Los lugares preferidos

En el mensaje de la semana anterior Sigilentoso me ha preguntado cuales habían sido los mejores países por los que había pasado. Me acuerdo que durante el viaje mantuve una pestaña dentro del blog llamada Tops, donde se encontraban los top 5 de todo: las mejores carreteras, ciudades, paisajes, etc. Cosa que no funcionó (y por eso la borre) porque nunca se me apareció un segundo de mi vida para actualizarlo, así pues nunca pasado del perú a la basurerita virtual fue y ni yo mismo quedé con el registro de lo que mas me gustó. Aprovecho esta oportunidad para rememorar esa pestaña y actualizarla aunque sea dentro de un post…

A mi gusto en suramerica los mejores países son: Perú por sus desiertos, su altiplano y su comida; Argentina porque de hecho es el país con los paisajes más variados, la gente es querida y para moverse es buenísima; Brasil por sus playas y buen ambiente. Incluiré la Patagonia chilena y argentina como lo mejor de todo el continente.

En cuanto a ciudades mi preferida es Buenos Aires por sus aires europeos, su ambiente y porque se puede caminar toda. Cordoba me gustó bastante, es una mezcolanza de no se qué muy agradable, además el acento de los cordobeses es bacanísimo. Rio de Janeiro es muy especial (aunque carísima), relajada y la gente es queridísima. Salvador Bahía el muy, muy linda.

Si hablamos de lugares no tan conocidos, pero que para mi son obligatorios: el cañon del pato en perú para un motociclista es un paraíso, San Pedro de Atacama en chile es un desierto muy entretenido de atravesar, el paso de jama en chile-argentina es obligatorio, la ruta de los siete lagos arriba de Bariloche es increíble, las torres del Paine en Chile son imponentes a más no poder, la isla de santa Catarina en florianopolis es regia, Trancoso, al lado de Arraial D’ajuda (bahia) es la mejor playa, Ilha Grande al sur de rio es como un parque Tayrona, la chapada diamantina es buenísima para trecking, Jericoacoara es el paraíso, Os Lencois maranhense es un desierto con lagos, Alter do Chao en el medio del amazonas es buenísimo, y por último, Roraima, en Venezuela, es de los buenos treckings que uno se pueda pegar.

En cuanto a otros países fuera de nuestro continente, en europa me han gustado Alemania, lo que era la Yugoslavia, es muy variado, lindo y fácil para moverse, y la sorpresa Albania, vale la pena visitarla.

Las ciudades de allá que mas me gustaron son Hamburgo en Alemania, es de buen tamaño y muy balanceada, tiene de todo! Roma, que, aunque no ha entrado en el blog, es perfecta; Budapest tiene el ambiente y el tamaño perfecto, Sarajevo, esta acabada pero tiene su no se qué, Kazán en Rusia es rarísima pero obligatoria para visitar, Madrid es madrid!  y por último metamos a Istambul ahí, hay que visitarla.

Si hablo de mini paraísos, en primerísimo lugar esta el valle de Teth y Valbona en Albania, las islas de Mljet y Hvar en Croacia, ambas muy distintas entre sí, pero que islas! La cueva de Skocjan en Eslovenia parece de Indiana Jones, el Aletschgletscher en suiza es un glaciar muy bonito, la Creux de Van cerca a Neuchatel incluye un trecking muy entretenido, Darlux en Graubunden es la mejor pista para tirarse en trineos.

Si nos vamos para el asia, de los pocos países que visité, los mejores son Vietnam y Laos.

En cuanto a ciudades no hay nada en el mundo como Hong Kong. Dalat en Vietnam me gustó mucho.

Los lugares que más me dejan recuerdos son: Phong Nha, Tam Coc, Cat Ba en Vietnam, el mekong con Muang Khua, Nong Khiaw, Vang Vieng y Don Det en Laos son mis preferidos. Angkwor Wat en Camboya es increíble (si uno sobrevive al calor).

En norte america me gustaron Montreal en Canada (que no está en el blog) y Nueva York. De lugares puedo recomendar Algonquin Park en Ontario, Canadá, un bosque con lagos de película, Sion, otro que es de postal, y el desierto de Moab en Utah, USA.

La verdad, verdad, es que todo, todo, hasta lo maluco y feo, por contradictorio que parezca, me ha gustado. Si me pusiera en serio a mostrar lo que me ha dejado recuerdos… pues les repito el blog completo!

El destino de la poderosa

Me ha preguntado Sigilentoso, un seguidor del blog desde hace dos años, que diablos ha pasado con la moto del viaje, o si esta continúa colgando del techo. Parece ser que lo ocurrido con la poderosa solo fue  publicado en el libro que nadie compró y nunca se me pasó por la cabeza informar sobre el destino de la moto a los seguidores del blog! Así que empecemos donde dejamos la moto, colgando del techo. Pues bien, mientras ella colgaba debido a su muerte prematura, su dueño, o sea yo, tenía que movilizarse de alguna manera. Fue por esto que me compré otra moto. Pasaron seis meses y los dioses decidieron poner una mancha de aceite en la carretera para que yo, a una vertiginosa velocidad de 15, óigase bien, 15 kilómetros por hora, le pasara por encima, me resbalara, cayera en la rodilla y así, despacito, en cámara lenta, lentísima, la moto cruzara al carril contrario para que dos lindas camionetas le pasaran por encima, ella muriera en el acto y yo, como para variar, terminara en el hospital con la rodilla medio fracturada, medio no del todo, pero con un hueco…!

La moto muerta fue vendida a un mecánico para que le sacara repuestos y con la poca plata que quedó en mi bolsillo decidí revivir a la poderosa. Llevarla al mecánico fue toda una aventura tomando en cuenta el lamentable estado en que se encontraba: llantas desinfladas, motor muerto, tornillos oxidados, en fin, llegó al mecánico o a varios para ser más preciso. Después de mucha mano, a ella, la compañera de tantos kilómetros, el alma le vino al cuerpo y durante otro tiempo fue mi medio de transporte hasta que se varó de nuevo. La arreglé. Se volvió a varar. La volví a arreglar. Otra vez murió. Otra vez la reviví. Así llegó el día en que me dije: — De pronto esta moto ya sí llegó a su verdadero fin —. Decidí intentar una última reparación, el diagnóstico dado por el mecánico fue muy diciente: camisas, anillos, culata, en fin, reparación de motor con todas las de la ley.

Al día siguiente recibí una llamada: por 15.000 pesitos más el hombre me la vuelve 150. ¡150! ¡Una bws con 150 cc! ¡Claro que sí! ¡Hágale! La camisa había que hacerla, la reparación de culata también, valía lo mismo hacer un agujero más ancho o más delgado y el pistón en sí, solo costaba  15.000 pesos más caro. Ni les digo, la moto quedó como una bala. Nunca antes una bws había subido palmas tan rápido. Ronca cual Ducati y con un motor a bajas revoluciones, la motico volaba por todo tipo de terreno hasta que le encontré un ligero defecto, o bueno, ella me lo mostró: puntual, como si fuera un inglés, la moto cada quince días se varaba. Problemas que empezaron a demostrar que el amor y la nostalgia por la moto eran en realidad un estado de negación propio: no quería aceptar la realidad por encontrarme tan unido a la moto. Tampoco es de volver este relato todo un cuento de relaciones melosas y romanticonas entre hombre y máquina. ¡Ya está más que probado que por fuertes que sean las relaciones, si por medio se encuentra la plata, todo el amor se acaba! Y se acabó. Me cansé de arreglarla y fue de esta manera que la poderosa encontró un nuevo lugar en el mundo… una compraventa de motos en la cual resultó que el mismo mecánico que tantas veces la había arreglado se encariño con la bws 150 con más recorrido e historia del mundo que los ciegos (o amarrados) de incolmotos nunca quisieron patrocinar. Ahora ando en bicicleta respirando el delicioso aire diésel que Ecopetrol, las volquetas y camiones proveen a nuestra linda tierra o como es la realidad, en la gran mayoría de las veces, ando en el vehículo que me presten.

Stein am Rhein

Taxonomía de Linné

Clase: Chondrichthyes

Subclase: Elasmobranchii

Orden: Squaliforme

Familia: Lamnidae

Género: Wassersüss

Especie: W. Steinamrheinenii

Conocido localmente como el Reinerhaie, pronúnciese rainerjai, este escualo de la familia Lamnidae, la misma del gran tiburón blanco, fue descrito por primera vez en 1649 por el ministro de pesca Albrecht Von Fischfang durante el reino del monarca Habsburgo, Ferdinand III. En ese entonces el animal fue descrito por el ministro, en correspondencia con el reino, en los siguientes términos. “… el dicho salmón dentado, ya una vez exhibido en puerto por parte de los pescadores, a quienes el gobierno de su majestad encargó la caza o captura de dicho espécimen, demostró ser un animal terrorífico. De largo algo más de dos brasas y de ancho en promedio una vara, sin escamas y exhibiendo una dentadura temible, con 46 dientes afilados como las mejores dagas de los generales de nuestro glorioso ejército imperial, el llamado por los ignorantes de estas zonas, Reinerhaie, es un salmón capaz de arrancarle las carnes a un cristiano de tan solo un mordisco. He sido testigo de narraciones increíbles que incluyen miembros cercenados, muertes indescriptibles y ríos de sangre que si no fuera porque veo este monstruo con mis propios ojos, tendería a afirmar que estas eran exageraciones de los pueblerinos que viven a las orillas de este lago, (…). Por medio de la presente recomiendo al Dr H. Krankenheit y al honrabilisimo Dr Deutlich Sichertot de evitar hacerle recomendaciones a S.M sobre las propiedades curativas de estas aguas, ya que el riesgo de encontrarse con el salmón Reiner es real. Mejor que incluyan las aguas de los lagos de Luzern para ello, (…). favor hacer llegar  estas descripciones al general M. Allgemein, porque puede encontrar este peligroso pez como una buena arma contra Luis XIV y el traicionero Manzarino si se logra implantar en las aguas del Sena…”.

Durante siglos un temible salmón para los teutones, el W. Steiamrheinenii tan solo en 1798 fue descubierto, descrito y clasificado para la comunidad científica por el gran Alexander Von Humboldt justo antes de emprender su famoso viaje por américa. Clasificó al Reinerhaie dentro de la taxonomía de Linné como un escualo wassersüss, más específicamente un squalus lamnidae wassersüss steinamrheinii see, en sus escritos referido como el tiburón Konstant, o Konstantin como comenzó a llamarse durante los primeros años de su descripción científica. Sobre su voracidad y peligrosidad Von Humboldt en sus memorias dice: “Me estaba bañando en sus aguas, las del lago Constanza, cuando fui sorprendido por un alboroto proveniente del lado suizo. Decidí pues dirigirme hacia el lugar donde se encontraban reunidos estos individuos, quienes gesticulaban sin control en su incomprensible lengua el desespero y temor que estas aguas les provocaban. Me fue presentada a la víctima, quien hacía poco había sido atacada supuestamente por un Konstatin, le faltaba una pierna, al parecer arrancada de tajo por el temible pez. Por cuenta de este animal, ante nuestros ojos, la chica, de unos veinte años, expiró su último aliento sumergida en un charco de sangre y rodeada por curiosos. Un aristócrata del pueblo, Herr Schuekaufer, nos encargó a mi persona y a M. Bonpland capturar al animal para estudiarlo detenidamente. Al ser el suizo, un país tan pobre, tuvimos que embarcarnos en uno de esos botes de ellos, una scapha, y dando tientos por toda la orilla del lago, por pura suerte el animal, leviatánico para M. Bonpland, escualo para mí, encalló por propia cuenta en nuestras redes cuando apenas las estábamos instalando. Hecha la captura y dado en muerte al espécimen de un disparo, dispusimos del altar de la iglesia de una localidad cercana, Stein am Rhein, para estudiar al temido monstruo náutico. En efecto, tal como yo lo preveía, es un escualo, el primero de su especie en vivir en cuerpos acuáticos del interior europeo…” Las recomendaciones de Von Humboldt incluían unir las fuerzas imperiales de los Habsburgo con las del gran ducado de Baden para erradicar este animal de la zona, ya que con los pobres campesinos suizos poco se podría contar.

