Cómo es un bootcamp por dentro

La palabra bootcamp viene de campamento militar, o más bien, centro de entrenamiento intensivo. Acá me encuentro y he sobrevivido la primera semana; pero primero quiero contarles como es un día común y silvestre en el centro.

Una día normal funciona de esta manera:

De 9:30 a 12:30 el profesor, Jake o Dave, enseñan los conceptos del día. Entre estas cuatro horas hay dos o tres descansos de 10 minutos.

Al lado de nuestro salón tenemos un lounge con café, gaseosas, cereal, frutas, confites, en fin, de todo, y grátis, y se puede tomar cuanto se quiera… por el momento soy el encargado de hacer el café y estoy tomándome unos dos litros diarios.

De 12:30 a 1:30 es el almuerzo, que se pasa en el mismo lounge, pues tiene nevera (donde dejamos la comida congelada para el microondas ­– ¡Mmm! ¡Super natural y saludable!), al lado un microondas para calentar el almuerzo y unos sofás con unas mesitas para comer.

1:30. Después de comer se nos presenta un reto para el día, normalmente es un ejercicio que parece simple pero al final nunca lo és.

Durante este tiempo cada cual está concentrado en lo suyo. Cuando las cosas no marchan bien, le pregunta uno al del lado o, sin más, se le roba el código para ver si funciona combinándolo con el propio y, si todo falla, se debe hacer una visita al cuatro de atrás donde se encuentran los T.A. (Teacher Assistant) para ver como se puede solucionar la cosa y, si todo sigue fallando, queda como último recurso Dave o Jake que en literlmente 30 segundos resolverán el problema y pimpearán el programa.

A las 5:30 es el fin oficial del día. Uno se va a la casa y…

De 7:00 a 12:00 o 1:00am se sigue pegado del computador tratándo de mejorar el programa del día.

El sol se ve cuando se camina al instituto y se vuelve. Son en total cuarenta minutos de fotosíntesis que hay que aprovechar porque, apenas se venga el invierno, buena faltá nos hará; ya que luz, aparte de la artificial, no veremos más.

Anuncios

Salt Lake City

Vuelve la bitácora a viajar. Al parecer la lógica imperante en lo que respecta a las rutas a escoger esta vez no se cumplió. Por cuestiones económicas, el viaje a Salt Lake city fue hecho en tres tandas, las cuales requirieron tres vuelos retrasados, un montón de paciencia y otra tanto de estrés. El vuelo original salía de Medellín rumbo a Fort Lauderdale a las cálidas doce de la noche pero, por cuenta de vaya uno a saber qué, terminó despegando a las también cálidas dos de la mañana. Allá, debí pasar por los 5000 escáneres de seguridad para esperar en una sala común y silvestre el vuelo hacia New York. Salí en otro vuelo retrasado hacia la famosa metrópoli pero en mi cabeza consideraba que todavía tenía tiempo para dar una visitica a la ciudad mientras hacía tiempo para el vuelo a Salt Lake. Pues resulta que alguien se suicidó/se dañó el tren que volvía a Jamaica, la estación del aeropuerto. ¡Quien dijo estrés! Después de mil cambios de lineas de metro logré llegar a tiempo para tomar el último vuelo. La ruta entera se llevó, desde José María Córdoba hasta Salt Lake City, 25 horas; de las cuales las últimas 4 comencé a delirar (se me fue la mano con el solpidem). Tanto, que en algún momento le confirmé segurísimo a mi vecina que ya habíamos pasado con el avión sobre el destino y que íbamos a dar una vuelta para aterrizar; al parecer mi mente ya había decidido como era la ciudad que no conocía y en mi estado de medio zombie se apareció ante mis ojos hasta en sus más mínimos detalles; cuando lo más seguro era que se trataba de algún pueblito gringo. La vuelta duró dos horas más y a donde aterrizamos no tenía nada que ver con lo que yo tanto juraba era mi destino.

En Salt Lake no hay mucho para ver. Esta ciudad es una urbe que podrá ser calificada como típica de su país. Su mayor atractivo es el vaticano de los mormones, acá llamados LDS, no confundir con la droga, es Last Day Saints, los santos del ultimo día, y su grácia consiste en que su doctrina está basada en un tercer testamento del cristianismo que en vez de aparecer por las palestinas como todos los testamentos cristianos, este apareció, así, como de milagro, en Nueva York. El testamento cuenta la historia en un tal Nephi, de época bíblica, quien junto con sus 4 hermanos descubre la verdad. Ellos son israelitas pero obvio, para ser una épica profética, deben ser expulsados de Jerusalem, y así, tal cual, sucede. En el camino a un mejor sitio donde asentarse, de los cuatro hermanos solo Nephi continua viviendo bajo las directrices de la verdad revelada; en cambio, sus hermanos no. Por lo tanto el y sus descendientes son los elegidos, los Nephitas, de piel blanca y los otros, los más oscuritos, son los excluidos, los deselegidos (Lamanitas). En fin, de tanto viajar Nephi y su grupo terminan en suramerica, más exactamente centro america donde los elegidos conviven con indigenas Lamanitas, quienes no tienen nada que ver con los mayas sino que son descendientes de los judíos, y habitan en una ciudad con arquitectura griega – me atiendo a lo que vi representado en centro de convenciones – la cual al final fue destruida por un terremoto que había sido profetizado por Nephi.

christ-americas

En algún momento de la historia los deselegidos Lamanitas tienen una guerra con los elegidos y pierden. Como los Nephitas son tan buenos (righteous), se abstienen de masacrarlos. Después, por cualquier otro motivo, tienen una segunda guerra pero en ésta los originales Lamanitas que no habían sido masacrados se niegan a pelear y sus respectivos hijos pelean por la causa de los elegidos… en cuatro años de guerra no muere ninguno de ellos. Al final no sé porqué se extinguen pero Mormón, un apóstol, en su lecho de muerte deja los mandamientos nephitas a su hijo Moroni, quien es el último de la estirpe. Estos mandamientos venían escritos en unas hojas de oro que pasaban 30 kilos con todo su contenido escrito en hebreo y en jeroglíficos egipcios, no me pregunten por qué. En fin,  Johseph Smith, un newyorkino, dudando entre convertirse protestante o católico, es iluminado por dios que le dice que no debe escoger sino inventarse su propia versión. Encuentra en un bosque los mandamientos nephitas y los traduce al inglés, aunque nunca pasó de tercero de primaria. Por lo tanto, él, quien es el nuevo elegido, comienza a profetizar la nueva verdad. Como 30 kilos de oro es algo bien apetecido aquí, allá y en cualquier parte, el espíritu de Nephi, o dios, los desaparece, aunque hay ocho personas que juran y rejuran que sí existieron. En fin, este Joseph arma su religion con doce apóstoles y todo, y es expulsado de New York rememorando las faenas de los judíos en palestina. Se pasan a otro estado, de allí son echados de nuevo, se van al siguiente estado y así, entre expulsiones y nuevos reasentamientos terminan en Utah, donde fundan a Sión y se establece el vaticano de ellos.

Al igual que los musulmanes con la Meca, los mormones de todo el mundo deben ir a Salt Lake en una peregrinación-misión para… no tengo idea, normalmente se hacen misiones religiosas donde hay que evangelizar, aquí, al contrario, los ya envagelizados van a Salt Lake a… todavía no se qué… de pronto encontrar la verdad.

En fin, el vatimormón es gigantesco. Realmente grande e imponente, parece un bunquer. Andaba yo por ahí turisteando cuando pasé por el Conference Center, donde hacen conferencias anuales doctrinarias, cuando me dieron ganas de mear. El tour era gratis y fijo ahí había un baño. Fue la meada mas contenida del mundo… con un guía acompañándome y contándome toda la historia de Nephi, mas datos arquitectónicos del teatro gigantesco (es para 21.000 personas sentadas en cómodas sillas de cuero, sin columnas que sostienen el techo, construido con una estructura traída de Bélgica y con equipos de iluminación y acústicos de ultima generación) me demoré como una hora de relatos antes de poder devolver al mundo la botellita de agua que tres horas antes me había tomado. Al lado mío mientras me relataban cuadro por cuadro, apóstol por apóstol pasó otra guía hablando en español y llevando a una mexicana a mil por todo el edificio. Me dio una envidia enorme, eso me pasa por hablar inglés y hacer cara de interesado. En fin, cuando me lea la bíblia mormona, the book of mormon, que ya bajé al kindle, les relato bien la historia, por el momento confórmense con esto.

