Aletschgletscher

El plan era uno. Viajar por tren hasta Raron y de allí volver bordeando el Ródano hacia Fiesch para subir al Aletchgletscher volver a Raron y al otro día tomar un tren hacia Zermatt y ver al famosísimo Matterhorn, el iconico monte que esta estampado en el log de Alpina.

Aletsch-20160601_115941

El pueblo de Fiesch

Siguiendo en plan en orden a Raron llegamos y en un camping dejamos nuestras mochilas para volver en un trencito a Fiesch, el lugar donde estaba el teleférico. De entrada la chica del counter nos dice: – el parque esta cerrado, allá arriba todavía hay nieve, mi trabajo me obliga decirles esto, no obstante, si ustedes quieren subir, en cinco minutos sube un teleférico con gente que va a subir a hacer arreglos y cositas así.

Nos miramos, – Hágale! – Llegados arriba vemos que, de hecho, todo esta muy nevadito pero, como el día está lindo y no hace frío, comenzamos a caminar por la nieve hacia el túnel que atraviesa la montaña y que tiene en su otro extremo un chalet ubicado en un pequeño valle que baja hacia el Aletchgletscher, nuestro destino. El camino era lindo y la vista, mejor.

Aletsch-20160601_123451

El principio del camino

Aletsch-20160601_124458

Comienza a tener mas nieve

Aletsch-20160601_132256

La vista

Aletsch-20160601_132302

La vista

Rápidamente la nieve se traga el camino aunque este es más o menos evidente. Cómo siempre no llevo nada impermeable y los tenis, de tela ya mojada, tienen la suela completamente plana, superficie ideal para lisarse lo más posible en el hielo. Llega un punto donde de hecho nos preguntamos: – Será que seguimos? Será que no? – El terreno se ha puesto difícil y la nieve llega a las rodillas. Es bastante cansón caminar así. Detrás de  un recoveco de la montaña logramos ver un puntico negro que parece ser la entrada al túnel. Proseguimos.

Aletsch-20160601_133242

Aunque no lo crean, el camino va por ahí

Aletsch-20160601_133304

Pasa por encima de las casas

Aletsch-20160601_133853

Y como lo dice el anuncio, de hecho uno se puede pelotiar

Nos espera una sorpresa, el túnel está cerrado y prácticamente tapado por la nieve. Eso no me desanima, ensayo una puertica y esta abre. Ya que estamos aquí… pues sigamos. El túnel negro como el que más, lleno de charcos helados e iluminado por la débil luz de mi celular es de un largo de un kilómetro o algo así, distancia que es bastante larga si se toma en consideración que buena parte de él se atraviesa cuando absolutamente nada se ve (el celular solo apunta al suelo más inmediato para no entrar en uno de los charcos – el agua es friísima).

Aletsch-20160601_134828

La entrada al túnel

Aletsch-20160601_135318

La parte iluminada del túnel (donde uno puede tomar una foto)

Aletsch-20160601_140629

La Salida del túnel

Aletsch-20160601_141204

El túnel desde el otro lado

Llegamos al otro lado la puerta estaba cerrada. La abrí y me encontré con un morro de nieve que impedía el paso; sin embrago por un lado se podía escalar hasta llegar al nivel de la nieve y de allí poder ver el valle con su chalet a un lado y un lago lo más de bonito al otro.

Aletsch-20160601_141520

El lago Vordersee

Aletsch-20160601_141646

El sauna y chalet del gletscher, Gletscherstube

Aletsch-20160601_143120

Mesitas cubiertas por la nieve

Aletsch-20160601_155824

El chalet

Aletsch-20160601_140914

La vista desde el chalet, este es el valle y abajo esta el glaciar

La idea del paseo era seguir el camino por unas seis horas o algo así al lado del glaciar hasta llegar a un pueblito (chalet) llamado Riederalp. Para hacer esto debíamos caminar a la orilla del glaciar, camino que debía hacerse con mucho tiento pues bajo la nieve pasaba una quebrada que venía desde el lago pero que, cubierta por la nieve, se demostraba una trampa que si caíamos el paseo se acababa. Pasada una hora llegamos al borde donde nos encontramos con una vista muy especial y la felicidad de ser las únicas personas allá arriba.

Aletsch-20160601_150222

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_150719

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_151007

El Aletschgletscher

Aletsch-20160601_152009

Textura del glaciar

La felicidad duró poco; una nube negra, negrísima decidió encallarse en el valle y cuando comenzamos a buscar el camino para llegar a Riederalp, este había desaparecido. Intentamos por unas rocas pero la cosa resultó peligrosísima.