A partir del contacto de Von Humboldt, el Konstantin comenzó a ser llamado de nuevo Rheinerhaie, pero ahora con especie conocida, W. Steinamrheinenii, en honor a la localidad donde fue clasificado oficialmente en el modelo taxonómico de Linné. Con el pasar de los años, hablamos de decenios, sobre todo con los esfuerzos del ducado de Baden, estado aficionado como el que más a la pesca y a la caza con escopeta, la población de este exótico pez descendió hasta que se consideró completamente erradicada. Las autoridades debieron que actuar de nuevo, esta vez para impedir esta práctica, pues de tanto disparar al agua, la población  de salmones, truchas, patos y hasta uno que otro nadador comenzaron a peligrar.

No se sabe cómo pasó este animal desapercibido durante casi un siglo, pero su escasa población logró coexistir sin ser descubierta por la atención de los pescadores locales hasta que bien corrida la primera guerra mundial, el general prusiano Maximilian Von Blutkrieg, de baja médica en ese momento, fue la última víctima conocida. Un Rheinerhaie, posiblemente un joven retoño, arrancó, en un proceso muy doloroso a falta de dientes más grandes y afilados, las partes nobles de Von Blutkrieg mientras este se bañaba en las terapéuticas aguas del lago Konstanz.

El convaleciente general antes de volarse los sesos para salvaguardar su honor, firmó en solemne ceremonia su testamento, en el cual, en el inciso H.12 testamentaba: “…quien fuere que presentase un cadáver de este demoniaco pez, será recompensado con 5000 marcos.” En el inciso H.14 el general añadía: “Se crearán unos fondos manejados exclusivamente por Herr. Geldstehleb para el pago de estas recompensas. Se destina el treinta por ciento de mi fortuna para esto. Si pasados quince años desde el último cadáver del pez no vuelve a aparecer otro, el sobrante de estos fondos será destinado para la construcción de una escultura  que enaltezca mis miembros perdidos”

Los últimos cinco especímenes de la especie fueron rápidamente capturados por pescadores de la zona. Un escualo macho, una hembra y tres ejemplares jóvenes los cuales fueron supuestos como hijos de la última pareja. Frente a la fortuna restante de los fondos de H. Blutkrieg, el gobierno suizo aconsejó a H. Geldstehleb a depositarlas en un banco nacional donde los fondos estarían seguros mientras se procedía a realizar el proceso de autorización para la instalación de una obra artística con las gónadas de H. Blutkrieg. La licencia tomó su tiempo en ser procesada, fue denegada pasada la segunda guerra mundial pero ya no importaba; H. Geldstehleb, el único doliente de esta manifestación artística, se creía en américa escondido por los posibles crímenes que en su patria, Alemania, le iban a imputar.

La policía suiza sin embargo destinó un poco de estos fondos, antes que desaparecieran para siempre, para informar y tranquilizar a la población de la zona sobre la ausencia del temido Rheinerhaie, antes llamado Konstantin, escualo de la especie Wassersüss Steinamrheinenii.

Aviso que dice: No hay tiburones en el Rin

¡Siquiera vi el anuncio! Bueno, exagero, igual no me habría metido. Con tiburón en el lago o sin él, mi cuerpecito esas aguas no iban a bañar… ¡estaban heladas!

Anexo

Pueblo Stein am Rhein, ubicado en suiza, justo en una ensenada del lago Bodensee de Kontanz

Primer San Jorge que en vez de asesinar dragones, se las ve con basureras!

Aletschgletscher

El plan era uno. Viajar por tren hasta Raron y de allí volver bordeando el Ródano hacia Fiesch para subir al Aletchgletscher volver a Raron y al otro día tomar un tren hacia Zermatt y ver al famosísimo Matterhorn, el iconico monte que esta estampado en el log de Alpina.

Aletsch-20160601_115941

El pueblo de Fiesch

Siguiendo en plan en orden a Raron llegamos y en un camping dejamos nuestras mochilas para volver en un trencito a Fiesch, el lugar donde estaba el teleférico. De entrada la chica del counter nos dice: – el parque esta cerrado, allá arriba todavía hay nieve, mi trabajo me obliga decirles esto, no obstante, si ustedes quieren subir, en cinco minutos sube un teleférico con gente que va a subir a hacer arreglos y cositas así.

Nos miramos, – Hágale! – Llegados arriba vemos que, de hecho, todo esta muy nevadito pero, como el día está lindo y no hace frío, comenzamos a caminar por la nieve hacia el túnel que atraviesa la montaña y que tiene en su otro extremo un chalet ubicado en un pequeño valle que baja hacia el Aletchgletscher, nuestro destino. El camino era lindo y la vista, mejor.

Aletsch-20160601_123451

El principio del camino

Aletsch-20160601_124458

Comienza a tener mas nieve

Aletsch-20160601_132256

La vista

Aletsch-20160601_132302

La vista

Rápidamente la nieve se traga el camino aunque este es más o menos evidente. Cómo siempre no llevo nada impermeable y los tenis, de tela ya mojada, tienen la suela completamente plana, superficie ideal para lisarse lo más posible en el hielo. Llega un punto donde de hecho nos preguntamos: – Será que seguimos? Será que no? – El terreno se ha puesto difícil y la nieve llega a las rodillas. Es bastante cansón caminar así. Detrás de  un recoveco de la montaña logramos ver un puntico negro que parece ser la entrada al túnel. Proseguimos.

Aletsch-20160601_133242

Aunque no lo crean, el camino va por ahí

Aletsch-20160601_133304

Pasa por encima de las casas

Aletsch-20160601_133853

Y como lo dice el anuncio, de hecho uno se puede pelotiar

Nos espera una sorpresa, el túnel está cerrado y prácticamente tapado por la nieve. Eso no me desanima, ensayo una puertica y esta abre. Ya que estamos aquí… pues sigamos. El túnel negro como el que más, lleno de charcos helados e iluminado por la débil luz de mi celular es de un largo de un kilómetro o algo así, distancia que es bastante larga si se toma en consideración que buena parte de él se atraviesa cuando absolutamente nada se ve (el celular solo apunta al suelo más inmediato para no entrar en uno de los charcos – el agua es friísima).

Aletsch-20160601_134828

La entrada al túnel

Aletsch-20160601_135318

La parte iluminada del túnel (donde uno puede tomar una foto)

Aletsch-20160601_140629

La Salida del túnel

Aletsch-20160601_141204

El túnel desde el otro lado

Llegamos al otro lado la puerta estaba cerrada. La abrí y me encontré con un morro de nieve que impedía el paso; sin embrago por un lado se podía escalar hasta llegar al nivel de la nieve y de allí poder ver el valle con su chalet a un lado y un lago lo más de bonito al otro.

Aletsch-20160601_141520

El lago Vordersee

Aletsch-20160601_141646

El sauna y chalet del gletscher, Gletscherstube

Aletsch-20160601_143120

Mesitas cubiertas por la nieve

Aletsch-20160601_155824

El chalet

Aletsch-20160601_140914

La vista desde el chalet, este es el valle y abajo esta el glaciar

La idea del paseo era seguir el camino por unas seis horas o algo así al lado del glaciar hasta llegar a un pueblito (chalet) llamado Riederalp. Para hacer esto debíamos caminar a la orilla del glaciar, camino que debía hacerse con mucho tiento pues bajo la nieve pasaba una quebrada que venía desde el lago pero que, cubierta por la nieve, se demostraba una trampa que si caíamos el paseo se acababa. Pasada una hora llegamos al borde donde nos encontramos con una vista muy especial y la felicidad de ser las únicas personas allá arriba.

Aletsch-20160601_150222

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_150719

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_151007

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_152009

Textura del glaciar

La felicidad duró poco; una nube negra, negrísima decidió encallarse en el valle y cuando comenzamos a buscar el camino para llegar a Riederalp, este había desaparecido. Intentamos por unas rocas pero la cosa resultó peligrosísima.

Aletsch-20160601_141633

Último aviso sobre caminos que ya no se ven

Aletsch-20160601_144814

La quebrada cuando se veía

Aletsch-20160601_144229

La quebrada cuando no

Aletsch-20160601_143954

Vista de las montañas

No nos quedó de otra que devolvernos, la dicha fue grande cuando sobre nosotros empezó a caer nieve en vez de lluvia. Corriendo como pudimos, pasando entre sapos que vaya a saber uno como aparecieron en semejante lugar, llegamos al túnel. En esta ocasión ya no fue tan entretenida la cruzada, yo ya estaba ensopado y el frío, ni les digo.

Aletsch-20160601_155912

Los puntos oscuros son sapos!

Al salir al otro lado notamos que ya en este lado de la montaña había llovido. Nos salvamos! Caminamos al teleférico y hora y media después, vimos que de hecho el pueblito no tenía a ningún ser humano y el teleférico, obvio, estaba apagado. Chanfle! Eran las 6, 6:30 de la tarde y teníamos luz hasta casi las diez. La teoría decía que nos quedaban 3 horas para bajar la montaña en tres horitas.

Aletsch-20160601_165228

El arcoiris después de la lluvia

Después de una hora de caminada montaña abajo el camino dejo de ser sendero y se convirtió para nuestra desgracia en una trocha de downhill (muy bien anunciada para quienes hacen ese uso). Esta empezaba justo en el lugar donde se encontraba un chalet (el último y para variar, cerrado y vacío), ahí mismo los meniscos de la rodilla derecha que me estaban jodiendo la vida desde hacía varias horas decidieron sacar la mano y ahí mismo con la rodilla hinchada y definitivamente tiesa me encontré por sorpresa un palo de esquiador entre la maleza. Sin poder doblar la pierna, seguí el camino durante unas dos horas más hasta que… la otra rodilla sacó la mano. Fue un momento triste, mirar al suelo y ver lo difícil que era el camino, saber que ninguna de las piernas se doblaba más de 5 grados sin generar un dolor agudo inaguantable, si miraba hacia el frente solo veía arboles y más arboles y si miraba hacia el cielo, de sol ya no quedaba nada.

No me alargaré, con los dolores más horribles , con un caminado que para un tercero sería lo más de divertido presenciar, con el humor en los suelos, con gotas cayendo del cielo y a las once de la noche, viendo muy poquito logramos llegar a Fiesch. Allí, en la estación tuve el placer de ver el último tren pasar sin parar. Tristes, adoloridos y desesperados debimos esperar 45 minutos donde pasaba el último bus, un lechero que se detuvo en cuanto poblado había en el valle del Ródano. Casi a las 12:30 llegamos a Visp y la suerte dijo que el último tranvía hacia Raron salía en 30 segundos, lo logramos! Cómo a la una pudimos llegar al camping donde sin siquiera decir palabra sobre los sucesos del día con solo poner la cabeza en la almohada el mundo se apagó.

