Zion

El lugar consistía en un cañoncito súper estrecho entre dos rocas verticales altísimas. Al lado, dos o tres metros más abajo, un riachuelo congelado no se movía ni un milímetro. El camino tenía nieve por montones pues por la mañana había caído una nevada fuertísima. Adelante se veía la luz de sol; atrás no, puesto que las rocas altísimas no le permitían el paso. Arriba, el cielo era gris y pocón del él se veía, porque la nieve aún caía. Y por último, parados en el final del cañón, nos encontrábamos nosotros haciendo cara de bobos. No es que lo quisiéramos, no sabíamos que otra cara hacer.

Gotica de agua, aburrida, vencida por la gravedad, caía. No lo quería hacer, se agarraba con todas sus fuerzas a la roca por la que se deslizaba, pero, ya se lo imaginarán, Gotica brazos no tenía y, para colmos, su estado líquido no colaboraba con el show, así pues, a su destino, el suelo, caía si consideración. A Gotica le seguía Gotica, quien también, a los pocos segundos de infructuosa lucha, perecía de igual forma. Después de ver caer a Gotica, otra gotica ocupaba su lugar, y así, sucesivamente, una a una, todo el hielo de alguna nevada anterior, en estado líquido iba su vida terminar y en suelo, metros abajo, yacer. Pero no. El clima cambió, hizo frío suficiente para que en un momento la gotica, que debía en el suelo terminar, pudiera agarrarse de algo y solo parte de ella al abismo dejar caer. Es que se medio congelaba. Gotica, la siguiente, más o menos hizo lo mismo, y así de a pocos, todas las goticas que morir debían, de una forma u otra, agarradas unas de otras, una hermosa acualactita de hielo formaron. No es que sea una verdadera acualactita, esa palabra es inventada, lo digo porque el nombre de esos conos invertidos de hielo que se forman cuando la nieve se descongela (pero se queda congelada en el camino) y que se parecen a una estalactita, me es desconocido.

Pasó que un día, ese, el mismo que en ese entonces llamábamos hoy; es decir, el día que nos compete, una ráfaga de viento, a las goticas congeladas que tanto habían contrariado a los dioses acuáticos por cuenta de su terca voluntad para desconocer la realidad y a la vez destino — que al suelo debían caer —, decidió el viento pues, que insurrecciones de ese tipo no eran permitidas y, con un soplido fuerte, muy fuerte, desestabilizó la base de la acualactita y a los brazos de la gravedad envió.

El nevado piso debía ser su destino, pero no; la acualactita, en vez de encontrarse rodeada de blanca nieve como se suponía, lo hacía por algo rojo que teñía su hasta ahora bien lograda transparencia. Me imagino que a los acuadioses la indignación los habrá envuelto, pues el destino de acualactita debía ser el suelo o la nieve, nada más que eso. Es por eso que nosotros hacemos cara de bobos. Es la cara que inevitablemente se hace cuando un pedazo filudo de hielo contrario a su destino, en la cabeza de un pasante termina su recorrido.

El hombre no se retuerce de dolor como uno se imaginaría. Se encuentra privado, tirado en la nieve, con un gigantesco hueco en la cabeza, el cráneo partido, su ojo hinchado vaya uno a saber por qué si el golpe fue en otro lado y, para rematar la función, sangre es emanada por su nariz. Su esposa lo abraza y tampoco se mueve y, nosotros hacemos cara de bobos. Que más hacer si transformándolas por unas más interesantes no van a mágicamente tapar lo que ha sido destapado con tanta torpeza por parte de acualactita.

— ¿Señora, le podemos ayudar en algo? —, pregunto torpemente.

— ¿Y cómo en qué? —, responde entre seca, agresiva y asustada.