Aletsch-20160601_141633

Último aviso sobre caminos que ya no se ven

Aletsch-20160601_144814

La quebrada cuando se veía

Aletsch-20160601_144229

La quebrada cuando no

Aletsch-20160601_143954

Vista de las montañas

No nos quedó de otra que devolvernos, la dicha fue grande cuando sobre nosotros empezó a caer nieve en vez de lluvia. Corriendo como pudimos, pasando entre sapos que vaya a saber uno como aparecieron en semejante lugar, llegamos al túnel. En esta ocasión ya no fue tan entretenida la cruzada, yo ya estaba ensopado y el frío, ni les digo.

Aletsch-20160601_155912

Los puntos oscuros son sapos!

Al salir al otro lado notamos que ya en este lado de la montaña había llovido. Nos salvamos! Caminamos al teleférico y hora y media después, vimos que de hecho el pueblito no tenía a ningún ser humano y el teleférico, obvio, estaba apagado. Chanfle! Eran las 6, 6:30 de la tarde y teníamos luz hasta casi las diez. La teoría decía que nos quedaban 3 horas para bajar la montaña en tres horitas.

Aletsch-20160601_165228

El arcoiris después de la lluvia

Después de una hora de caminada montaña abajo el camino dejo de ser sendero y se convirtió para nuestra desgracia en una trocha de downhill (muy bien anunciada para quienes hacen ese uso). Esta empezaba justo en el lugar donde se encontraba un chalet (el último y para variar, cerrado y vacío), ahí mismo los meniscos de la rodilla derecha que me estaban jodiendo la vida desde hacía varias horas decidieron sacar la mano y ahí mismo con la rodilla hinchada y definitivamente tiesa me encontré por sorpresa un palo de esquiador entre la maleza. Sin poder doblar la pierna, seguí el camino durante unas dos horas más hasta que… la otra rodilla sacó la mano. Fue un momento triste, mirar al suelo y ver lo difícil que era el camino, saber que ninguna de las piernas se doblaba más de 5 grados sin generar un dolor agudo inaguantable, si miraba hacia el frente solo veía arboles y más arboles y si miraba hacia el cielo, de sol ya no quedaba nada.

No me alargaré, con los dolores más horribles , con un caminado que para un tercero sería lo más de divertido presenciar, con el humor en los suelos, con gotas cayendo del cielo y a las once de la noche, viendo muy poquito logramos llegar a Fiesch. Allí, en la estación tuve el placer de ver el último tren pasar sin parar. Tristes, adoloridos y desesperados debimos esperar 45 minutos donde pasaba el último bus, un lechero que se detuvo en cuanto poblado había en el valle del Ródano. Casi a las 12:30 llegamos a Visp y la suerte dijo que el último tranvía hacia Raron salía en 30 segundos, lo logramos! Cómo a la una pudimos llegar al camping donde sin siquiera decir palabra sobre los sucesos del día con solo poner la cabeza en la almohada el mundo se apagó.

Al otro día, el día de Zermatt, amaneció de un lindo tal, que ya sabiendo cuanto del Matterhorn podíamos ver, tomamos un tren de vuelta a casa.

Aletsch-20160601_093726

Esto fue lo único que pudimos ver del Matterhorn… un afiche

Freiburg

Perdón blog por escribir tan poquito sobre una ciudad, pero que le vamos a hacer: visitada por primera vez hace 12 años, solo un poquito, mucha fiesta y mucho frío. Y ahora, bueno, no tan ahora, el año pasado, el lugar donde intenté aprender alemán más rudimentario que fluído, llega al blog la pequeña Freiburg, urbe principal de la selva negra si la miramos del rín hacia el este. Y si la miramos desde el otro lado, también; es la capital de la selva negra, la misma inspiradora del postre.

La ciudad es famosa por su catedral, la más alta de la region si descontamos a la de Estrasburgo, ciudad vecina, durante mucho tiempo el edificio más alto de europa hasta que la desbancó vaya uno a saber cual. En fin, la catedral es bonita y está dentro de un centro histórico muy bonito y… les dejo las fotos.

Puente sobre la bahnhof

Cualquier tram por la kaiser joseph

fischerau y el gewerbekanal

Lo mismo

Y un buso en el kanal

El mismo pero por otro lado

El altstadt

mural

calle en el altstadt

Canalcito en la calle

barco parqueado en el canalcito

La catedral

más del altstadt

La parte más vieja

Cualquier canal

Un perro

Dresden

Si no lo habrán notado, estos últimos posts alemanes estan un poquito descuadrados en el tiempo. Es así porque el autor del blog pasó por ellos el año pasado, no este. Por pura pereza, ocupación, olvido y demás disculpas que uno se pueda inventar, la bitácora del motoneto no fue actualizada y solo hoy, día en que no tengo nada que hacer, me he dedicado a escribir sobre unas ciudades de las cuales casi que ni me acuerdo. Exagero, claro que me acuerdo, el problema es que para escribir algo entretenido se necesita por lo menos estar fresquito, haber sido testigo de algún accidente o algo entretenido o por lo menos, aún recordar el nombre de la plaza principal. ¡Esa es fácil! ¡MarktPlatz! Así se llaman todas las plazas alemanas. Algo como decir plaza Bolivar en países andinos o San Martín en los sureños. Sí. Pero no. Si algo tienen las ciudades alemanas, o europeas en general, es un sin fin de placitas, todas muy cercanas las unas a las otras, que tienen una variedad de nombres que sería muy bueno recodarlas para después escribirlo en el blog turístico que ha pocos datos útiles que da!
En fin, la visita a Dresden fue hace mucho tiempo y, aunque muy publicitada ciudad por mis amigos alemanes, solo le vi de especial el centro, el cual de hecho es bastante pequeño. En él encontré lo más importante de la ciudad: una tienda de lentes de segundas! Ya habrán visto, o notado, que todas las fotos de Hamburg, Lübeck y Bremen se han caracterizado por su mala calidad. La razón es que mi lente murió en Vientiane, Laos y por más que yo quisiera, dinero para otro no había. En esta tienda de segundas logré por fin encontrar un reemplazo de plástico pero a muy bajo costo y por cosas de la vida, acepta el full frame!

dresden-20160415_174022

Dresden Altstadt y el elba

dresden-20160415_174029

Die Hofkirche

dresden-20160416_150054

El río Elba

dresden-20160416_171454

Para que no se les olvide

dresden-20160417_143749

Buena iniciativa

dresden-20160418_174845

La frauen kirche

dresden-20160418_192251

Por fin, una foto con buena resolución

Lübeck

Nada que me de más rabia que mi celular o computador decida en que idioma debo ver los nombres de la cosas, así pues, maps dot me, la aplicacioncita para poder ubicarse en el extranjero sin ser expiado en demasía, decidió que para mi, Lübeck, solo podrá ser presentado como Lubeca. Con semejante nombre tan feo, casi se me quitaron hasta las ganas de ir. Si no fuera porque se encontraba cerquitica Hamburg, no entraba a este blog!
Haciendo un esfuerzo extraordinario para olvidarme del nombre castellano de una ciudad germana, tomé un tren y a este pueblito llegué. Se caracteriza por poseer una tor grande a la entrada, siendo tor un portón de muralla. Por eso la puerta de brandemburgo se llama Brandemburg Tor, no tür; la verdadera palabra para puerta. Me imagino que esto sucede porque en español decir el portón de brandenburgo suena raro. Pero me desvío, el arco gigantesco a la entrada de Lübeck es una tor y no una tür sin importar que se encuentre en la mitad de un round point y que tenga severos problemas en cuanto a su estructura.
Pasada la glorieta, tor o gate, se llega al pueblito propiamente dicho. Muy bonitico y más que todo, chiquitico. Construido en esos ladrillos oscuros como los que se pueden ver de lo que sobrevivió de Hamburg. Este pueblito, con callecitas estrechas y serpenteantes, se expande a lo largo de diez, oigase bien, diez metros cuadrados. Bueno, exagero. No eran diez, pero si eran pocos. En ellos pude recorrer las callecitas de extremo a extremo varias veces y, una vez hecha la marcha turística de regla, me detuve a comer el producto numero uno del pueblo: mazapanes!
Los venden de todos los colores y sabores, son de almendras y saben delicioso. (Muy parecidos a los del Astor) Hay una tienda en el centro que al parecer es la marca más famosa y la causante de la denominación de origen para los mazapanes lübeckeños y se llama… se me olvidó. Déjenme ya me meto a google. Ok, se llama Lübecker Marzipan-Speicher. Adentro me compré una buena bolsita de ellos con formas de frutas, muy decorados. A la bolsa también vinieron a dar otros, en esta ocasión empacados como chocolatinas. En fin, comido y turisteado, en un tren rumbo a Hamburg al final de la tarde me fui.

lu%cc%88beck-20160414_105751

Uno de tantos canales

lu%cc%88beck-20160414_110000

Tor, Holstentor

lu%cc%88beck-20160414_110225

Como ven, un poquito torcidita

lu%cc%88beck-20160414_110322

Otro de los canales

lu%cc%88beck-20160414_110345

Casas de ladrillo

lu%cc%88beck-20160414_110353

Más de la Holstentor

lu%cc%88beck-20160414_110544

La parte vieja

lu%cc%88beck-20160414_110630

Un dragón en la parte vieja

lu%cc%88beck-20160414_110843

Como para variar, la catedral en reparación

lu%cc%88beck-20160414_110959

Alemanes… ladrillo por ladrillo, la iglesia es analizada

lu%cc%88beck-20160414_114716

Lago vecino

lu%cc%88beck-20160414_114847

Vista de la ciudad desde el lago

lu%cc%88beck-20160414_131323

Calles

lu%cc%88beck-20160414_134613

Calles

Bremen

La historia de Bremen comienza así: un burro, un perro, un gato y un gallo son cada uno y por aparte, condenados a muerte por sus respectivos dueños porque producen más gastos que ganancias. Los animales, más inteligentes de lo que su naturaleza sugiere, se escapan hacia la ciudad de Bremen para poder llevar su vida libremente, sin la permanente amenaza de muerte. En fin, en el camino se encuentran entre sí y juntos caminan hacia la ciudad destino, cuando una noche, buscando sitio donde dormir, llegan a un sitio que se encuentra ocupado por unos bandidos. Los animales, después de mucha discusión, hacen un morro con cada uno encima del otro según su amaño y juntos, emitiendo sus ruidos característicos, espantan a los bandidos que huyen aterrorizados. Al parecer, al siguiente día, continúan su camino hacia la ciudad. También se hacen músicos; aunque la historia nunca narra cuales son los instrumentos, ni que animal toca cual de ellos. Solo que desean ser músicos y que depronto uno toca el timbal y otro el laud o algo así. Que le vamos a hacer, es un cuento, no está para ocuparse de minucias y detalles. Son músicos y ese dato debe bastarnos para imaginarnos el instrumento que se nos venga en gana. Si es un piccolo o un oboe, quien lo toca es músico, sea hombre, gato perro o burro. La fábula omite adrede el ritmo musical, algo que el señor Grimm no debió hacer porque si acaso nuestra banda musical quisiera anexar su futuro a la música protesta, terminaríamos el cuento bastante preocupados. ¿Tendrán de que vivir en Bremen? ¿Qué harán si Mercedes Sosa va y les hace competencia en alguna esquina? ¿O Facundo Cabral? ¿Estarán los Bremenitas preparados para semejante cosa? Ahora bien, si tomaban el reggaeton como inspiración, se volverían millonarios y posiblemente la ciudad en la actualidad ya no se llamaría Bremen sino Blemen; digo, pol Puelto Lico. En fin, ya que la ciudad sigue siendo Bremen nos queda la duda si alguno de los músicos cayó en las drogas o se volvió un excéntrico inmamable, con ropajes extraños, cadenas de oro y gastos desorbitantes, símbolos máximos del éxito musical y la decadencia inmediata que le sigue. ¿Que fue de ellos? ¿Alguno habrá sido demandado por manutención? ¿No habrá habido algún otro que en alguna pelea su linda cara bien deformada quedó? ¿La peste negra se los habrá llevado? 

Bueno, me alargo, a la historia original y patentada de Bremen por el señor Grimm, le siguió otra con esvásticas, marcha militar y un man con un bigote lo más de ridículo; pero, eso es otra historia, aunque importante, vale la aclaración, porque de Bremen poco quedó. Ya reconstruida, les adjunto las fotos para que la vean.

bremen-20160412_135829

Los músicos de Bremen en Bremen

bremen-20160412_114957

La Haupt Bahnhof, la estación central

bremen-20160412_115806

Canal en forma de estrella que protegía a la ciudad en los años de upa

bremen-20160412_125458

Túnel bajo la Alstadt

bremen-20160412_125912

Lo único que quedó de un puente famoso antes de la guerra

bremen-20160412_133018

La Marktplatz

bremen-20160412_133156

Casitas típicas de la ciudad en el AltStadt

bremen-20160412_135624

Los rieles del tranvía

bremen-20160412_135711

No tengo idea quien fue

bremen-20160412_142633

La Alte Neustadt, la vieja ciudad nueva (que ya es nueva porque desapareció en la guerra)

bremen-20160412_142731

Die Altstadt desde el puente y el río weser

bremen-20160412_143005

La teerhof por dentro.