Al otro día, el día de Zermatt, amaneció de un lindo tal, que ya sabiendo cuanto del Matterhorn podíamos ver, tomamos un tren de vuelta a casa.

Aletsch-20160601_093726

Esto fue lo único que pudimos ver del Matterhorn… un afiche

Rivière Doubs

La riviere Doubs es un río tan lento como el río Preguiça en os Lençois Maranhenses; mejor dicho, si no es porque tiene forma de río, uno creería que es un lago. Lo importante de este río, no es él en sí mismo sino la zona donde se encuentra: los montes Jura. Región montañosa con el mismo nombre inspirador de la era jurásica (fue por acá que encontraron un dinosaurio o algo así que le endosó el nombre). En fin, la riviere Doubs es un parque natural muy bonito, lleno de bosques y atravesado por un río que ni se mueve. Al mismo tiempo Doubs sirve como frontera entre Francia y Suiza y, dentro de la misma Suiza, si se hace el recorrido a pié desde la Ferriere, se mueve uno dentro del canton de Jura, Bern y Neuchatel, el cual tiene, como nota de comentar, la única ciudad suiza que puede considerarse fea: La Chaux de Fonds. A su vez el final del camino, pues después de caminar siete horas entre un bosque tupido con los árboles llenos de musgo, siguiendo una quebradita en un terreno aún más quebrado, allí, en La Chaud de Fonds, precisamente se encuentra el trencito donde uno se va a resguardar para irse a casa! Porque la caminada aunque parece fácil, es bastante dura. La Chaux de Fonds, pronúnciese la chod-fonds, se encuentra ubicada en un valle con colinas suaves y para acceder a ella se debe subir un morro desde el río, para después, atravesando un campo con vacas muy pintoresco, bajar y de a pocos adentrarse en el pueblo (ciudad) medio vacío, con cuadras larguísimas, con un comercio bastante aburrido y una arquitectura inspirada en la bellas obras comunistas de la Rusia ochentera, mejor dicho, cubos de concreto. De la ciudad no pongo casi fotos pero de la riviere sí, para que vean lo bonita que es.

Caminito al lado de una quebrada a la salida de La Ferriere

El camino llegando a Le Fief

Le Fief

El bosque todo cubierto de musgo

La quebrada que hay que seguir

Sendero

Caminito

Signos para uno ubicarse

La Riviere Doubs… si ven, parece un lago!

La riviere Doubs y el bosque recién atravesado

Francia

Toque humorístico! Cuidado con el Tsunami!

Costa francesa

La riviere doubs

Última foto antes de emprender la subida

La Chaux de Fonds

Edificios desabridos

Linda arquitectura comunista ochentera en el país equivocado

Milano

Etimología de un insulto

Cómo ya estarán acostumbrados a ver en los post de este blog, grafitis aparecen por motones. No está de más reconocerle a los lectores que al autor de este blog le encantan, es por eso que no hace más que tomarles fotos. Ahora, en este post de Milano, les presento uno de mis favoritos: Baise la police.

Baise la police.

Para empezar, estamos en Milano.

Milano queda en Italia, y como se imaginarán se habla italiano.

(Y también se escribe)

Empecemos por el principio, policía en italiano se escribe polizia.

Así que de entrada el letrero no es de un italiano, o será que sí?

Es francés, obvio. Baise es una palabra escrita en el idioma galo. Esta una de esas palabras creadas por los dioses para irremediablemente crear confusiones y malos entendidos. Baise no significa beso como lo creería una persona originada en el idioma español. Hace parte de un dueto de palabras trocadas para confundir a todos los extranjeros: baise, embrasser. Embrasser tampoco significa abrazar como lo creería uno.  Embrasser significa baisser, y baisser significa se taper. Abrazo significa beso, beso se refiere al sexo. Ya se imaginaran porque el uso de estas palabras da para tanto malentendido; pide uno un besito y sale como como un descarado saltándose todos los protocolos tácitos de la interacción humana y normas sociales.

Bueno, con conocimiento pleno que baiser no incluye besos sino interacción de fluidos y copulación desenfrenada, la traducción literal de nuestro grafiti es “ten sexo con la policía” o “cómete a la policía” así tutiadito;  algo que un lector imparcial no encontraría para nada ofensivo: aparte de ser una frase extraña para estar pintada en un muro, pues nada tiene que ver con un insulto. Porque hablando en serio, si un francés tuviera problemas de amor con la policía, en ese mismo murito escribiría con su aerosol un sonoro “sale flic“, o “tous les flics sont des fils de putes“, o “en bas la police” o alguito parecido.

Cómo la frase no tiene ningún sentido, toca imaginarse que estaba pensando el dueño del aerosol. No es que sea un proceso de brain storming super intenso el necesario para dilucidar el dilema. Que cantan todos los raperos gringos cansados de todos los atropellos policiales solo por el hecho de ser negros? Fuck the police! Cosa que traducida de forma literal al español contando con que el inglés es un idioma muy malo para distiguir entre tu, vos y usted, la frase rapera dirá “ten sexo con la policía” o “cómase a la policía“. Pero como todos los lectores lo saben, eso no tiene ninguna chance de ser la verdadera traducción, eso lo sabemos usted, yo y cualquier otra persona que se encuentre con esa frase. Todos, menos la persona que escribió nuestro grafiti.

El autor del mensaje no puede ser francés, menos inglés, nos toca entonces quedarnos con un italiano que está muy orgulloso de hablar francés, odia la policía y oye rap.

Vista antes el túnel de San Gotardo

Favor no tener sexo con las puertas del metro. Gracias.

El Duomo

La famosa galería Vittorio Emanuelle.

La famosa galería Vittorio Emanuelle.

Bicicletica con diseño italiano

Un cielo raso en la universita

El cielo de Milano

Corredores de la universidad

Más del cielo milanés

Una bicicleta abandonada

Freiburg

Perdón blog por escribir tan poquito sobre una ciudad, pero que le vamos a hacer: visitada por primera vez hace 12 años, solo un poquito, mucha fiesta y mucho frío. Y ahora, bueno, no tan ahora, el año pasado, el lugar donde intenté aprender alemán más rudimentario que fluído, llega al blog la pequeña Freiburg, urbe principal de la selva negra si la miramos del rín hacia el este. Y si la miramos desde el otro lado, también; es la capital de la selva negra, la misma inspiradora del postre.

La ciudad es famosa por su catedral, la más alta de la region si descontamos a la de Estrasburgo, ciudad vecina, durante mucho tiempo el edificio más alto de europa hasta que la desbancó vaya uno a saber cual. En fin, la catedral es bonita y está dentro de un centro histórico muy bonito y… les dejo las fotos.

Puente sobre la bahnhof

Cualquier tram por la kaiser joseph

fischerau y el gewerbekanal

Lo mismo

Y un buso en el kanal

El mismo pero por otro lado

El altstadt

mural

calle en el altstadt

Canalcito en la calle

barco parqueado en el canalcito

La catedral

más del altstadt

La parte más vieja

Cualquier canal

Un perro

Dresden

Si no lo habrán notado, estos últimos posts alemanes estan un poquito descuadrados en el tiempo. Es así porque el autor del blog pasó por ellos el año pasado, no este. Por pura pereza, ocupación, olvido y demás disculpas que uno se pueda inventar, la bitácora del motoneto no fue actualizada y solo hoy, día en que no tengo nada que hacer, me he dedicado a escribir sobre unas ciudades de las cuales casi que ni me acuerdo. Exagero, claro que me acuerdo, el problema es que para escribir algo entretenido se necesita por lo menos estar fresquito, haber sido testigo de algún accidente o algo entretenido o por lo menos, aún recordar el nombre de la plaza principal. ¡Esa es fácil! ¡MarktPlatz! Así se llaman todas las plazas alemanas. Algo como decir plaza Bolivar en países andinos o San Martín en los sureños. Sí. Pero no. Si algo tienen las ciudades alemanas, o europeas en general, es un sin fin de placitas, todas muy cercanas las unas a las otras, que tienen una variedad de nombres que sería muy bueno recodarlas para después escribirlo en el blog turístico que ha pocos datos útiles que da!
En fin, la visita a Dresden fue hace mucho tiempo y, aunque muy publicitada ciudad por mis amigos alemanes, solo le vi de especial el centro, el cual de hecho es bastante pequeño. En él encontré lo más importante de la ciudad: una tienda de lentes de segundas! Ya habrán visto, o notado, que todas las fotos de Hamburg, Lübeck y Bremen se han caracterizado por su mala calidad. La razón es que mi lente murió en Vientiane, Laos y por más que yo quisiera, dinero para otro no había. En esta tienda de segundas logré por fin encontrar un reemplazo de plástico pero a muy bajo costo y por cosas de la vida, acepta el full frame!

dresden-20160415_174022

Dresden Altstadt y el elba

dresden-20160415_174029

Die Hofkirche

dresden-20160416_150054

El río Elba

dresden-20160416_171454

Para que no se les olvide

dresden-20160417_143749

Buena iniciativa

dresden-20160418_174845

La frauen kirche

dresden-20160418_192251

Por fin, una foto con buena resolución

Lübeck

Nada que me de más rabia que mi celular o computador decida en que idioma debo ver los nombres de la cosas, así pues, maps dot me, la aplicacioncita para poder ubicarse en el extranjero sin ser expiado en demasía, decidió que para mi, Lübeck, solo podrá ser presentado como Lubeca. Con semejante nombre tan feo, casi se me quitaron hasta las ganas de ir. Si no fuera porque se encontraba cerquitica Hamburg, no entraba a este blog!
Haciendo un esfuerzo extraordinario para olvidarme del nombre castellano de una ciudad germana, tomé un tren y a este pueblito llegué. Se caracteriza por poseer una tor grande a la entrada, siendo tor un portón de muralla. Por eso la puerta de brandemburgo se llama Brandemburg Tor, no tür; la verdadera palabra para puerta. Me imagino que esto sucede porque en español decir el portón de brandenburgo suena raro. Pero me desvío, el arco gigantesco a la entrada de Lübeck es una tor y no una tür sin importar que se encuentre en la mitad de un round point y que tenga severos problemas en cuanto a su estructura.
Pasada la glorieta, tor o gate, se llega al pueblito propiamente dicho. Muy bonitico y más que todo, chiquitico. Construido en esos ladrillos oscuros como los que se pueden ver de lo que sobrevivió de Hamburg. Este pueblito, con callecitas estrechas y serpenteantes, se expande a lo largo de diez, oigase bien, diez metros cuadrados. Bueno, exagero. No eran diez, pero si eran pocos. En ellos pude recorrer las callecitas de extremo a extremo varias veces y, una vez hecha la marcha turística de regla, me detuve a comer el producto numero uno del pueblo: mazapanes!
Los venden de todos los colores y sabores, son de almendras y saben delicioso. (Muy parecidos a los del Astor) Hay una tienda en el centro que al parecer es la marca más famosa y la causante de la denominación de origen para los mazapanes lübeckeños y se llama… se me olvidó. Déjenme ya me meto a google. Ok, se llama Lübecker Marzipan-Speicher. Adentro me compré una buena bolsita de ellos con formas de frutas, muy decorados. A la bolsa también vinieron a dar otros, en esta ocasión empacados como chocolatinas. En fin, comido y turisteado, en un tren rumbo a Hamburg al final de la tarde me fui.

lu%cc%88beck-20160414_105751

Uno de tantos canales

lu%cc%88beck-20160414_110000

Tor, Holstentor

lu%cc%88beck-20160414_110225

Como ven, un poquito torcidita

lu%cc%88beck-20160414_110322

Otro de los canales

lu%cc%88beck-20160414_110345

Casas de ladrillo

lu%cc%88beck-20160414_110353

Más de la Holstentor

lu%cc%88beck-20160414_110544

La parte vieja

lu%cc%88beck-20160414_110630

Un dragón en la parte vieja

lu%cc%88beck-20160414_110843

Como para variar, la catedral en reparación

lu%cc%88beck-20160414_110959

Alemanes… ladrillo por ladrillo, la iglesia es analizada

lu%cc%88beck-20160414_114716

Lago vecino

lu%cc%88beck-20160414_114847

Vista de la ciudad desde el lago

lu%cc%88beck-20160414_131323

Calles

lu%cc%88beck-20160414_134613

Calles

Bremen

La historia de Bremen comienza así: un burro, un perro, un gato y un gallo son cada uno y por aparte, condenados a muerte por sus respectivos dueños porque producen más gastos que ganancias. Los animales, más inteligentes de lo que su naturaleza sugiere, se escapan hacia la ciudad de Bremen para poder llevar su vida libremente, sin la permanente amenaza de muerte. En fin, en el camino se encuentran entre sí y juntos caminan hacia la ciudad destino, cuando una noche, buscando sitio donde dormir, llegan a un sitio que se encuentra ocupado por unos bandidos. Los animales, después de mucha discusión, hacen un morro con cada uno encima del otro según su amaño y juntos, emitiendo sus ruidos característicos, espantan a los bandidos que huyen aterrorizados. Al parecer, al siguiente día, continúan su camino hacia la ciudad. También se hacen músicos; aunque la historia nunca narra cuales son los instrumentos, ni que animal toca cual de ellos. Solo que desean ser músicos y que depronto uno toca el timbal y otro el laud o algo así. Que le vamos a hacer, es un cuento, no está para ocuparse de minucias y detalles. Son músicos y ese dato debe bastarnos para imaginarnos el instrumento que se nos venga en gana. Si es un piccolo o un oboe, quien lo toca es músico, sea hombre, gato perro o burro. La fábula omite adrede el ritmo musical, algo que el señor Grimm no debió hacer porque si acaso nuestra banda musical quisiera anexar su futuro a la música protesta, terminaríamos el cuento bastante preocupados. ¿Tendrán de que vivir en Bremen? ¿Qué harán si Mercedes Sosa va y les hace competencia en alguna esquina? ¿O Facundo Cabral? ¿Estarán los Bremenitas preparados para semejante cosa? Ahora bien, si tomaban el reggaeton como inspiración, se volverían millonarios y posiblemente la ciudad en la actualidad ya no se llamaría Bremen sino Blemen; digo, pol Puelto Lico. En fin, ya que la ciudad sigue siendo Bremen nos queda la duda si alguno de los músicos cayó en las drogas o se volvió un excéntrico inmamable, con ropajes extraños, cadenas de oro y gastos desorbitantes, símbolos máximos del éxito musical y la decadencia inmediata que le sigue. ¿Que fue de ellos? ¿Alguno habrá sido demandado por manutención? ¿No habrá habido algún otro que en alguna pelea su linda cara bien deformada quedó? ¿La peste negra se los habrá llevado? 

Bueno, me alargo, a la historia original y patentada de Bremen por el señor Grimm, le siguió otra con esvásticas, marcha militar y un man con un bigote lo más de ridículo; pero, eso es otra historia, aunque importante, vale la aclaración, porque de Bremen poco quedó. Ya reconstruida, les adjunto las fotos para que la vean.

bremen-20160412_135829

Los músicos de Bremen en Bremen

bremen-20160412_114957

La Haupt Bahnhof, la estación central

bremen-20160412_115806

Canal en forma de estrella que protegía a la ciudad en los años de upa

bremen-20160412_125458

Túnel bajo la Alstadt

bremen-20160412_125912

Lo único que quedó de un puente famoso antes de la guerra

bremen-20160412_133018

La Marktplatz

bremen-20160412_133156

Casitas típicas de la ciudad en el AltStadt

bremen-20160412_135624

Los rieles del tranvía

bremen-20160412_135711

No tengo idea quien fue

bremen-20160412_142633

La Alte Neustadt, la vieja ciudad nueva (que ya es nueva porque desapareció en la guerra)

bremen-20160412_142731

Die Altstadt desde el puente y el río weser

bremen-20160412_143005

La teerhof por dentro.

bremen-20160412_143214

Una víctima de los borachos

bremen-20160412_143804

Die altstadt y los barquitos

bremen-20160412_153849

Más de ellos

bremen-20160412_154058

Y todavía más

bremen-20160412_162302

King Kong no dijo su nombre

bremen-20160412_164029

Callecitas dentro del altstadt

Hamburg

– Mamá. ¿Cuándo volverá?
– Déjalo Anne, lo hemos perdido. Hay que aceptar las pérdidas tal como vienen y ésta, por dolorosa que sea, debes encararla con entereza. Yo sé que lo quieres de vuelta pero nos ha dejado y estoy segura, no volverá.
– Pero mamá, ¿has perdido la fé en tan poco tiempo?
– Ya han pasado dos años. Lo he buscado por todos los lados y tu lo sabes. No me mires con esa cara. Fuiste testigo de todos los avisos que puse en los postes, puertas y paredes. Fotocopias, fotocopias y más fotocopias con su rostro en cada una de las lámparas de nuestro barrio y, antes que me lo reproches, me acompañaste bañada en lágrimas a pegarlos en lugares que, aunque imposibles que por allí estuviera, igual tuvieron su retrato y aviso de búsqueda. Acéptalo, la vida continúa. Sin él, claro. Buscaremos otro que nos haga compañía.
– No será lo mismo. ¡No es él!
– Deja de llorar, me haces sentir mal. Llevo dos años buscándolo, solo por buscarlo, sin esperanzas, solo por ti, métetelo en la cabeza, no volverá.
– Sí. Sí. ¡Sí lo hará!
– No. ¡Madura! ¡Aprende a vivir la vida tal como es!
– ¡No deseo aprender! ¡Lo quiero devuelta!
– ¡Yo también! ¡Pero no lo volveremos a ver!
– ¿Por qué?
– Porque la vida es cruel; las injusticias pasan; los dramas aparecen de improviso. Mi amor, nuestra fortaleza es mantenernos unidas. Unidas como familia que somos, así ya lo hayamos perdido, somos una familia de dos. ¡Deja de pensar en él! ¡Liberate! ¡Libérame de este yugo! Ya estoy cansada de buscarlo, si tu me dejas puedo encontrarle un reemplazo.
– ¿Reemplazo? ¡No!
– La vida continúa, quiero que pases la página. Compórtate como una adulta. Deja de insistir con esto. ¡Ya no tienes cinco años!
– ¡Pero yo quiero que vuelva!
– No volverá.
– ¡Sí! Sí lo hará, si tu lo buscas!
– ¡Estoy cansada!
– Un último esfuerzo, porfis.
– ¡No! ¡Estoy cansada!
– Te lo prometo, si lo buscas por última vez, así no aparezca, dejo de insistir.
– No te creo.
– Lo juro. Lo prometo. No volveré a mencionarlo; me libraré de su recuerdo; dejaré de atormentarte por su falta.
– ¿Estas segura?
– ¡Sí! Solo búscalo la última vez. Yo te acompaño. Te prometo que dejaré de llorarlo, añorarlo y nunca más volveré a molestar a la gente del barrio preguntándole por él.
– ¿Prometido?
– ¡Con la mano en el corazón!
– Esta bien. Que conste que es la última vez que le buscamos. Dejarás de comportarte como si tuvieras cinco años. ¿Esta bien? Ok, déjame yo saco unas nuevas fotocopias con su retrato y lo buscamos de nuevo. Eso sí, métete en la cabeza que será difícil que alguien sepa sobre su paradero. Si no aparece de aquí a dos semanas me prometes que dejarás de pensar en él.
– Eso no puedo prometértelo; sin embargo si puedo asegurarte que dejaré de insistir en su búsqueda.
– Me vale. Aunque vuelvo a insistir en que deberías aceptar su pérdida y vivir tu vida. Tienes tantos años por delante que podrías gozar sin tener que preocuparte por quienes han pasado por tu vida. Puedes tomar lo positivo que te dejaron y continuar viviendo tus días con su grato recuerdo.
– Eso haré mamá, ahora hagamos las fotocopias.

hamburg-20160410_152930

Gracias mamá por seguir intentándolo

Ahora, otras fotos de hamburgo

La ciudad mas bacana de Alemania!

hamburg-20160410_144510

Venganza!

hamburg-20160410_152825

Buen toque

hamburg-20160410_171655

Speicherstadt, el puerto viejo que por milagro medio sobrevivió a la guerra

hamburg-20160410_175312

Monumento importante que como para variar se encuentra en mantenimiento

hamburg-20160410_180951

Binnenalster, el lago interior

hamburg-20160410_181115

El puerto en la ciudad vieja

hamburg-20160411_115728

La ciudad desde el Elba

hamburg-20160411_120305

Puerto en el Elba

hamburg-20160411_120637

Playa en Öbelgönne

hamburg-20160411_130628

Callecitas en Öbelgönne

hamburg-20160411_132625

Puerto en Öbelgönne

hamburg-20160411_134644

Die Hafen oder der oder das

hamburg-20160411_145745

Fachada en St Pauli

hamburg-20160411_150602

Peleas contra nazis en St Pauli

hamburg-20160413_125234

Canal en Winterhude

hamburg-20160413_130529

Bicicleta que ha conocido mejores días

hamburg-20160413_132859

Ausseralter

hamburg-20160413_150335

Muelle en el Ausseralter

hamburg-20160413_160530

Barrio bohemio de Schanze

hamburg-20160414_180036

El puerto viejo

 

Antelope Island & Surroundings

El nombre del título debería estar al revés pues el último paseo durante mi estadía en este país fue primero en los alrededores y después, en el salt lake de salt lake que al parecer nadie visita. En fin, para hacer este post corto, arriba del parlamento de Utah, siempre llamado capitol hill, que es indéntico a todos los parlamentos gringos, se encuentra un mirador muy bueno, claro, si la contaminación dejara ver el horizonte aunque fuera un poquito; solo sale en la foto el mismísimo parlamento rodeado de una estela grisacea y ya! Si se continúa por la carretera se puede encontrar un trail de trecking y siguiéndolo como bien se pueda (es lisísimo), o esquivándolo y subiéndose directamente por la colina, se llega a un mirador mucho mejor ubicado, de nombre ensign peak, donde se puede ver el mismísimo parlamento rodeado de la misma nube gris pero. Si el día fuera bueno, se podría ver hasta el salt lake.
En el salt lake hay una isla llamada Antelope, queda a una horita en carro y es un parque natural conectado con el continente por medio de un puente. La isla tiene unas montañas no muy altas pero, por ser invierno esta época, estan bastante nevadas, muy bonitas y muy fotogénicas. El lago, tan salado como el mar muerto, sin pescadores (pues al parecer no hay pescados) y por estos días hecho todo un bloque de hielo, porque ese cuento de que la sal no congela… es verdadero, hasta que los menos del termómetro son verdaderos menos, algo así como menos veinte o algo así, y ahí sí se congela el lago salado y la isla, rodeada de un mar de hielo se ve lo mas de titina. Aclaro pues que el lago entero no se congela, solo una parte, porque el laguito mide la bobadita de 75 kilómetros de largo. Tanta agua salada solo se congela en siberia, la antartida o el artico. Volviendo a la isla, lo que pudimos ver en ella parte de las montañas nevadas y el mar de hielo que las rodeaba era unos animales que yo creía extintos y que ya informado de su existencia me han dicho que también se encuentran en Yellowstone, los bisontes. La isla esta llena de bisontes y ningún antílope, se debería llamar la bison island o algo parecido, le saldría mejor. Tiene unos cien bisontes muy calmados que lo dejan a uno acercarse sin ningún problema. Son bonitos y grandes y… ya no se me ocurre nada mas que decir, son simplemente unas vacas muy grandes, peludas y por la cuales uno siente una atracción ineludible de coger el celular o la cámara que tenga en mano y empiece a tomarle fotos .
Aquí se las pongo…

Aviso_360-01

slc_ii_20170114_195901_01

slc_surroundings_20170114_193207

Lindo cielo de Salt Lake City

slc_surroundings_20170114_195147

Humor negro

slc_surroundings_20170114_195853

El Ensign Peak

slc_surroundings_20170114_210734

Salt Lake Lake

slc_ii_20170114_211051-panorama_01

slc_ii_20170114_214435-panorama_01

slc_surroundings_20170114_212712

Bisontes

slc_surroundings_20170114_214356

Antelope Island

slc_surroundings_20170114_214558

The Island

slc_surroundings_20170114_220728

Las montañitas y más bisontes

slc_surroundings_20170114_220922

Vegetación invernal (la veraniega es parecida pero sin nieve)

slc_surroundings_20170114_221409

La montaña de la isla de nuevo

slc_surroundings_20170114_223123

El Salt Lake muy congeladito

Moab

Llegó el turno en este blog para Moab, el paraíso de los ciclistas en el que no monté en bicicleta. Habrá que hacer notar a los lectores del blog que primero, en esta época del año por estos lares hace bastante frío y segundo, no tengo bicicleta. Dicho esto, el paseo por Moab necesitó de un carro y dos patas. El carro es obligatorio, pues en este país si no se anda en carro literalmente nada se puede hacer. Con este cruzamos desde el cañón del colorado todas las reservaciones navajas, apaches y hasta la capital indígena del norte conocimos, un pueblito llamado Tuba, nada especial. En fin, atravesamos durante un día entero media Arizona y todo el desierto de Utah hasta que por los lados nevados y parques naturales empezaron a decorar el horizonte. Los desiertos muy lindos; las montañas también. Llegados a Moab nos vimos obligados a seguir el cañón del colorado hasta llegar a nuestro sitio de dormida, justo a la orilla de este famoso río. Vale la pena aclarar que de corriente pocón, pocón y de caudal más bien mediocrecito. El río como tal no tiene ninguna importancia aparte de ser el único cauce de agua (así sea poquita) que atraviesa todo el medio oeste gringo. Ah, hablando de gringos: ya sé de donde viene la palabra gringo. Durante la guerra entre México y USA, los americanos llevaban ropa verde y cuando cargaban contra los mexicanos se animaban entre si gritando a todo pulmón “Green, Go!”
Pasado el importantísimo dato, volvemos al carro y lo dejamos en un parqueadero al lado de la carretera dentro del Arches park y de ahí comenzamos a andar en dos patas como anteriormente se había mencionado. La tracción propia nos lleva por unos caminitos fáciles dentro del parque que aunque nevados, no son resbaladizos como los de Zion. Caminamos sobre arena rojiza limitada por los lados por nieve. Visitados los primeros arcos, continuamos la caminada y ahí la cosa comienza a ascender. Aquí no diremos que la subida es continua y bien trazada, de hecho hay que subirse por unas rocas hacia una especie de punto alto en el que el suelo se caracteriza por estar completamente congelado y para tristeza del hombre de las suelas planas, llena de hielo resbaladizo. En fin al final era dificilísimo caminar, arrastrarse en cuatro patas, medio escalar, el hielo hacía el moverse toda una autentica proeza.
Llegados a los arcos dobles, media vuelta y para el carro otra vez. La verdad es que esta es una frase muy corta para todas las horas que nos tocó caminar hasta poder ver el carro de nuevo.

Aviso_360-01

 

moab_20161230_073234_2

Lindos cielos que hace mucho no veía

moab_20161230_073333_2

Otra parecida

moab_20161230_170729

El río colorado

moab_20161230_182848

Carretera paralela al río y vecina de los famosos arches

moab_20161230_185345

Más del río colorado

moab_20161230_191821

Parque de Arches

moab_20161230_191939

Chinos tomando fotos

moab_20161230_194341

El desierto cuando esta nevado

moab_20161230_204131

Uno de los arcos

moab_20161230_205744

Bambi buscando a su mamá

moab_20161230_210745

Caminito en el desierto

moab_20161230_223811

La roca que filtra turistas… los pocos que suben tienen el placer de ver lo mejor

moab_20161230_225558

Paisaje desde arriba

moab_20161230_234154

Más desde arriba

moab_20161231_000728

Chinos tomándose fotos

moab_20161231_001746

Dos conejos

moab_20161231_003158

Camino congelado. Muy difícil para caminar

Grand Canyon

Cómo a nadie le cayó un pedazo de hielo en la cabeza y ningún perro murió por nuestros alrededores pues del gran cañón queda poco que contar aparte de describir su mismísimo nombre (que de hecho ya lo hace por nosotros), es grande, es cañón y el río que pasa por la mitad es el Colorado. Nombre apropiado para un río que tiene la característica de ser turbio y esto es porque… lava todo un desierto; obviamente aguas cristalinas por acá no se verán.

Para ir al famoso cañón se debe ir a un pueblo llamado Williams que tuvo, en nuestro caso, la particularidad de encontrarse completamente lleno y no poseía ningún lugar donde dormir. ¡Al cabo que ni queríamos! En fin, de noche y cansados (salimos tardísimo de Las Vegas) continuamos nuestro camino a un pueblito intermedio entre el gran cañón y Williams, llamado Valle, el cual, después de numerosos intentos y preguntas, supimos que se pronunciaba vallée, como en el francés, pero con tono atrancado de cowboy. Sabíamos por cuenta de google que este pueblo poseía tres sitios donde dormir; uno caro, uno intermedio y un motel. El caro estaba agotado, el intermedio resultó ser un bed and breakfast con solo un cuarto (reservado por alguna familia) y el motel no existía. En fin, después de haber manejado por uno 45 minutos, debimos hacerlos de nuevo para, ya bien entrada la noche, volver a preguntar donde se podía dormir sin pagar una fortuna.

Vale la pena aclarar que casi todos los hoteles estaban agotados y, los que no lo estaban, cobraban unas cifras obscenas por una noche de sueño. Resultó que coincidimos con la llagada del expreso polar, el mismísimo tren de las películas que pasa por el medio oeste entre lindos bosques y desiertos, además de ser el mismo de Westworld, pero que aparte de ser del oeste, de polar no tenía ni el untado, ¡estábamos en Arizona! ¡Nada que sea de Arizona puede ser llamado polar! Solo se les abona que estaba haciendo bastante frío, la nieve a duras penas dejaba caminar por las aceras y el pueblito de Williams, de tan solo 3000 almitas, no nos dejaba ninguna opción que no fuera costosísima. Al parecer todo el mundo en el estado y sus vecinos quieren montar en este tren y llegar al cañón del colorado en un tren de diesel disfrazado de vapor.

Estuvimos de buenas… a la entrada del pueblo encontramos un motel baratísimo. Ya desempacados nos fuimos a comer hamburguesa en uno de los tres restaurantes abiertos.

Al otro día, muy juiciocitos, nos fuimos para el cañón y sí, es grande, es cañón y el río de abajo es el colorado, pero… que le vamos a hacer, es mucho mas cuca Zion. Tome foto por aquí, fotos por allá, Arriba en la meseta todo esta nevado. Abajo en el valle, todo es igualito a las fotos desérticas. El recorrido se debe hacer en carro y es de unos 40 kilómetros y pare de contar. Eso es todo.

En los panorámicos, que no son los mejores, solo hay tres fotos:

  • La primera es el gran cañón
  • La siguiente es Williams
  • La última es un resguardo Navajo

Aviso_360-01

 

grand-canyon_20161229_202619-panorama_01

Panorámica del cañón

grand-canyon_20161229_160628

Nuestro motel

grand-canyon_20161229_161626

Williams

grand-canyon_20161229_175658

Desierto con hielito

grand-canyon_20161229_175709

Vista del cañón

grand-canyon_20161229_175939

Muy liso como para abrir

grand-canyon_20161229_180454

Vista

grand-canyon_20161229_180522

Vista con nieve

grand-canyon_20161229_181244

Más vista

grand-canyon_20161229_185135

El caminito

grand-canyon_20161229_190230

Aviso para los incontables vaqueros… para que se comporten

grand-canyon_20161229_194408

Muñeco de nieve en lugar inpensable

grand-canyon_20161229_202434

El colorado es un río chirriquitico

grand-canyon_20161229_210527

Reserva navaja

Las Vegas

— ¿Ven ese perro? —, dijo. Levantó la mano para hacer más evidente su caso; nos mostró una cadenita del tipo french poodle que se alargan y encogen según la energía del perro, la cual tenía como detalle el estar decorada por una especie de textura de leopardo rojo.

Vimos un bulto en el asfalto, casi en la acera del frente.

— Es mío —. Pum! Pasó un carro sobre el bulto y este, inerte, dio unas tres vueltas sobre la misma calzada. El perrito no era un french poodle, ya ni me acuerdo el color, de pronto era mediano, de pelo oscuro, además su pelaje era corto, nada de esos perros peludos que se puede encontrar uno por ahí, en la calle; es de notar que en Las Vegas cuando el verano llega es siempre mejor (si se es un cánido) portar pelo corto y, como de seguro en este caso, si se es un perro apartamentero, se recomienda tener el pelo cortico para que no vuelva el sofá una mata de pelo! En fin, el detalle más importante del perro del cual tratamos es que estaba bien muerto y su dueño, un paquistaní con una correa de leopardo rojo en su mano nos miraba con una cara de tristeza que provocaba abrazarlo y llorar juntos.

Después de hacer caras compungidas y expresarle al hombre unos “It’s so sad!” y otros “I’m so sorrys!, entonados con inmensa tristeza, nos encontramos en un verdadero problema: ¡el semáforo era larguísimo! Henos pues en una esquina en el Vegas Strip con un hombre que quería llorar y nos miraba desconsolado esperando consuelo; al fondo, unos seis carriles atrás, lo que era un cariñoso cánido (todo muerto es bueno) yacía inerte, y nosotros, los encargados de animar la ocasión, darle consuelo al hombre, solo mirábamos al muñequito rojo del semáforo con las esperanza que cambiara a verde para dejar el lugar y podernos bañar con la ligereza de la ciudad que nos contenía. Intercambiamos miradas con el hombre, hicimos cara de tristeza. Miramos al muñequito rojo, cambiamos nuestras expresiones por unas de afán.

Por fin, después de intercambios interminables de miradas compungidas, el muy esperado muñequito cambió a verde, solo que no fue el nuestro, que bien queríamos escapar de la situación, sino el del hombre, que bien quería ir a recoger su ex mejor amigo o “a”, nunca supimos su sexo. Sea Floffy, Rocky, Rambo, o Rosita, macho o hembra, eso ya dejó de importar cuando bajo un bumper aplastante su ser cánido se metarfoseó con poco romanticismo en uno cárnico, cuando su alma pasó de ser la del mejor amigo-a para simplemente convertirse en un bulto que el pobre hombre, propietario y padre, debió recoger y al mismo tiempo hacer señas al otros bumperes que deseaban transformarlo a él, de un humano muy triste, a otra bola cárnica inerte como su perrito.

Para nuestra dicha el hombre no fue atropellado, todo un logro si miramos lo afanados que son los conductores en esta ciudad. La escena terminó cuando el perrito fue depositado en la acera de en frente y el hombre verde nos dejó pasar la vía. Cómo música de fondo, que se desvanecía progresivamente, oímos la conversación del hombre con su mujer y las indicaciones de donde se encontraba para que el triste velorio no fuera de uno sino, mejor, de dos.

Cambiando radicalmente de tema, nos encontrábamos en Las Vegas. Hace mucho rato se me prohibió el uso de Wikipedia para informar sobre la historia de los lugares por los que el autor de este blog ha pasado, pero, ante la magnitud de lo que mis ojos han visto, debo hacer una excepción:

La fundación de Las Vegas…

La creación de esta ciudad fue accidental, en un principio no había intención de fundar una ciudad en medio del desierto; lo que todos los próceres deseaban era simplemente hacer un homenaje y de este, así sin querer queriendo, la urbe nació. Sucedió algo similar a lo de Paris cuando la feria mundial por allá hace unos añitos; construyeron la tour d’Eiffel solo para impresionar a los asistentes de la feria pero, cuando esta acabó, decidieron dejar la torre en el champs de mars y esta se volvió con el tiempo el símbolo de la ciudad.

Las Vegas no nació de una feria mundial tal como lo hizo la tour, no podría haberlo hecho porque no había ciudad donde hacer la feria. Esta ciudad vino al mundo por cuenta del homenaje que ya les he mencionado anteriormente. Decidieron pues, los padres de la patria, locales de la zona, prófugos de otras provincias, prostitutas, familias desposeídas y en fin, todo el mundo que por la vecindad vivía, repito, decidieron construir un homenaje a una idea. Sí, como lo leen. Las Vegas nació de esta forma tan romántica. Todos deseaban homenajear a esta representación metafórica con lo único que los humanos pueden hacer en un desierto: poner un montón de cemento y, con este, alguna obra formar; en este caso, la ciudad de los casinos y el desierto. La representación simbólica en concreto y vidrio de una idea tan vieja como la humanidad, retrato más perfecto nunca logrado de una expresión humana realizada con arte arquitectónico es esta urbe. El homenaje de los americanos al mal gusto. Nunca un homenaje ha sido tan preciso. Ni los arquitectos del panteón de Atenas podrían haber llegado a tal perfección. Solo los americanos con su tecnología y dinero sin fin pudieron lograrlo.

No existe en ninguna ciudad del mundo que alguien pueda llegar y decir: “Quiero un edificio que represente al imperio romano y roma pero con un toque samurái, ojalá dorado” Y que el edificio de treinta pisos una vez construido atentando contra todas las normas del buen gusto y la proporción por algún milagro no desentone. En fin, la ciudad para ordinaria y fea, ella sola, sin embargo tiene su yo-no-se-que que invita a por lo menos visitarla y después con marcador en mano chulearla y decir con entonado acento: — Ya la vi, no necesito volver.

vegas_20161228_002022

Lindo panorama

vegas_20161228_002151

Promoción 2 x 1

vegas_20161228_002739

Bonito frente

vegas_20161228_003008

Metro (más caro que un berraco)

vegas_20161228_003044

Casino hamburguesería

vegas_20161228_003053

Típico letrero americano

vegas_20161228_004151

Disque romano

vegas_20161228_010329

Homenaje en leche para la tour d’Eiffel

vegas_20161228_010810

Disque Venecia

vegas_20161228_011056

Parisino

vegas_20161228_012151

Guggenheimish

vegas_20161228_012202

Escaleras

vegas_20161228_041000

Las famosas luces

vegas_20161228_043833

New York

vegas_20161228_044228

Para hacer cuajada… un man cuajado.

vegas_20161228_044718

Camelot

vegas_20161228_050536

Más o menos todos los casinos lucen así por dentro

Zion

El lugar consistía en un cañoncito súper estrecho entre dos rocas verticales altísimas. Al lado, dos o tres metros más abajo, un riachuelo congelado no se movía ni un milímetro. El camino tenía nieve por montones pues por la mañana había caído una nevada fuertísima. Adelante se veía la luz de sol; atrás no, puesto que las rocas altísimas no le permitían el paso. Arriba, el cielo era gris y pocón del él se veía, porque la nieve aún caía. Y por último, parados en el final del cañón, nos encontrábamos nosotros haciendo cara de bobos. No es que lo quisiéramos, no sabíamos que otra cara hacer.

Gotica de agua, aburrida, vencida por la gravedad, caía. No lo quería hacer, se agarraba con todas sus fuerzas a la roca por la que se deslizaba, pero, ya se lo imaginarán, Gotica brazos no tenía y, para colmos, su estado líquido no colaboraba con el show, así pues, a su destino, el suelo, caía si consideración. A Gotica le seguía Gotica, quien también, a los pocos segundos de infructuosa lucha, perecía de igual forma. Después de ver caer a Gotica, otra gotica ocupaba su lugar, y así, sucesivamente, una a una, todo el hielo de alguna nevada anterior, en estado líquido iba su vida terminar y en suelo, metros abajo, yacer. Pero no. El clima cambió, hizo frío suficiente para que en un momento la gotica, que debía en el suelo terminar, pudiera agarrarse de algo y solo parte de ella al abismo dejar caer. Es que se medio congelaba. Gotica, la siguiente, más o menos hizo lo mismo, y así de a pocos, todas las goticas que morir debían, de una forma u otra, agarradas unas de otras, una hermosa acualactita de hielo formaron. No es que sea una verdadera acualactita, esa palabra es inventada, lo digo porque el nombre de esos conos invertidos de hielo que se forman cuando la nieve se descongela (pero se queda congelada en el camino) y que se parecen a una estalactita, me es desconocido.

Pasó que un día, ese, el mismo que en ese entonces llamábamos hoy; es decir, el día que nos compete, una ráfaga de viento, a las goticas congeladas que tanto habían contrariado a los dioses acuáticos por cuenta de su terca voluntad para desconocer la realidad y a la vez destino — que al suelo debían caer —, decidió el viento pues, que insurrecciones de ese tipo no eran permitidas y, con un soplido fuerte, muy fuerte, desestabilizó la base de la acualactita y a los brazos de la gravedad envió.

El nevado piso debía ser su destino, pero no; la acualactita, en vez de encontrarse rodeada de blanca nieve como se suponía, lo hacía por algo rojo que teñía su hasta ahora bien lograda transparencia. Me imagino que a los acuadioses la indignación los habrá envuelto, pues el destino de acualactita debía ser el suelo o la nieve, nada más que eso. Es por eso que nosotros hacemos cara de bobos. Es la cara que inevitablemente se hace cuando un pedazo filudo de hielo contrario a su destino, en la cabeza de un pasante termina su recorrido.

El hombre no se retuerce de dolor como uno se imaginaría. Se encuentra privado, tirado en la nieve, con un gigantesco hueco en la cabeza, el cráneo partido, su ojo hinchado vaya uno a saber por qué si el golpe fue en otro lado y, para rematar la función, sangre es emanada por su nariz. Su esposa lo abraza y tampoco se mueve y, nosotros hacemos cara de bobos. Que más hacer si transformándolas por unas más interesantes no van a mágicamente tapar lo que ha sido destapado con tanta torpeza por parte de acualactita.

— ¿Señora, le podemos ayudar en algo? —, pregunto torpemente.

— ¿Y cómo en qué? —, responde entre seca, agresiva y asustada.

Caras de bobo adornan el ambiente. — No, pues, solo para preguntar. Es que nos sentimos incómodos ver a su marido tirado en el suelo con ese hueco en la cabeza, ese chorro de sangre y esa cara de agonizante y nosotros aquí, viéndola a usted abrazarlo como para despedida trágica que no queremos presenciar, y créame, es que no sabemos que decir. Vea, sería increíblemente maleducado pasar por su lado, saludarla con un buenas las tenga y seguir a nuestro destino que para serle sincero, es allí no más. Tampoco es que podamos dar media vuelta y sentirnos muy bien con nosotros mismos por dejarla a usted aquí, en medio de un cañón helado con su marido en brazos. Solo se nos ocurre quedarnos aquí, paraditos, viéndola a usted mantener con heroísmo el carácter fuerte mientras intenta mantener consciente a su marido que solo quiere estar insconsciente, y, para que nuestra presencia no sea demasiado rara, o por lo menos para no parecer un público que solo quiere saciar su morbo con las penas ajenas, es que cortamos este silencio tan incómodo con una pregunta boba, remarcándola además con nuestras caras. ¿No quiere que le ayudemos? Mire que por allá siguen cayendo pedazos de nieve y hielo y quien quita, va usted ser tan demalas que le cae una piedra en la cabeza para formar una buena simetría matrimonial pero, este es un gran pero, nos dejaría a nosotros encartados con dos moribundos, bien lejos de la civilización, con este frío tan berraco que hace, es que estamos a menos diez, pero bueno me desvió con mis desvaríos señora, lo que digo es que sería regio que me dejara ayudarle, si no quiere que la ayudemos porque sabe que eso no va a volver a tapar la cabeza de su marido, eso lo entendemos, pero las buenas costumbres dicen que hay que colaborar con las personas que lo necesitan. Véanos, estas caras de bobo ya nos duelen, es por caridad que usted se debe dejarse ayudar, piénselo de esta forma, como una buena acción para evitar que dos desconocidos pierdan su autoestima y se sientan inútiles.

Señora, con todo respeto, este silencio que nos rodea es insoportable, hasta le ofrecería un tintico para el frío si tuviera uno. Ve, hablando de frío, ofrecer y tener, venga le doy mi suéter; su marido debe estar helado ahí tirado. ¡Ah! También tome mi bufanda, amárresela en la cabeza y tápele el boquete. ¡Sí vio que sí se puede! Usted se deja ayudar y nosotros no nos sentimos tan mal. Bueno, no es mi intensión decir eso; es obvio que abrazar al conyugue en ese estado, medido en un penómetro, debe encontrarse bastantes unidades más arriba que un par que simplemente se encuentran apenados porque no pueden ayudar y mucho menos romper un silencio incómodo con cháchara trivial. En fin, ya que rompimos el hielo, si me perdona la inadecuada expresión, vamos a mover a su marido debajo de esta piedra donde nos estamos protegiendo nosotros porque mire, está a un pelo de recibir una acualactita en la cabeza y así no podrá ayudar a quien se encuentra en sus brazos. Muy bien, así es que es, ponga este suéter aquí, la bufanda allá. ¡Mire ahí! ¡Vienen mas personas! Si vio, la gente es súper querida cuando le garantizan ver a otro sufrir, hasta pagan boleta, bueno, digo en sentido figurado, aquí donde nos encontramos se paga con suéteres. Coja esos dos que le ofrece el señor y póngalos debajo de él. Muy bien, ya va estar más calientico y cómodo.

¡Señora! ¡Dígale a su esposo que no diga eso! Eso, así es, estas no son horas de despedidas. Sí, sí, sígale diciendo que va estar bien, ninguno de los presentes se lo cree pero nada que hacer, ¡manténgalo despierto! Eso, muy bien, solo dígale que no se despida, usted está que se derrumba y aquí los presentes no saben dónde esconderse, solo queríamos caminar por un parque, en ningún momento se nos pasó por la cabeza asistir a dramas y tragedias. Ver a Bambi sí, no presenciar la muerte de su madre, bueno, usted me entiende. Vení, ¿quien es ese niño con cara de traumatizado? ¿Es suyo? ¡Oigan público, alguien que le converse al niño que tal como se le ve la cara parece que no va a dormir en los próximos 10 años! ¡Señor! ¡Deje de despedirse! ¡Mírele la cara a su hijo! ¡Está traumatizado!

