffhausen