Lisboa

PLANE_64-01Y se armó la de Troya, así dicen cuando algún problema irresoluble se degenera en una batalla campal, tal como lo de Troya; lanzas van, sangre viene, espadas blanden, órganos al aire salen, en fin, muertes creativas que tanto gustan a los antiguos griegos, los mismos del famosísimo rey de Ítaca, Odiseo, participante en el mierdero troyano, papá de todos lo mierderos futuros que a la memoria vienen y vendrán. Después del creativo método para ingresar a quienes masacraron a la población de la actual ruina turca, Odiseo, uno de los conspiradores, pasó como loco de isla en isla en el mar jónico, tratando de evadir cuanta emboscada, traición, tormenta, peligros y desdichas los graciosos dioses del olimpo le enviaron. Todo empezó cuando dejó ciego al hijo de Poseidón, de ahí en adelante bastantes años de desdichas y trabajo para llegar a su amada Ítaca y su ya bien ajada Penélope.

Nuestro protagonista siguió en el tercer tomo de algún homero imaginario con sus proezas. No es Ilíada, tampoco odisea, es simplemente Ulises y su viaje a las torres de hércules. No imaginarse nada raro por favor, no es al aburridísimo personaje de Joyce en alguno de sus interminables pensamientos. Una torre es Gibraltar y la otra los montes Atlas en marruecos y en la mitad, Ulises, no el de Joyce sino el de homero, Odiseo en uno, Ulises en otro. En fin, por el mar fue y ya una vez en el atlántico, sin mucho mas para hacer, siguió para el norte donde encontró una ensenada en la desembocadura de un río, encontrando el puerto mas ideal posible, allí una ciudad a nombre suyo fundó. Olissipo, algún derivado de Ulises y Odiseo juntos, dos nombres mezclados para un mismo fundador y una misma ciudad. Más tarde en tiempos romanos, Olissipona fue llamada, eso porque los romanos no hablaban griego sino latín y así era que la podían pronunciar. Entran los bárbaros suevos, después los ostrogodos, nada cambia; la ciudad de Ulises sigue siendo Olissipona, hasta que los árabes aquí llegan y se establecen. al-Ushbuna la llaman, cuando son expulsados, los portugueses, el reino gallego que se expande hacia el sur, la llama Lisboa, fonética en portugués de una pronunciación árabe de una palabra latina derivada de un nombre griego que en teoría debe señalar que esa, precisamente esa es la ciudad del famosísimo rey de Ítaca, Ulises Odiseo.

La otra teoría dice que simplemente viene de una palabra fenicia, Allis Ubbo… Olissipo, pero a mi me pareció mas entretenido contarles la de Odiseo. No me crean nada, miren mejor las fotos y métanse a los panorámicos.

Aviso_360-01

Lisboa-20150405_151801_webA Calçada do combro

Lisboa-20150405_152821_webUna paloma

Lisboa-20150405_180708_webCorredo en la praça do comercio

Lisboa-20150405_182325_webVista del miradouro Portas do sol

Lisboa-20150405_182343_webLa misma vista pero mas corridita a la izquierda

Lisboa-20150405_183258_webUna rua

Lisboa-20150405_184231_webEl Tajo desde el Castelo de São Jorge

Lisboa-20150406_132902_webFachada portuguesa

Lisboa-20150406_153958_webOlviado edificio en el parque Eduardo VII

Lisboa-20150407_124840_webMateritas y ceramicas

Lisboa-20150407_125444_webUn gobierno mas alemán que el alemán, crítica al conservadurismo económico imperante

Lisboa-20150407_133352_webDetalle del convento de los Jerónimos

Lisboa-20150407_133555_webLinda japonesita a las puertas del convento

Lisboa-20150407_134056_webEl famosísimo Camões, autor de la epica lusa, Os Luisadas

Lisboa-20150407_135558_webVasco da Gama, inspirador del equipo de futbol brasileño

Lisboa-20150407_140343_webConvento por dentro

Lisboa-20150407_140731_webColumnas

Lisboa-20150407_141310_webComedor del los monjes

Lisboa-20150407_144010_webGrillogárgola

Lisboa-20150407_152337_webFeo monumento en Belem

Lisboa-20150407_154908_webLa famosa torre de Belem, no el de Pará, sino el original, bueno, la copia portuguesa del palestino

Lisboa-20150407_174756_webA Ginjinha, copitas de xerés aportuguesado

Lisboa-20150407_175211_webRossio, la estación central

Lisboa-20150407_180532_webCalçada do carmo

Anuncios