¡Que es todo este gentío que nos rodea! ¡Ya casi no podemos ni movernos en este senderito! Bueno, qué pena señora, cómo ya la vemos lo más de bien acompañada y llevamos un buen rato aguantando frío, no siendo más, nos despedimos, pero no se preocupe, no gritaremos despedidas ni saludes, simplemente nos deslizaremos entre el público que goza con su pose y drama y detracito, sin que nadie se dé cuenta, desapareceremos.

Aviso_360-01

No pudimos gritarle a la señora cuando veinte minutos más tarde vimos a una paramédica, mucho menos cuando a otros veinte minutos nos topamos con un Rambo con hacha y gritando órdenes sin necesidad, tampoco pudimos avisarle que de hecho mucho más adelante venía una camilla con una ruedita y cuatro tipos más. En fin, después de cinco horas lo más seguro es que el hombre por fin vio un hospital… en el que imagino todavía sigue

zion_20161225_192632

Bonito paisaje nevado

zion_20161225_192650

Puente bastante resbaloso

zion_20161225_192810

Río que aún no se ha congelado

zion_20161225_200015

Árboles que sí

zion_20161225_200433

Cascada que no

zion_20161225_200521

Caminito

zion_20161225_211322

Bello panorama de zion

zion_20161225_211403

Uno de tantos caminitos

zion_20161225_212020

Otro más

zion_20161225_212233

El valle de zion

zion_20161225_212250

Camino

zion_20161225_212257

Más de la vista

zion_20161225_222356

Llegando arriba

zion_20161225_222414

Nieve que nunca paró

zion_20161225_222934

El camino donde el hombre resultó herido

zion_20161225_223138

Un poquito más adelante

zion_20161225_234534

Bambis

zion_20161225_235548

Última postal de zion

Semana 9, 10 y 11

Condenso las tres últimas semanas del bootcamp pues de clases pocón, pocón… debimos, más que todo, trabajar en el capstone project (nuestro app final).

En la novena semana vimos como crear una API local, a esta se le hicieron los controllers con todas la CRUD actions armadas [Create, Retrieve-Get Update, Delete] y listo.

En la semana diez, hicimos test sobre React con Jest, básicamente test para saber que la aplicación fue bien hecha, cosa bastante difícil, por decir lo menos.

Y así fue que llegó a término el ciclo de aprendizaje del Bootcamp. Todo fue realizado de este modo porque a mediados de la semana 9 se nos atravesó el 24 de diciembre con sus vacaciones anexas hasta el dos de enero. Vale anotar que el trabajo en el capstone project fue arduo. En nuestro caso, el app que pretendemos hacer era un intermedio entre facebook, donde el usuario, generalmente un New Dev, puede llenar su perfil con, en vez de perritos, gatos, accidentes y peroratas políticas y confusianas, repito, puede llenar su perfil con los lenguajes de programación que conoce, su experiencia, foto, pequeños códigos de muestra y links a sus propios trabajos además del indispensable GitHub y por estas tierras (LinkedIn). Por otro lado el app permite a compañías hacer ofertas de trabajo basadas en los lenguajes de programación que necesitan y así, un NewDev necesitado y una compañía con puestos de trabajo vacantes pueden encontrarse a través de un filtro que muestra a los desarrolladores las ofertas de las compañías y los perfiles de los desarrolladores a las compañías.

El app debía ser construido en RubyOnRails como BackEnd y ojalá en ReactJS-Redux para el FrontEnd. La conexión entre ambas debía hacerse a través de AJAX calls y jBuilder, en fin, aplicar todo lo visto durante el curso en una sola app!

Cómo yo me iba de vacaciones a pasear por los parques de Utah, decidí comenzar con toda porque, a diferencia de mis compañeros, en mis caso el computador quedaría en el olvido durante ese tiempo. Armado el backend y la estructura principal del front end en React, me fui a pasear y, retornado en el Bootcamp diez días después, el trabajo se centró en hacer que las ofertas, perfiles y filtros se conectaran. Dio muchísimo más trabajo del esperado pero al final puedo decir que quedó lista (con un montón de issues) pero funcionó.

Mañana hacemos la presentación del trabajo a una comunidad de desarrolladores, más los familiares de mis compañeros de clase (casi todos son locales) y después tendremos que explicarle a uno por uno como fue desarrollada la cosa. En el intermedio de todo esto aprendí a meter en react los botones hechos en formato .svg, algo que me dejó contentísimo y además me tocó, a la brava, aprender Final Cut para la composición de videos. Eso también me alegró la vida… resultó facilísimo!

screen-shot-2017-01-11-at-10-43-05

La vista de un perfil desde la perspectiva de una compañía

screen-shot-2017-01-11-at-10-09-48

El perfil del desarrollador tiene muchas más opciones para llenar su página.

screen-shot-2017-01-11-at-10-32-17

Filtros de lenguajes.

screen-shot-2017-01-11-at-10-33-21

Ofertas de trabajo.

Semana 7 & 8

Semana 7

Estoy como atrasadito con mis estados de cuentas, así que describiré los restos que hayan permanecido en mi cabeza pues bastante agua ha ya pasado y ya ni sé donde estoy parado, así pues, primero lo primero… una visitica al finder del mac para ver cuales fueron los ejercicios de esa semana!!! (ya estoy en la 9)

ES6, Webpack, React y Repack… solo cuatro cositas adornan mi carpeta semanal. Suena poquito pero en verdad, ¡es una barbaridad! En fin, suspiros aparte, tuvimos un repaso tipo flash sobre el nuevo javaScript, ES6 y de una, sin anestesia tuvimos que enfrentarnos a Node para instalar el Webpack que es nada más y nada menos que un [module bundler], algo así como un empaquetador de datos que devuelve los mismo datos pero en paquetes fragmentados, es decir, le entrega al browser los paquetes de javaScript que necesita pero no todo, solo lo necesario para activar alguna función o animación o lo que sea. Epa! Que cosa tan picante! Me estoy comiendo un burrito callejero que vende un mexicano en la esquina y tengo la boca en llamas! Uepa! Esa es una buena manera de romper el hilo del relato! Íbamos en webpack y ahora les incluyo un burrito! En fin, con burro bañado en chiles habaneros finiquito ese mismo día el capítulo del webpack con un comparativo entre ES5 y ES6 que me exprimió el cerebro.

screen-shot-2016-12-18-at-20-58-33

Hecho el webpack se viene al siguiente día React y con él una pregunta muy recurrente: ¿Será que me equivoqué de salón y me metí en el que enseñan chino? Si me contestaron, ni me enteré; solo sé que nada entendí. Cuando la frustración, las dudas sobre mi propia inteligencia, la autoestima se esparcía por los suelos y la clase terminaba, se nos encomendó hacer unos sticky notes, no tengo idea como lo hice pero lo logré, al final del día y comienzo del siguiente mis Post It funcionaban.

screen-shot-2016-12-18-at-21-09-56

Comienza la clase y el tema será React, que felicidad, un repaso, ¡lo podré por fin entender! Pues no! Cómo lo pueden ver en la imagen eso de repaso no tenia ni media… lo que ven es el mismísimo Rails con React montado de pasajero!

screen-shot-2016-12-18-at-21-15-18

Para quienes no lo sepan Rails trabaja con Ruby, por eso siempre se dice Ruby On Rails y React en sí viene es con javaScript! JS y Ruby no se juntan! Lágrimas aparte por entrar en un mundo de confusión más jodido que el de el día anterior resultó que a través de json, los hashes-objects que se llaman con AJAX se puede mantener a ruby en el back end y a javascript en el front sin que hayan fricciones… bueno, eso dice la teoría, yo por mi cuenta seguía con el mismo profesor de chino del día anterior! En fin, hicimos un clon de trello y no se los muestro porque… no funcionó.

Repack vino a nuestra vida y pasó como en los días anteriores… chino.

Repack en una gem desarrollada por Dave y Jake que asume las funciones del webpack pero montado en Rails, corrigiendo ciertos problemas que la unión de React y Rails genera. En fin, me hice todo un lio yo solito porque en vez de npm usamos yarn y por cosas de la vida había que mantener en el terminal dos servidores abiertos al mismo tiempo, uno para el Rails [bundle exec rails s -p 3005] y otro para React y su AJAX, [yarn run dev_server]

Terminado el día me fui a la casa a comerme los mocos y a replantearme la vida entera, ¡tengo que dejar de equivocarme de salón, el chino no es lo mío!

Eso duró poquito porque el sábado tuvimos la segunda Hackathon, en la que obvio, debíamos armar un app montado en Rails con React! Durante las ocho horas que duró el proceso tuvimos momentos en que nos mirábamos las caras y ninguno se atrevía a escribir una sola línea, en fin, el gordito sonriende buda chino nos sonrió y nuestra app de pokemones logramos entregar… funcionaba de milagro. Pero funcionaba!

Semana 8

La semana comenzó el fin de semana. Traumatizado de no entender ni forro de React, me puse a ver tutoriales sobre el tema y depronto, de lejos, creo canadá, una luz atravesó el espacio sideral y mi cabeza iluminó. ¡Alegria agrora, agora e amanha! ¡Por fin! Depués de tanta frustración he podido entender que significaba el incomprendido state, ¡es simplemente un hash, object o listado que se puede alterar! Eso suena bastante estúpido pero es mas o menos su función y solo poder comprender eso iluminó mi fin de semana y me saco sonrisas y suspiros, que rapidito al caño se fueron pues hizo presencia el aún mas incomprendido dialecto chino llamado Redux que no es otra cosa que un Flux desarrollado por Facebook que es mas flexible, es una barraquera, nos deberíamos revolcar por el suelo de la alegría y sonreír por el resto de nuestras vidas ante tamaña innovación y… eso fue lo que entendí, el resto, un montón de líneas de código sin significado aparente, eso sí, con login de la gem devise incluida!

En la tarde debimos comenzar nuestro capstone project, nuestro proyecto final, en un principio, solo estructurar el back end, o sea, el bien amado rails. El proyecto cuenta pues, con cuatro módulos en los que dos tienen el atributo de has_many :through. Hecho esto llegamos al martes día en que Dave, al vernos tan perdidos, nos dio un empujoncito para hacer la autenticación de usuario en el Redux que nadie entiende y… nadie lo entendió. Eso sí, nuestros capstones autentican varios tipos de usuarios: user, admin, others. La tarde entera se fue refinando la autenticación de un role que llamamos company y otro, developer y con un bugcito que nos jodió la vida hasta el cansancio la noche se nos vino encima.

De pronto, la luz, la misma que a los cerebros ilumina cuando las tinieblas los velan, cuando las frustraciones los entierran y la ansiedad los confunde, esa misma luz, la clarificadora cerebral, a buen tiempo llegó: ¡Review day de React y Redux y todo se hizo luz! Ahora sí el capstone tiene módulos conectados, de hecho, ya perdí el miedo y he decidido hacer todo en redux (Cosa que por momentos me arrepiento) pero así, de a poquitos la cosa va tomando cuerpo.

El último tema de la semana fue web scraping, una técnica de hackeo de APIs ajenas que en sí, es solo un ejercicio de paciente tanteo. No me interesó mucho y más bien dediqué esfuerzos a seguir con el capstone

Semana 5 & 6

Semana 5

El famoso Thanks Giving Day, más conocido por su Black Friday e histeria consumista (me compré un celular y una carcasa para el computador), resultó un verdadero desastre para mis intenciones programadoras. Esta era la semana de TDD, Test Driven Development y BDD, Behavior Driven Development. Para Traducir eso al español, semana de tests. Se supone que con los tests uno entiende mejor el funcionamiento de Rails, la framework de Ruby, y además puede encontrar los errores de una manera más fácil.

Una opción consiste en hacer test para los modelos, controladores y vistas al tiempo que se desarrollan.

Otra, la ideal, pero que toma más tiempo, se fundamenta en hacer los tests antes de escribir tan siquiera la primera línea de código. Eso dicen; aunque a estos oídos suenan a burla, pues los tests en sí son líneas y líneas de código en las que normalmente se hacen dos bloques de código de testeo por cada línea sencilla del verdadero código. Esto en sí parece muy engorroso, agravado por la situación consiguiente que cuando los tests fallan, uno no sabe si el error está en los tests o en el código en sí. Esta condición tan confusa en la que se encuentra un programador es en sí beneficiosa, pues le toca revisar y re-revisar todo mil veces, en las que 999 todo, todísimo, se ve perfectamente bien escrito. Es solo en la milésima ocasión que encuentra la coma en el lugar equivocado, la id mal trasladada o una sutil violación a la maltratada Ruby .

En fin, esperaba con ansias esta semana pero Thanks Giving se atravesó y a la semana acortó. Solo íbamos a tener clase hasta el miércoles, pero se sumó un malentendido y quedamos con clase solo el lunes y martes.

Entonces en dos días todo bien comprimidito no lo embutieron. Lo bueno, 5 días de fiesta en que no he hecho sino estudiar eso. Mis tests hasta ahora van bien, y salvo unos problemas con create en los controladores anidados dentro de otros módulos, todo va a las mil maravillas. Eso sí, nos quedaron faltando las vistas y las visitas del usuario. Lo veremos en dos semanas.

 

Semana 6

Esto lo escribo un poco tarde, así que haré mi mejor esfuerzo para relatar lo aprendido hace cinco días… de allí para acá, todo un mar…

En fin, pasado el ecuador del curso hemos llegado al famoso ES5, es decir, el viejo vanilla javascript!

­­– ¿Cómo se hace un loop en el nuevo ES5? – ¡Pues así!

 

numbers = [1..10]

numbers.each do |number|
   puts number + 10
end

ruby

 

var numbers = [1,2,3,4,5,6,7,8,9,10];

numbers.forEach(function(number) {
  console.log(number + 10);
});

js

– ¿Ven como hace funciones de lindo? – ¡Es que es una belleza! ¡Igualitico a los métodos de Ruby!

def sum_num(num_1, num_2) do
num_1 + num_2
end

puts sum_num(6,4)

ruby

 

function sumNumbers(num1, num2) {
   return num1 + num2
}

console.log(sumNumbers(6, 4));

js

–¿Entendieron la clase? ¡Perfecto! Ahora hagan un calculadora –, así nos dijo el descarado, ¿Y la anestesia? ¿Qué pasó con la anestesia? Pues nada, hacer una calculadora con tres horas de javascript y sin entender ni forro. Quedó hasta titina y todas sus operaciones funcionaban a las mil maravillas!

screen-shot-2016-12-07-at-20-25-37

ES5 es un lío porque ahora ya existe el ES6 entonces quien lo quiere aprender debe aprender los dos!

Al día siguiente hicimos otro recorderis con cosas más avanzadas y de una: hagan un jueguito de piedra, papel y tijeras. Lo logré hacer a tiempo y con detallitos… histórico de puntos, mejor puntaje, etc.

screen-shot-2016-11-29-at-21-46-39

screen-shot-2016-12-07-at-20-21-31

screen-shot-2016-12-07-at-20-21-59

El miércoles nos esperaba jQuery y tal cual la clase anterior por la tarde debíamos hacer un matching game, un concéntrese o no sé como se llame. También funcionó muy bien pero he dejado en el camino un buen reguero de neuronas… un cerebro no es capaz de procesar tanta información en tan poco tiempo!

screen-shot-2016-12-07-at-20-38-45

Sí, ya sé, parece un mantel… y lo es, pero lo que importa es el interior… es un concéntrese con caracteres árabes… es dificilísimo!

Tuvimos un día de visitas a compañías tecnológicas de por acá, fue bastante bacano ver como funcionan por dentro, qué programas usan y sobretodo conocer de primera mano en cuanto tiempo pasaron de ser una startup de una persona a ser propietario de pisos de edificios y tener cientos de empleados… casi siempre poquito tiempo.

thats-a-wrap

Almuerzo, durante el paseo

Rematamos la semana con ajax, la forma ideal para acceder a las bases de datos con contenidos guardados en formato json o xml. Vale la pena aclarar que en un principio es bastante confuso su uso pero al tiempo lo mas de prometedor… aparte de su promisorio alcance también augura dolores de cabeza!

Debimos construir una tienda con acceso con ajax a una base de datos con productos y montar todo en Rails, en los ejemplos podrán ver el exceso de manipulación que tuvo la pobre base. Funcionó, pero no me quiero imaginar que se vendrá después…

screen-shot-2016-12-07-at-20-17-50

Para resumir, toda la semana giró en torno al javascript pero aún falta mucho para que pueda decir con tranquilidad que lo puedo manejar con confianza… pero por algún lado hay que empezar!

Semana 3 y 4

Semana 3

Parece que la idea educativa de la semana es hacer que el estudiante pueda convivir con niveles de frustración en extremo elevados sin caer en el abismo de la depresión… ¿cómo lo logran? Simple, evitando que haya tan siquiera un solo respiro. Mejor dicho, la semana tres del entrenamiento intensivo invernal empezó todos los días a las 9 y terminó a las doce , una. En ese intervalo nunca logré terminar ninguno de los programas del día porque… comenzamos con rails… los famosos rieles donde Ruby va, Ruby on Rails.

Rails es un [gem] que básicamente crea por default los controladores, views, modelos y routes de un proyecto, más que todo aplicaciones para celulares e internet. Cosa maravillosa que en un principio me encantó. Todavía lo sigue haciendo, pero soy consciente que tiene un ligero problema… Cualquier errorcito de sintaxis por pequeño que sea lo bloquea, así pues, el trabajo de toda la semana consistió en debugging intensivo, que lo que más hizo fue crecer mi frustración hasta cotas inesperadas. A Nhi, uno de los dueños de la academia, le pareció maravilloso que yo andara tan frustrado; al parecer eso es bueno para mi proceso educativo. A mi, por el contrario, me parecería más sabroso caminar por la vida feliz y sin preocupaciones, que andar bloqueado por la cantidad de letreros rojos que el developer me muestra y del importantísimo [pry] que siempre me muestra que voy como bien, pero no del todo.

En fin, ya sé como hacer un blog, como hacer apps sencillas que cumplen con todos los requisitos para acceder a bases de datos, procesar información y transmitirla entre módulos.

La semana entera se fue en hacer diferentes aplicativos que en sí, solo representaban el mismo modelo. La idea es que de repetirlos tanto, en algún momento podremos entenderlos y manejarlos a nuestro antojo. Por ahora esto está lejos de mi control y conocimiento, pero cómo la próxima semana tendremos lecciones de debugging, es posible que mi felicidad aumente.

El viernes tuve mi primer app en grupo. Me tocó con Alex, quien tiene mi mismo nivel y con compañero que no sabe ni forro. Lo triste de caso fue que haciendo el primer modulo el viernes por la tarde, nos quedamos bloqueados desde el principio. Normalmente yo logro en una tarde conectar tres módulos. El viernes no pudimos ni con el primero. Por eso el sábado nos vimos de nuevo las caras y hoy domingo, logré terminar de hacer el tercero. Debíamos además hacer el styling con Materialize. Yo nunca lo había manejado, pero no toma mucho tiempo en hacer cosas básicas con él. Eso sí, se ve bastante rígido pues usamos los templates estándares que Materialize provee. Queda la sorpresa de ver con qué nos salenuestro compañero, el cual quedó encargado de hacer el estilo del primer modulo y al cual no quisimos llamar el sábado (ni el domingo) porque de seguro nos frenaba un proyecto que de por sí, ya andaba atrasado desde el principio. (No entregó nada)

 

Semana 4

Esta semana continuó con el mismísimo Rails. En esta ocasión, lo visto requería el mismo proyecto que tantos dolores de cabeza nos había dado.

En orden de aparición, vimos la [gem] de [devise] para hacer autenticaciones de usuarios; lo que en castellano para no programadores serían las casillas donde uno se registra en un aplicativo común y silvestre. Login, Logout.

De paso aprendimos a conectar en este registro facebook, gmail, github o lo que sea, es decir, preguntarle al usuario si quiere hacer el proceso de registro y poner su propia password o por el contrario acceder a nuestra app con su cuenta de gmail o facebook. La cosa suena sencilla pero no lo es tanto. Todo se complica cuando uno tiene que autenticar ese usuario en los demás módulos del aplicativo para que los datos solamente le pertenezcan a él y que en su vista solo aparezca lo que a él le interesa.

Después pasamos a otros tipos de módulos con atributos llamados [has_many_through] y [accepts_nested_attributes_for]. Atributos que son facilísimos de manejar cuando se sigue el ejemplo del profesor pero que, una vez el alumno es dejado a su libre albedrío, este comienza a patinar por todos los lados. En fin, todos los días se creaba uno o dos apps por la mañana y por la tarde se seguía mejorando el grupal que venía de la semana anterior.

Usamos otras [gem] como [populator] y [faker] para llenar bases de datos con datos ficticios (para poder ver como funciona la propia app llena de datos); otras como [annotate] para tener los datos del [schema] dentro de los modelos, y otras como [paperclip] para que el usuario pueda subir fotos a sus cosas. Todo esto se ve muy bacano pero, el infaltable pero, después cuando se sube todo a [heroku], este no guarda las imágenes, entonces hay que armar una cuenta en [cloudinary] y la vida del programador principiante se vuelve un bololoi.

Tuvimos como todas las semanas un Brain Teaser, en esta ocasión, hacer un miniprogramita en Ruby que reconociera cuando una palabra o frase era un “palindrome”, me tocó ir a wikipedia para ver que era eso… en fin, hacer un programita que reconociera si una palabra o frase se podía leer de igual manera por delante o por detrás, algo como: kayak. o más complicado aún, “Was it a car or a cat I saw?”; en estas había que hacer que ruby ignorara los espacios y signos de puntuación. Como es obvio, estaban prohibidos los [helpers] tipo [.reverse]. Lo logré hacer en media hora. Quedé muy contento, hasta ASCCI art le puse (un totoro y no me pregunten por qué).

Vimos también como cuadrar los [backgroud jobs], para enviar mails, newsletters y cosas así, programadas de antemano.

Y por último, vimos como subir apps a Heroku, donde cualquier celular o computador los puede ver e interactuar con él.

La semana no terminó en viernes, sino en sábado, como en la anterior. Tuvimos nuestra primera hackathon. Aunque no gané, quedé contentísimo con el resultado. Era una especie de menú de restaurante con registro incluido muy montadita en heroku. La parte del front end quedó mas bien feíta, pero la del back end me dejó muy contento porque aunque sencilla, fue hecha en tan solo ocho horas y funcionaba tal como debía.