Hong Kong III

Hong Kong III


Ya que me han preguntado — ¿Qué es un Dim Sung? —. Les repondo: Es, simplificando mucho la cosa, un raviolli chino. En su versión más generalizada, en vez de pasta se encontrará el contenido envuelto por una covertura de pasta de arroz. Adentro, tendrá casí siempre un camarón (o varios), todo cocinado al vapor dentro de una “vaporera” hecha de guadua. Ahora bien, vienen otros sin la cobertura de pasta… una carne de cerdo aglutinada en forma de bolita, con o sin camaron, no muy apta para personas con problemas de “texturas” dentro de su boca. A mí, una vez pasada la primera reacción al contacto, mi gustaron. En fin… hay diez mil sabores y un Dim Sung se puede resumir en: cualquier bola cocinada al vapor.
En estos restaurantes se encuentra la favorita de los chinos: la pata de gallina! Se les ve la cara de placer al comerlas, así uno se encuentre al frente simplemente imaginando cuanto vomitaría con una cosa de esas metida en la boca.
Al plato le acompaña te, que es gratis y que viene a una temperatura tal, que es usado como liquido desinfectante de vajilla por los chinos quisquillosos (lavan la tasa de te, con te!)

Saliéndonos del tema gastronomico para entrar al citadino, el día consistió en una salida por Soho (sí, al parecer todos los barios “bohemios” tienden a tener el mismo nombre!) Así pues, el segundo soho en una semana. Este bastante, diferente del gringo, tiene como eje central unas escaleras electricas que suben media montaña aunque para bajar hay que usar los pies. A lado y lado se enuentran negocitos, restaurantes y cositas así, aunque la parte más cachetudita se encuentra fuera del rango de acción de la escalera; más propiamente dicho por la Hollywood road, un templo para locales y el colegio de Dr (algo). Ahí se encuentran los hoteles boutique, restauranticos de todos los estilos y procedencias y bueno que más quieren… eso es lo que hace famosa la internacionalmente conocida escena gastronomica hongkonesa. Yo por mi cuenta me comi otro, sí otro, Dim Sung, esta vez un poco más caro de lo normal pero comparado con los precios de la zona, un ganga. 





Por la tarde me fui para Kowloon, ya en el contienente, para visitar el paseo de las estrellas (algo tipo hollywood pero versión china) con las manos del los actores chinos que usted ni yo, nunca habíamos oído mentar, con la rara excepcion de Jackie Chan, Jet Li y Bruce Lee… en teoría son unas resinas con las manos y los autografos de los famosos. Yo personalmente no creo que los chinos tengan las manos tan grandes, pero quien quita… deprondo con el secado se dilata la resina. En fin.. como Bruce Lee se murió antes de que a alguien se le ocurriera hacer un paseo de la fama, en su resina ponen una estrella. Eso sí, después de la estatua dorada del actor-karteca en Mostar, vuelvo a tener la foto con el hombre, esta vez en su ciudad natal yyen estatua de bronce. 

De este lugar pasé a Nathan road, llena de centros comerciales y tiendas, donde a uno le da dolor de estomago porque se qusiera comprar todo.. además baratisimo. Mi lente allá vale la mitad del precio que pague (y eso que el dolar esta a 3400 comparado con los 2000 cuando lo compre) y ademas con un poquito de converssacion ya me lo habian bajado un 25%… solo imaginense lo que me hubirera podido comprar si tuviera espacio en mi mochila!

El final del recorrido lo puse en el temple street que es un ventorrillo muy autoctono, con todas las cosas imaginables y las comidas mas “desagradables” y más desorden. Ahí si te agarran de la mano para obligarte a comprar.. sobre todo en el mercado de jade. Me aburrí y me fuí.

Anuncios

Hong Kong II

El paseo del día consistió en una visita a las playas de la isla y al mirador.

Lo primero del día debió, por fuerza, ser la recarga de la tarjeta oktopus, no me fuera pasar lo de anoche con el tram. Despues tuve que caminar hasta el centro y debajo de la estacion central (que es tan grande que hace ver a la central station de nueva york como un moco) encontré el bus que necesitaba. Vale la pena aclarar: Hong Kong no es una ciudad; es una maquina transportadora de gente en serie!! Nunca se encontrará una ciudad más densa y bien ddiseñada que ésta! Vuelvo al relato: Yo iba para Aberdeen pero el bus no! Terminé en Repulse Bay (un despiste) No quedó de otra que  bajarme (igual iba a ir a este lugar) y terminé en una playa medio vacia por obvios motivos… la temperatura esta en unos no muy tropicales 12º-14º. La playita me pareció bacana pero lo que hizo que todo valiera aun más la pena fue el santuario que asumo budista. Bacanisimo… mas que todo por los animalejos de los que no tengo ninguna foto con el celular pero…



¿Qué tienen en común la iglesia católica y buda? En el aparente slogan… Dejad que los niños se acerquen a mí… Gordo pederasta! (los otros también)

Repulse bay es una village (en teoria) consta de unas 10 edificaciones.

Eso sí, cada una de 40 pisos y habitada po pescadores que andan en rolls royce, ferraris, porches y en el carro del pueblo local, el tesla.



De ahí la ruta siguó para Stanley… un pueblito caza turistas que no me preció que valga la pena. Tiene un mercado (como todos los mercados para turistas) y al llegar al malecom se encuentran dos pizzerias, un pub irlandes y un american yo-no-se-que. Nada que se pueda equiparar a un dim sung. Bueno, como habia que engañar al estomago hasta encontrar comida de verdad, me compré un cono de te verde! sabía a pescado, lo boté enterito en la primera caneca que encontré (aquí hay una cada 20 metros)

En la esquina final habia un puerto nada especial (pero con mucha historia) y al lado un edificio victoriano viejo (nada especial tampoco) del que no me cabe duda ha sido set de filmación de diezmil peliculas y donde de seguro mas de un lord ingles, ahi sentadito en una de las terrazas, dio la orden de destruir tal o cual ciudad del imperio sin ningun remordimiento.



Otra vez en hong kong y consumido el obligatorio dim sung, decidí volver  la estacion central para cojer el bus al pico victoria. Llegue a la estacion y caminé derechito al furnicular… cuando estaba haciendo la fila me pregunté — porque diablos estoy haciendo esta fila si yo iba a hacer la vuelta en bus? 

Nadie me contesto… 

Furioso por mi propio despiste segui haciendo la fila. Se me daño el mal humor al ver que los turistas les cobraban 83 dolares por subir y en cambio a mi por tener mi maravillosa oktopus solo me costo 28! (eso es como 4 dolares gringos). La fila ni les digo… en fin, montado en el furnicular que unicamente es para turistas ssolo queda aceptar que el coso es bien empinado.

Arriba se ve kowloon y hong kong y sobretodo la niebla que los cubre  (aunque sin niebla les escribiria con este mismo tonito… no vale mucho la pena) El famoso Victoria Peak se compone de un centro comercial con una forma identica al museo de Niemeyer de Curitiba.



Les encimo una fotico tomada desde el bus

Hong Kong

Hola blog, te había dejado abandonado pero la verdad había poco que contar… el último día en New York la pasé encerrado en el hostal. Estaba haciendo tanto frío y el viento estaba tan fuerte que me dio pereza salir. A media noche tenía el vuelo para taiwan y más tarde, una vez llegado a Hong Kong pude constatar o que ya sabía de antemano: he perdido un día de mi vida! Pues sí; el lunes ha desaparecido en el eter y he logrado pasar de domingo a martes con la ayuda de 3 solpidems para soportar el vuelo tan largo y cansón, así pues, primera semana de la vida sin el detestado lunes y por fin en tierras asiaticas me encuentro.

Lo primero que he hecho una vez he encontrado el hostal ha sido ir por mi primer dim sung, la comida al vapor que tanto se ven en la peliculas! 



Hong Kong es bacanisimo, es algo la ciudad tiene algo parecido a Montreal. En el caso canadiense era una ciudad subterranea que conecta todo el centro sin necesidad de ver la luz del sol (aunque como ellos bien lo saben, en invierno nada de eso hay) en el caso de hong kong, la ciudad queda en un segundo piso. La idea es pasar el centro entero desde la estacion subterranea al segundo piso de los edificios sin tocar la acera. Cada edificio (grande) tiene la obligacion de hacer un puente que se conecte con los vecinos; así, se pasará por puente de todos los materiales, desde la baldosa corona (marca china) hasta elegantes mármoles con columnitas super decoradas o paneles de aluminio super sofistiquis con vidrios esmerilados y blablabla, ya se hacen la idea.



Los letreros rosados son los pasillos entre edificios

Otra cosa que tiene de bacano hong kong es su tarjeta oktopus… es a la vez tarjeta de credito, pase de bus, metro, ferri, tren, tranvía etc, se compra desde un capuccino hasta una galletica en un 7/11 que por acá pululan.

En un principio la tarjeta que compre no era una oktopus sino una especial round trip para ir y volver al aeropuerto con 72 horas de metro incluidos… por la noche me di cuenta que el tram no cuenta como metro… el conductor tuvo bastante paciencia conmigo mientras me explicaba que me iba a tocar pagar con moneditas y que ademas la caja no devolvia… me demoré tanto buscando las monedas para pagar que la paciencia del hombre se agotó y con el pago de la mitad del pasaje quedo saldada la deuda si yo me bajaba en el acto del aparato (que por cierto es muy bacano para atravezar hong kong por la noche, aunque tome una hora entera)

Bueno, por último me fui despues del dim sung hasta el centro caminando, unos 5 a 6 kilómetros, con mis relucientes tenis nuevos (los primeros tenis que compro en los ultimos 6 años) y resultan que no tienen la misma ergonomia que los anteriores, obvio, hacia mucho tiempo mis pies no sentian lo que es el olor a nuevo… en fin se me engarrotó el pie izquierdo y ahora cojeo en aceras chinas… eso sí, con tenis cucas!