Caras de bobo adornan el ambiente. — No, pues, solo para preguntar. Es que nos sentimos incómodos ver a su marido tirado en el suelo con ese hueco en la cabeza, ese chorro de sangre y esa cara de agonizante y nosotros aquí, viéndola a usted abrazarlo como para despedida trágica que no queremos presenciar, y créame, es que no sabemos que decir. Vea, sería increíblemente maleducado pasar por su lado, saludarla con un buenas las tenga y seguir a nuestro destino que para serle sincero, es allí no más. Tampoco es que podamos dar media vuelta y sentirnos muy bien con nosotros mismos por dejarla a usted aquí, en medio de un cañón helado con su marido en brazos. Solo se nos ocurre quedarnos aquí, paraditos, viéndola a usted mantener con heroísmo el carácter fuerte mientras intenta mantener consciente a su marido que solo quiere estar insconsciente, y, para que nuestra presencia no sea demasiado rara, o por lo menos para no parecer un público que solo quiere saciar su morbo con las penas ajenas, es que cortamos este silencio tan incómodo con una pregunta boba, remarcándola además con nuestras caras. ¿No quiere que le ayudemos? Mire que por allá siguen cayendo pedazos de nieve y hielo y quien quita, va usted ser tan demalas que le cae una piedra en la cabeza para formar una buena simetría matrimonial pero, este es un gran pero, nos dejaría a nosotros encartados con dos moribundos, bien lejos de la civilización, con este frío tan berraco que hace, es que estamos a menos diez, pero bueno me desvió con mis desvaríos señora, lo que digo es que sería regio que me dejara ayudarle, si no quiere que la ayudemos porque sabe que eso no va a volver a tapar la cabeza de su marido, eso lo entendemos, pero las buenas costumbres dicen que hay que colaborar con las personas que lo necesitan. Véanos, estas caras de bobo ya nos duelen, es por caridad que usted se debe dejarse ayudar, piénselo de esta forma, como una buena acción para evitar que dos desconocidos pierdan su autoestima y se sientan inútiles.

Señora, con todo respeto, este silencio que nos rodea es insoportable, hasta le ofrecería un tintico para el frío si tuviera uno. Ve, hablando de frío, ofrecer y tener, venga le doy mi suéter; su marido debe estar helado ahí tirado. ¡Ah! También tome mi bufanda, amárresela en la cabeza y tápele el boquete. ¡Sí vio que sí se puede! Usted se deja ayudar y nosotros no nos sentimos tan mal. Bueno, no es mi intensión decir eso; es obvio que abrazar al conyugue en ese estado, medido en un penómetro, debe encontrarse bastantes unidades más arriba que un par que simplemente se encuentran apenados porque no pueden ayudar y mucho menos romper un silencio incómodo con cháchara trivial. En fin, ya que rompimos el hielo, si me perdona la inadecuada expresión, vamos a mover a su marido debajo de esta piedra donde nos estamos protegiendo nosotros porque mire, está a un pelo de recibir una acualactita en la cabeza y así no podrá ayudar a quien se encuentra en sus brazos. Muy bien, así es que es, ponga este suéter aquí, la bufanda allá. ¡Mire ahí! ¡Vienen mas personas! Si vio, la gente es súper querida cuando le garantizan ver a otro sufrir, hasta pagan boleta, bueno, digo en sentido figurado, aquí donde nos encontramos se paga con suéteres. Coja esos dos que le ofrece el señor y póngalos debajo de él. Muy bien, ya va estar más calientico y cómodo.

¡Señora! ¡Dígale a su esposo que no diga eso! Eso, así es, estas no son horas de despedidas. Sí, sí, sígale diciendo que va estar bien, ninguno de los presentes se lo cree pero nada que hacer, ¡manténgalo despierto! Eso, muy bien, solo dígale que no se despida, usted está que se derrumba y aquí los presentes no saben dónde esconderse, solo queríamos caminar por un parque, en ningún momento se nos pasó por la cabeza asistir a dramas y tragedias. Ver a Bambi sí, no presenciar la muerte de su madre, bueno, usted me entiende. Vení, ¿quien es ese niño con cara de traumatizado? ¿Es suyo? ¡Oigan público, alguien que le converse al niño que tal como se le ve la cara parece que no va a dormir en los próximos 10 años! ¡Señor! ¡Deje de despedirse! ¡Mírele la cara a su hijo! ¡Está traumatizado!

¡Que es todo este gentío que nos rodea! ¡Ya casi no podemos ni movernos en este senderito! Bueno, qué pena señora, cómo ya la vemos lo más de bien acompañada y llevamos un buen rato aguantando frío, no siendo más, nos despedimos, pero no se preocupe, no gritaremos despedidas ni saludes, simplemente nos deslizaremos entre el público que goza con su pose y drama y detracito, sin que nadie se dé cuenta, desapareceremos.

