Pamukkale

BUS_64-01Llegar a Pamukkale es todo un problema. Queda lejos de todo lo turístico. Posiblemente la forma más fácil para acceder a esta montaña es desde Izmir. Pero como quien narra esto, en la Kapadokya del triste Globito se encontraba, su ruta sería por el camino más lento e incómodo posible: bus nocturno. Quienes alguna vez hayan montado en uno sabrán lo poco que se duerme y lo mucho que se sufre, todo esto siempre sazonado por gélidas temperaturas, que por algún extraño fenómeno, solo en los buses nocturnos se pueden lograr.

Dos meses antes el director de la agencia turística mas importante de Pamukkale, después de leer el último y más novedoso libro de algún gringo que se hace llamar experto en marketing, decidió tal cual el libro lo describía en el capítulo cinco, que lo mejor sería arrebatarle los clientes a su inmediato competidor para así ampliar la base consumidora de su portafolio de servicios. Portafolio, que ya lo verán en los panorámicos y fotos, se compone de Hierápolis y Pamukkale, la necrópolis griega y la montaña de algodón.

La novedosa técnica para lograr ampliar sus clientes en detrimento de inmediato competidor, era simple y llanamente robándolos. No hablamos aquí de algún secuestro extorsivo con una obligatoria caminada por los sitios turísticos antes de la liberación, no. En este caso el robo era más bien una treta, en la cual, la principal agencia turística se hacía ante los clientes de inmediato competidor como si fuese este mismo, así, montados en la van de la empresa y alejados de la zona de encuentro, competidor extrañamente encontraba que sus clientes habían desaparecido. Obviamente en algún momento se habrá dado cuenta de esta rastrera treta, y desde ese mismo día se oficializó lo que en términos elegantes se llama guerra comercial.

Aunque el recuerdo es sobre lo horrible que fue montar en ese bus, dos veces habrá parado en restaurantes de carretera para que la clientela estirara. A las cinco de la mañana el bus hace una parada a las afueras de Pamukkale y todos las personas con pinta de turistas ahí se bajan, obviamente, motoneto y acompañantes van en ese combo que rápidamente son montados en dos vanes y al pueblo de Pamukkale llegan. Pasan unas listas y en ellas no están muchos de los presentes, no se preocupen, a las siete de la mañana contactaremos sus agencias. Mientras tanto se quedan en este restaurante que tenemos wifi para ustedes. Debemos dormir en unos sofás ubicados en el segundo piso del restaurante, tiritando de frío hasta que llegan las siete. Abajo, la cantidad de turistas sin agencia se reducen a tal número que solo quedan el motoneto y su familia, mmm no podemos contactar a su agencia, porque no van a este otro hotel y allí pueden descansar y tomar el desayuno mientras llega la hora del tour? Vamos, resulta ser un chiquero, la mujer nos quiere cobrar el baño y el desayuno. No queremos, pagamos mucho y eso está bastante regular, mejor daremos una vuelta al pueblo.

Caminando por el pueblo, ese trío abandonado es interrumpido por un hombre, es usted Luciano, de Suramérica? Si? Responde el interesado con duda, Llevo tres horas buscándolos, móntense en mi carro que los espera un cuarto de hotel para que duerman un poco y tomen un desayuno gratis. Es así como terminamos en un hotelito con piscina y todo comiendo un buen desayuno y durmiendo alguito antes de salir para nuestro destino.

La moraleja del asunto, que no está ni en ninguno de los capítulos del libro del genio de mercadeo gringo es que, la estrategia que utilices puede ser también utilizada en tu contra, es así como inmediato competidor trató de robarse a un colombiano y su familia a la agencia principal del pueblo.

En otras noticias, el portafolio de servicios únicamente está compuesto por la necrópolis de Hierápolis y por la montaña de algodón de Pamukkale, son en sí la misma montaña; en una parte unas ruinas griegas, y en la otra, unos termales con exceso de calcio donde los griegos platudos pasaban sus vacaciones. Llega uno ahí, después de una hora de caminada se pregunta, y todas las incomodidades para venir solo para ver esto? Mejor vamos abajo y comámonos un helado.

El sitio es bonito pero no vale la pena lo que se paga y sufre para llegar allí.

Aviso_360-01

 

Fotos necrópolis de Hierápolis

Fotos de las termas de Hierápolis o montaña de algodón

Kapadokia-20140603_120725

Kapadokia-20140603_120949

Kapadokia-20140603_121358

Kapadokia-20140603_122304

Kapadokia-20140603_120150

Anuncios

Kapadokya

PLANE_64-01BALLOONÉrase una vez, en un reino muy lejano donde no solían regir reyes pero si sultanes, aunque ya por la época tampoco los había, entonces presidentes mandaban, en fin, en esa tierra lejana de bandera roja con media luna y estrella adherida, estampada, cosida, vaya uno a saber, ahí en esa lejana zona que antes fue imperio romano, después fue imperio otra vez, Bizantino lo llamaban y después volvió a ser imperio con nombre nuevo y elite gobernante también, otomano de nombre, que fue reemplazado por república, de menor tamaño pero acogedora, allá, en ese reino, vivía un globito que se ganaba la vida llevando turistas para que vieran esa tierra lejana llamada Kapadokya, conocida también por su nombre italiano Capadoccia que sabrá Mandrake la razón por la cual es conocida por este nombre si turísticamente la descubrieron los franceses, Capadocie de nombre tendría que ser conocida. Dato informativo de utilidad nula ya que el relato no es sobre los nombres o historia de la Kapadokya y su nueva república que la contiene, sino mas bien de Globito, que allá arriba en los aires se gana ardua y modestamente el pan de su boca, pan por decirlo, pues su barriga de gas quemado es que se llena; propano o natural no es la cuestión que importa, lo que importa es que su barriga se llena cuando este gas está calientico, haciéndolo subir por los aires y desde allí poder hacer lo que sabe hacer, aguantar el aire lo que mas puede hasta que algún personaje vestido de Top Gun le abre su esfínter y con él, se desinfle su ego con la consecuente caída de personalidad; si de personalidad hablamos, es de su persona, que no pasa de ser un globo, y de caído, un descenso controlado para aterrizar y que los turistas en su interior puedan ir corriendo al hotel para poder publicar su fotofacebook en Facebook para así recibir los egoalimenticios likes y crear su imagen pública que no refleje su vida, sino la linda y feliz existencia virtual en la que solo hay globos, viajes y fiestas. Que rico sería para Globito poder ir a su casa y publicar una dichosa vida inexistente en Facebook para poder asombrar a los demás aero-vehículos de su lista de amigos, pero no, él no podría hacer eso porque no tiene cuenta en Facebook y mas importante aún, es un globo, así quisiera no tendría extremidades articuladas para escribir en un teclado alguna frase célebre de Buda, después de una rápida búsqueda en google, para después de tamaña expresión de espiritualidad, rematar su status con algún agradecimiento digno de los óscares con una obvia foto en la cual sonríe con la clienta mas bonita del día, finiquitando la proeza informativa con comentarios sobrecargados de LOLs. Sin embargo no. La vida de Globito es demasiado traumática como para poder fabricarse una vida virtual sin sentirse increíblemente hipócrita consigo mismo. Globito no sabe siquiera quien es su madre. Le han contado que fue una costurera que le pagaron por hacerlo. Nunca tuvo el coraje de preguntar abiertamente si era prostituta o interesada, pero el hecho de nunca saber el verdadero motivo por el cual su madre aceptó recibir dinero a cambio de crearlo y que nunca se le haya presentado personalmente, es una marca psicológica que le persigue persistentemente. Su solitaria juventud, en la que desde sus primeros años tuvo que padecer lo que las leyes modernas definen como trabajo infantil, en su caso nunca hubo, fiscal o funcionario de bienestar familiar que velara por sus derechos y su correcto desarrollo psico afectivo, fue la edad en que todos sus traumas, debilidades y temores se manifestaron en un único hecho, momento en él que pasó de ser un infante laboralmente abusado a ser un adulto; precoz, temeroso y traumatizado, pero adulto a fin de cuentas. Escuela, lo que se dice escuela, nunca tuvo, fue lo que en épocas pasadas era un válido procedimiento para adquirir conocimientos y recibir un cartón profesional, es decir, ser un aprendiz. Mirando a los globos del lado, Globito aprendía como comportarse. Idea bastante simple por cierto una vez se entendía la física del vuelo, código de comportamiento laboral que solo exigía relajarse y dejarse llevar una vez el aire calientico entraba a su interior, eso era todo, y eso hizo Globito hasta ese trágico y traumático día. Empezó como todos los días de su corta vida; tempranito, a las cuatro de la mañana, los turistas tiritando de frío se montaban en la Cestica que él siempre jalaba hacia arriba para que ellos pudieran tomar su fotos. Esta vez su clientela no iba a poder hacer esa fotofacebook obligatoria porque Facebook no poseían; lo que si tenían era una cantidad de años incontable que aparte de arrugas, evidenciaba que un computador no eran capaces de prender. Ésta geronto-clientela, llena de abrigos, había llegado un poco mas tarde de lo habitual, pues al estar lloviznando, tenía que conseguirse un poncho en algún lado para no adquirir la pulmonía que las acercase inexorablemente a la presentación cara a cara con la notaria del subsuelo, es decir, con la parca. El problema fue solucionado por un chofer que previsor como el que más, tenía unos ponchos de plástico que le caía como anillo al dedo a su enfermiza clientela. Turistas en cesta, gas caliente en el interior y Globito a los cielos subió.

Esos cielos grises por la hora y nubes llorosas que lo cubrían, fueron testigos de lo que después ocurrió. A yo-no-se-cuantos pies de altura Cestica decidió, que después de su última decepción amorosa, su vida ya no tenía sentido, pero, al ser un simple objeto y ante la necesidad de contar con alma para poder ir a reino de los cielos, aunque absurdamente allí se encontrara, la ceguera depresiva le exigía tenerla para poder entrar al reino o en su defecto que por lo menos la gente la recordara. Decidió dejar el cielo aéreo de la realidad real para entrar al celeste reino muy lejano, gobernado por un rey muy irreal y en el transcurso de esa metamorfosis, llevarse a la geronto-clientela con ella para el reino de los suelos, para que mucha gente la recordara, reino, donde la mentada transición se hará. Nunca a Globito se le olvidará esa imagen de ver a Cestica ser absorbida por la gravedad y la gravedad de su decisión hacia la cota cero, desde donde se miden los pies de altura donde se encuentra en ese momento. Clientela a ojos de Globito, bastante ligeras cuando el vuelo comenzó, como rocas se dirigen hacia un destino gelatinoso, donde sus osteoporóticos huesos definitivamente los preceptos religiosos seguirán, pues en polvo se convertirán. Lo que no es tan agradable, y los grandes traumas de Globito lo confirman, es la foto final que en las retinas quedaron grabadas, pues una vez huesos pulverizados están. Carnes, esas no tan fácilmente divisibles, se desparraman aquí y allá haciendo la recolección con espátula, una imagen imborrable para la memoria de un globo que lentamente desciende a una digna obra en tonos magenta de algún pintor raro tipo Picasso, si no fuese porque allí mismo iba a aterrizar, justo entre los restos de la suicida Cestica y sus colaterales víctimas ahora pulverizadas y desmechadas, distribuidas por el sentido artístico que la vida a la gravedad dotó.

No es culpa de la llovizna, pero a Globito esa eventualidad meteorológica le causa malos recuerdos, es por eso que en las no muy cálidas cinco de la mañana un turista colombiano en globo no montó.

Kapadokia-20140602_042813Lugar y tierno horario donde el motoneto perdió sus esperanzas de montar en globo

Aviso_360-01

 

  Kapadokia-20140602_144832Camello con el desierto atrás

Kapadokia-20140602_144403Hoteles y casas dentro de los montículos

Kapadokia-20140602_144035El palacio

Kapadokia-20140602_104347Formación donde vivía un ermitaño importantísimo del catolicismo que adivinen a quien se le olvidó el nombre

Kapadokia-20140602_103437Formación muy masculina

Kapadokia-20140602_100801Casas de gente acomodada de la zona

Kapadokia-20140602_100149Cuarto por dentro

Kapadokia-20140602_095632Pipises mirando el cielo con un olivar de fondo

Kapadokia-20140602_094804Un pueblito en el valle de Göreme

Kapadokia-20140602_094628El valle de Göreme

  Kapadokia-20140601_155158Toda le buena suerte reunida

Kapadokia-20140601_154901El Palacio con su ciudad debajo

Kapadokia-20140601_145739Habitación subterranea de los primeros cristianos

Kapadokia-20140601_112914Mezquita de fondo para casas abandonadas

Kapadokia-20140601_112654Cementerio musulmán

Kapadokia-20140601_105710Torre

Kapadokia-20140601_104926Parte sur del parque

Kapadokia-20140601_104857Palomeras en las montañas

Kapadokia-20140601_100931zoom a las palomeras

Kapadokya-20140601_165108_01Motoneto rodeado de buena suerte

Kapadokia-20140602_162432Primeras iglesias

Kapadokia-20140602_161651Con decoración que parece ortodoxa, mas en esa época no existía iglesia romana ni ortodoxa, simplemente cristiana

Istambul

PLANE_64-01Esta no es una de las mañanas que clasifica dentro del orden de las ordinarias. No es del caso que se excluya completamente la cotidianidad, pues al igual que todas las mañanas laborables temprano se ha despertado. Su señora, al igual que todos los días desde el fatídico día de bodas, le ha hecho su desayuno y con el siempre mal humor que lo ha caracterizado desde sus días de juventud, no lo agradeció. Hasta el son de hoy sus amigos, que amigos no son, sino conocidos cercanos, siempre se han preguntado a que se debe tan persistente amargura de carácter, pasando apuestas y teorías que van desde la violación en su infancia por algún familiar cercano, haber sido fecundado en una placenta rancia, a lo que conocidos cercanos con conocimiento médico a pesar de la falta de evidencia científica por este lado se inclinan, y llegando las teorías hasta el extremo de él ser el resultado de un espermatozoide con cromosomas con PH cercanos a 3 que para llegar a alcalino bastante bicarbonato de sodio le falta, en resumen, es un ácido, un amargo y a sinónimos menos corteses, un hijo de su madre de vida disoluta. Disoluta su madre, pues él de laxo no tiene ni un gramo; con la sequedad y tosquedad de siempre le insinúa a su abnegada esposa, que por fin va a respirar alejándose de su presencia y que, aunque se haya comido el desayuno, no ha sido por su sabor, sino por el hambre ya que la comida de ayer por la noche estuvo horrible. En su cuartel Mesut, así se llama, toma sus herramientas de trabajo y hasta aquí llega lo ordinario, es buscado por su jefe quien le pide que además lleve chaleco antibalas, casco y máscara de gas.

Tarkan por el contrario se despierta muy feliz; sabe por informaciones de prensa que hoy va a ver acción y ella depende de lo que él y sus compañeros puedan hacer. Debe ir al trabajo con pinta juvenil, no le sienta bien pero, al ser consiente que siempre que tiene esa ropa de desadaptado puede ver sangre y terror en las caras, se viste con alegría y satisfacción. Su esposa por el contrario no está tan contenta; ha leído la prensa y sabe que este día habrá acción. No te podés enfermar hoy, le pregunta, no en paisa como lo leen ustedes sino en turco como quien narra esto no sabe escribir. Como se te ocurre que voy a faltar a mi deber patrio, responde él en el mismo idioma, El país me necesita. No ves que hoy va haber acción y correrá sangre, no vayas a trabajar hoy por favor, implora ella. Una sonrisa aflora en sus labios, un si señora, hoy correrá sangre saldrá de ellos todo esto sazonado de una media vuelta seguido de portazo y sonido de carro alejándose.