Acá los dejo con fotos de Salt Lake City

salt-lake-city_20161018_200451

Edificio de los mormones (todo el centro de verdad es de ellos)

 

salt-lake-city_20161018_195314

Callecita en el centro

 

salt-lake-city_20161018_201104

Tabernáculo con misioneros de todo el mundo

 

salt-lake-city_20161018_201330

#hallelujah, hashtag para twitter religioso

 

salt-lake-city_20161018_201453

Centro de conferencias

 

salt-lake-city_20161018_201810

El templo principal de los mormones

 

salt-lake-city_20161018_201831

El templo con el tabernáculo al lado

 

salt-lake-city_20161018_202143

Otra perspectiva del templo

 

salt-lake-city_20161018_202829

Y otra… notar las escaleritas de ingreso

 

salt-lake-city_20161018_203008

El órgano del tabernáculo. Contiene la bobadita de 11,623 tubos, 147 tonos y otro montón de cosas que un par de manos musicales nunca podrán tocar a plenitud

 

salt-lake-city_20161018_204107

Grabados religiosos que se parecen a los cosmonáuticos rusos

 

salt-lake-city_20161018_204354

El centro de conferencias

 

salt-lake-city_20161018_204810

El centro de conferencias

 

salt-lake-city_20161018_205421

Teatro dentro del centro de conferencias, con 21.000 asientos y ni una sola columna sosteniendo al techo

 

salt-lake-city_20161018_205812

el órgano del centro de conferencias también es exageradisimo de grande

 

salt-lake-city_20161018_210419

Reflejos debajo de una fuente en el conference center

 

salt-lake-city_20161018_212047

La foto de los nephitas israelitas ojiazules con los indios Lamanitas y las ruinas en guatemala, griegas.

 

salt-lake-city_20161018_212514

Mas del teatro

 

salt-lake-city_20161018_213504

Solo una cuadra después del centro

 

salt-lake-city_20161018_214104

Vista desde el techo del conference center

 

salt-lake-city_20161018_214317_01

yo

 

salt-lake-city_20161021_182031

El valle de Salt Lake que de verdad se llama Great Basin

 

salt-lake-city_20161021_190117

El típico centro comercial centrico y verdadero corazón de la ciudad

 

salt-lake-city_20161021_191340

Arboles otoñales

 

salt-lake-city_20161021_191812

Palomas

 

salt-lake-city_20161021_193004

Otro centro comercial en el centro

 

salt-lake-city_20161021_194912

Policías y bomberos evangelizando niños sobre sus oficios

 

Estado de cuentas

Cómo acabo de comenzar el curso de programación por el cual me encuentro en esta ciudad he decidido primero hacer un resumen de lo que hasta ahora sé, para dentro de tres meses contrastarlo con lo aprendido. El conocimiento de programación tiene una edad de tres mesecitos; todo muy resumido en el trabajo preparatorio antes del Bootcamp. La idea con este escrito es hacer un estado de cuentas semanal, todos los fines de semana. Por eso, cómo hoy es martes… pues he aquí el primero.

Mis conocimientos de programación están únicamente ligados a el HTML y el CSS, esto es, en un castellano simple, páginas web simples. Puedo realizar la estructura de la página en HTML sin templates y más o menos me guío por columnas col-1-2, col-1-3, col-2-3 y por rows, es decir filas, método bastante parecido al funcionamiento del Bootstrap; aunque este es automático y mi método es manualito. en fin, a los row por el momento les doy altura en pixels y vh, nuevo descubrimiento que no es nada diferente al viewport height. El ancho aun lo manejo con porcentaje aunque también existe el vw, viewport width.

La estructura interior de la página es creada con <section>, <nav>, <header>, <footer> y en lo posible, evito usar el consabido <div>.

Por gustos estilísticos prefiero las estructuras lineales verticales modulares en las que el menú de la barra <nav> solo redirige a secciones de la pagina sin cambiar salirse del mismo index. Esto se hace con anchors con id.

Si vamos por los lados del CSS, es decir el estilo, la cosa va bien. Entiendo bien las prioridades y órdenes de lectura del código. Aunque los estilos que conozco son simples, sin conocer, ni manejar bien los avanzados. Por el momento, digamos, las páginas me obedecen.

Ya he hecho mis primeros pinitos con JQuery aunque nunca jamás diré que lo domino, mucho menos que lo conozco. Para resumir, los puedo integrar a la página después de muchísimas peleas, ruegos y frustraciones; aunque funcionan, no entiendo por completo que significa cada línea.