Aviso_360-01

No pudimos gritarle a la señora cuando veinte minutos más tarde vimos a una paramédica, mucho menos cuando a otros veinte minutos nos topamos con un Rambo con hacha y gritando órdenes sin necesidad, tampoco pudimos avisarle que de hecho mucho más adelante venía una camilla con una ruedita y cuatro tipos más. En fin, después de cinco horas lo más seguro es que el hombre por fin vio un hospital… en el que imagino todavía sigue

zion_20161225_192632

Bonito paisaje nevado

zion_20161225_192650

Puente bastante resbaloso

zion_20161225_192810

Río que aún no se ha congelado

zion_20161225_200015

Árboles que sí

zion_20161225_200433

Cascada que no

zion_20161225_200521

Caminito

zion_20161225_211322

Bello panorama de zion

zion_20161225_211403

Uno de tantos caminitos

zion_20161225_212020

Otro más

zion_20161225_212233

El valle de zion

zion_20161225_212250

Camino

zion_20161225_212257

Más de la vista

zion_20161225_222356

Llegando arriba

zion_20161225_222414

Nieve que nunca paró

zion_20161225_222934

El camino donde el hombre resultó herido

zion_20161225_223138

Un poquito más adelante

zion_20161225_234534

Bambis

zion_20161225_235548

Última postal de zion

Anuncios

Semana 9, 10 y 11

Condenso las tres últimas semanas del bootcamp pues de clases pocón, pocón… debimos, más que todo, trabajar en el capstone project (nuestro app final).

En la novena semana vimos como crear una API local, a esta se le hicieron los controllers con todas la CRUD actions armadas [Create, Retrieve-Get Update, Delete] y listo.

En la semana diez, hicimos test sobre React con Jest, básicamente test para saber que la aplicación fue bien hecha, cosa bastante difícil, por decir lo menos.

Y así fue que llegó a término el ciclo de aprendizaje del Bootcamp. Todo fue realizado de este modo porque a mediados de la semana 9 se nos atravesó el 24 de diciembre con sus vacaciones anexas hasta el dos de enero. Vale anotar que el trabajo en el capstone project fue arduo. En nuestro caso, el app que pretendemos hacer era un intermedio entre facebook, donde el usuario, generalmente un New Dev, puede llenar su perfil con, en vez de perritos, gatos, accidentes y peroratas políticas y confusianas, repito, puede llenar su perfil con los lenguajes de programación que conoce, su experiencia, foto, pequeños códigos de muestra y links a sus propios trabajos además del indispensable GitHub y por estas tierras (LinkedIn). Por otro lado el app permite a compañías hacer ofertas de trabajo basadas en los lenguajes de programación que necesitan y así, un NewDev necesitado y una compañía con puestos de trabajo vacantes pueden encontrarse a través de un filtro que muestra a los desarrolladores las ofertas de las compañías y los perfiles de los desarrolladores a las compañías.

El app debía ser construido en RubyOnRails como BackEnd y ojalá en ReactJS-Redux para el FrontEnd. La conexión entre ambas debía hacerse a través de AJAX calls y jBuilder, en fin, aplicar todo lo visto durante el curso en una sola app!

Cómo yo me iba de vacaciones a pasear por los parques de Utah, decidí comenzar con toda porque, a diferencia de mis compañeros, en mis caso el computador quedaría en el olvido durante ese tiempo. Armado el backend y la estructura principal del front end en React, me fui a pasear y, retornado en el Bootcamp diez días después, el trabajo se centró en hacer que las ofertas, perfiles y filtros se conectaran. Dio muchísimo más trabajo del esperado pero al final puedo decir que quedó lista (con un montón de issues) pero funcionó.

Mañana hacemos la presentación del trabajo a una comunidad de desarrolladores, más los familiares de mis compañeros de clase (casi todos son locales) y después tendremos que explicarle a uno por uno como fue desarrollada la cosa. En el intermedio de todo esto aprendí a meter en react los botones hechos en formato .svg, algo que me dejó contentísimo y además me tocó, a la brava, aprender Final Cut para la composición de videos. Eso también me alegró la vida… resultó facilísimo!

screen-shot-2017-01-11-at-10-43-05

La vista de un perfil desde la perspectiva de una compañía

screen-shot-2017-01-11-at-10-09-48

El perfil del desarrollador tiene muchas más opciones para llenar su página.

screen-shot-2017-01-11-at-10-32-17

Filtros de lenguajes.

screen-shot-2017-01-11-at-10-33-21

Ofertas de trabajo.