Hoy Yusuf se ha despertado indignado. No es que haya leído la prensa, todas las mañanas se despierta indignado y así logra permanecer el resto del día. Hoy no es un día ordinario, es el día! Otra vez a la plaza Taksim. Ya tiene listo con sus compañeros todas las camisetas que se venderán en Kemeralti para después todos uniformaditos con las canciones que ya se aprendieron ir a la plaza a protestar. No toma desayuno, sabe que los gases lacrimógenos pueden dar ganas de vomitar así que es mejor tener el estómago vacío, en su mochila mete, antes de salir de su casa, unas sodas para lavarse la cara una vez los gases empiecen a picar.

Colombiano es y el pasaporte lo comprueba, para todos lados mira tal como todos los turistas hacen, como no lo van a hacer si todo es nuevo, bueno, nuevo no, Istambul viene desde épocas romanas, y capital de imperio fue cuando su nombre Constantinopla era. Bizantino el imperio, nombre prestado del nombre antiguo de la ciudad, Bizancio. Bastante tiempo duró hasta que los otomanos llegaron e Istambul se llamó; cómo pueden ver la ciudad vieja es, pero nueva también, para los ojos que la ven por primera vez. Esos ojos caminan por toda la Kemeralti, ellos no, los pies que los portan mientras ellos se mueven de lado a lada hasta encontrarse con Yusuf. Él en su kiosco improvisado, disimulando su indignación, ofrece al turista las camisetas alegóricas a… viene en turco, esos ojos portados por pies no saben entenderlo, por eso después de las correspondientes sonrisas sigue un no thank you y por el camino que vino se ve perder. Camino completamente rodeado de policías, todos con dotación de Robocop, pero como todavía es temprano pasan su tiempo mostrando lo imponentes que son y en el entretanto descansan, por que más tarde habrá acción.

Resguardado en un callejón oscuro pies que portan ojos se encuentran con Tarkan, su pinta juvenil dentro de esos músculos no hacen ninguna combinación que pueda llamarse como armoniosa, además el motilado de policía no sienta en lo absoluto bien. Pues bien, él y sus amigos están verdaderamente contentos; alegría que se ve interrumpida por un turista que los mira detenidamente con cara de mmmm, ya se que es lo que va a pasar aquí, hoy ustedes serán felices y el mundo se irá a la mierda; mensaje que no sabemos si caló en Tarkan pero él, con una mirada de desconfianza absoluta, logra espantarlo para que se vaya de allá.

Turista sigue caminando, pero llega a un punto en que no puede pasar, está lleno de policías que cortan el paso, nada que hacer, foto por aquí foto por allá, vea tómeme una que salgan los policías atrás, repitámosla, hagamos otra por allí que hay mas tombos, en fin, cuando ya no sabe que mas hacer, es en ese preciso momento en que el día de Mesut pasa de oscuro a negro. Un miserable turista le pide su máscara de gas para tomarse una foto, quien se cree para interrumpir a él, un camarógrafo de prensa reconocido en su meditación antes de la acción, peor aún ante la negativa insiste! Obviamente la indignación de Mesut espanta a ese idiota entrometido, pero al mirar a su alrededor ve que hay todavía mas turistas perdidos en medio de una calle donde una protesta de considerables dimensiones pasará de un momento a otro.