He logrado hacer un slider de fotos con JS, me funciona con la misma lógica que con los botones que había desarrollado en Pano2VR pero que por ser tan simples se supeditan a un numero limitado de fotos, haciendo mi código bastante largo y destinado a no llevar un larga vida: funciona, pero resignado, sé que todos esos renglones de código se pueden remplazar con cuatro, que además funcionarían a la perfección sin limitar el número de fotos a exhibir; cosa que por el momento no me es posible. Agrava la situación el hecho que los botones before-next no son funcionales y actualmente el paso de imágenes funciona si es la imagen misma la que es cliqueada; además, para tristeza mía, la dirección de paso siempre va hacia delante. Para resumir, no se prácticamente nada de JS. Pero no todo es malo, igual quedo muy orgulloso de mi slider por ser totalmente hecho en casa y no copiado de ninguna página, tutorial o persona. Falta añadir algún texto sobre la foto que se actualice automáticamente cada vez que la foto cambie.
El Slider tiene un último problema que no es imputable al JS sino al CSS, y es que, aunque los botones before-next muy juiciocitos se quedan en su lugar, la imagen crece y decrece dependiendo de su ancho pero tristemente no he logrado que se quede centrada, esto me deja unos blancos en la página que son totalmente prohibidos… esta es la razón por la cual la página no ha podido ser publicada.

Si nos salimos de las páginas web o front end, llegamos al Ruby, el verdadero lenguaje para hacer magia. Esta magia por el momento es bastante limitada, eso sí, si son ecuaciones matemáticas rígidas no tengo problemas, funcionan tal cual. Para eso uso un simple return con sus formulas llenas de variables que reemplazan las respuestas del usuario al cuestionario inicial creado con gets.chomp. Con estas he hecho una calculadora de punto de equilibrio para la exportación de frutales, es decir, este programa dice cuanto es la cifra mínima necesaria para que exportar sea económicamente viable. Esta ecuación no es del todo simple pues tiene en cuenta los precios por kilo nacional y exportación, además de la tasa de retorno, los costos de transporte y alguna otra cosilla que ya se me ha olvidado, en resumen: este programa funciona divinamente. Mejor aun, los resultados aparecen en un archivo.txt que se crea al dar el resultado.

He realizado otro programa que con una misma función repetida tantas veces sea necesario puede hacer traducciones del alfabeto cirílico al alfabeto latino entre alemán, inglés y español versus el ruso y viceversa. Todo funciona por fonética no oficial, es decir, mi limitado conocimiento del cirílico y mi también limitado conocimiento del alemán además de las horribles excepciones de la lengua inglesa. Funciona y estoy orgullosísimo de él aunque su funcionalidad es prácticamente mínima; solo puede traducir nombres del ruso a las lenguas ya citadas y al revés, convierte nombres en alfabeto latino al ruso.

La formula para lograr esto es esta repetida por cada carácter:

user_input.include? “ch”

user_input.gsub!(/ch/, ‘ч’)

Por último, de tanto escribir y tanto buscar mis propios errores estilísticos, en este caso la repetición de palabras, muletillas y demás cosas que hacen que uno hable tan mal, hice un programita, inspirado en un ejercicio de codecademy, que dice cuales son las 20 palabras más repetidas en un texto; las palabras y expresiones que se repiten mucho en el texto; la cantidad de veces que están en el texto; cuantas palabras he usado (no el numero de palabras sino la cantidad de palabras diferentes); cuantos gerundios contiene; cuantos adverbios terminados en mente; todo funcionando de una manera rígida pero funcionando a fin de cuentas. También pone los resultados en un archivo generado .txt aunque el array de palabras repetidas no aparezca vertical sino horizontal metido en un hash, esto habrá que arreglarlo aunque por el momento no tengo idea como. Queda faltando hacer que el programa diga cuantos párrafos contiene el texto, cuantas líneas suma y por ultimo, lograr que se puedan adicionar palabras a buscar de forma independiente o por grupos de forma flexible y no rígida como es ahora.

Los tres programas funcionan en Ruby, aun no tengo idea como integrarlos a una página web. Lamentablemente eso tendrá que esperar hasta que dentro de mes y medio vea esta temática.

A final del año los verán funcionando como un relojito, eso se los prometo.