Por una callejuela logra pasar el cerco policial y con su cámara se prepara para la batalla que vendrá; Yusuf le pasa por el lado con sus pancarticas recién pintadas. Un poco mas tarde Tarkan con pinta de Yusuf pasa con un par de piedras que como se imaginarán tirará a sus compañeros de profesión, sino, como van a tener la oportunidad de quebrarle a porrazos la cabeza a Yusuf? Era de imaginar que no hay mas dicha que ser un policía encubierto con la misión de permitirle a sus compañeros tener el placer de quebrar huesos, no es de eso que se trata la solidaridad y compañerismo? Mesut eso no lo filmará pues es llamado de urgencia para la mezquita de Sultanahmet en el centro, pues en Taksim bastantes camarógrafos hay, pero en el centro están los islamistas protestando contra Israel y en favor de Gaza, tiene que ir para allá. Lamentablemente como él lo suponía, tranvía no hay, ni modo tomar el carro de la empresa, todas las vías están cerradas. Tendrá que caminar, correr dice el jefe por el radioteléfono, mierda responde él para sus adentros.

Cuentan los testigos que entre protesta y protesta se vio a un camarógrafo corriendo como un loco por todo Istambul, la declaración de loco es sustentada en la reacción histérica sufrida al frente de Sultanahmet, al parecer pocos protestantes quedaban y para colmos algo en su cámara no funcionaba correctamente. Después no funciono correcta ni incorrectamente, la cámara dejo este mundo adhiriéndose a este, obviamente con el impulso que Mesut enérgicamente le impregnó, también decoró el fondo de la escena con insultos de toda variedad, dándole nuevas posibilidades al ya muy versátil idioma turco. Unos testigos llaman el show presenciado como una pataleta de un camarógrafo por unas baterías gastadas, lo que nadie sabe es que la verdadera causa de la desgracia de Mesut tiene nombre… Karma! Para que no le presta su máscara de gas al turista que se quería tomar la foto.

Aviso_360-01

Istambul-20140531_141532Kemeralti, ya se empiezan a ver los primeros policías

Istambul-20140531_154905_01Turista posando con lo que serán en unas horas, unos alegres policías

Istambul-20140531_175022Protesta a favor de Gaza y en contra de Israel

Istambul-20140527_090409Calles del barrio de Sultanahmet

Istambul-20140528_092239El bósforo

Istambul-20140527_163239Bazar en Sultanahmet

Istambul-20140527_163024Mezquita de sultanahmet, más conocida como la famosa mezquita azul.

Istambul-20140527_162833Mosaicos

Istambul-20140527_091438Divan Yolu

Istambul-20140527_090917Aya Sofya

Istambul-20140528_104310Palacio de Topkapi

Istambul-20140528_141357Construcción tradicional turca

Istambul-20140528_142007Mezquita Azul

Istambul-20140528_142042Mezquita Azul

Istambul-20140528_142402Mezquita Azul

Istambul-20140528_143314Mezquita Azul

Istambul-20140528_143921Pose resandera

Istambul-20140528_152320Aya Sofya

Istambul-20140528_153711Andamios en la Aya Sofya

Istambul-20140528_154824Aya Sofya

Istambul-20140528_162410Cisterna

Istambul-20140528_163307La medusa

Istambul-20140528_195233Sultanahmet de noche

Istambul-20140529_105703Gran Bazar

Istambul-20140530_105953La torre galata y el puente con los vendedores mas desesperantes del mundo

Istambul-20140530_111828Dolmabace

Istambul-20140530_112226Mezquita medio victoriana, Ortaköy Büyük Mecidiye Camii

Istambul-20140530_114641Fortaleza Rumeli

Istambul-20140530_120201Entrada de Küçüksu Kasri

Istambul-20140530_130919El faro divisor de Europa y Asia

Istambul-20140530_144334Mezquita de Ali Paça

Istambul-20140530_150942Bazar de las especias

Istambul-20140531_120902Aya Sofya, Sultanahmet y el bósforo detrás

Istambul-20140531_120908Palacio de Topkapi

Istambul-20140531_124437La torre Galata

Istambul-20140531_125444Barrio Beyoglu

Istambul-20140531_130032Calles de Beyoglu y bandera del Fenerbaçe

Istambul-20140531_131800Kebab en turquía!!!