bremen-20160412_143214

Una víctima de los borachos

bremen-20160412_143804

Die altstadt y los barquitos

bremen-20160412_153849

Más de ellos

bremen-20160412_154058

Y todavía más

bremen-20160412_162302

King Kong no dijo su nombre

bremen-20160412_164029

Callecitas dentro del altstadt

Madrid

Esta, la última entrada de este blog europeo, termina en mi ciudad preferida de España, bueno, la tiene fácil, conozco poquitas. Madrid, ciudad no de parques pero de plazas, las tiene en su centro histórico bastante animadas, siempre recomendaré una patatas bravas en la plaza Santa Ana acompañadas por un vermouth, lo bueno es que no son amarrados, ese vasito lo llenaran hasta el tope, algo que se agradece de corazón cuando la cuenta es en euros! Es notorio que fue capital de imperio, esos aires de grandeza solo se ven en pocas ciudades: Viena, Paris, Roma, hasta en la misma decadente Lisboa. Esos edificios imponentes construidos con el dinero extraído de sus colonias es más que notorio. Si descontamos las injusticias que se realizaron para poder hacer estos monumentos, no podremos hacer nada diferente a admirarlos. Son reales bellezas arquitectónicas.

España, la gran España, empezó a serlo una vez el imperio romano cayó; hasta ese momento iberia no era más que una provincia de extracción. Una vez los nuevos amos, los visigodos llegaron, se instalaron, absorbieron la cultura y entre nativos romanos, iberos y godos se realizó una homogenización, se puede empezar a creer en una entidad medianamente nacional; el proceso se terminó a la par de la creación de los primeros estados, después de la fragmentación del imperio visigodo en España, carolingio en Francia y la instauración de las primeras monarquías absolutas, en España, una vez reconquistado el territorio a los moros, se creó una entidad nacional que hasta ahora no se ha borrado. Valdría la pena conocer más sobre la historia de este país, evitando en un principio entrar en los odios coloniales, hacerlo al menos para ver la grandeza del país; después, si se quiere, bien se puede comprender cómo, con la influencia que ellos nos dejaron con lo bueno y los malo de su colonización, hacerse una buena idea de lo que fue ese imperio y porque nosotros somos cómo somos.

La ciudad hasta hace unos diez añitos, una joyita; ahora con la crisis, un poco más humana, más sucia, pero igual de linda. Rico comerse unas tapas, tomarse unos vinos españoles y, recorriendo la ciudad sin mapa, solo perdiéndose en sus calles, con recomendación por parte mía, que ojalá incluyan las cortes, que bien acogedoras me parecen, lo mejor, es ver que, aunque el estereotipo que se tiene por tanta publicidad negativa, es de racismo hacia los sudacas, yo en mi caso, no vi sino gente amable. No quiere decir que esas cosas no pasan, pero tampoco es para generalizar.

España tiene lo que llaman, clima mediterráneo, esto es visible en Portugal, España, Italia y los Balcanes, me imagino, esto no lo conozco, en el sur de Francia también; vaya uno a saber que es ese tal clima, simplemente puedo asegurar que el sol y la luz es diferente; ideal para mi gusto.

Antes de ser acusado de hispanófilo empedernido y ciego, al ser esta, la última entrada del blog europeo (al menos por un buen tiempito), no puedo sino asegurar que lo mejor que existe para acabar con cualquier prejuicio y ver que las demás personas de los demás países son simpáticas, curiosas hacia uno y tan humanas y emproblemadas como uno, es viajando. Mi recomendación personal, viajes de bajo costo, es justo ahí donde se conocen las mejores personas, las más interesantes y las más abiertas; si, por el contrario el viaje es en hoteles o resorts, la compañía será la novia o la familia y aparte de la foto Facebook y la admiración por la arquitectura visitada, la cultura, que es lo más interesante, se perderá de vista y los estereotipos y prejuicios seguirán rondando la cabeza como si en vez de haber visitado el país se hubiese visto por televisión.

Ya sé que a muchos no les pareció tan entretenido este blog, obvio, no iba en moto y no pasé ningún peligro o problema que valiera una narración divertida, sin embargo, dado que quien esto escribe es muy dado a interesarse por la historia, este blog europeo al menos algo de conocimiento entre verdadero, inventado o intuido, dejó.

La próxima semana haré en la página de inicio de la bitácora del motoneto el listado de las ciudades europeas y latinoamericanas visitadas para que las puedan ver de una forma más ordenada y fácil. Ojalá les haya gustado.

Madrid-20140813_183148_webLa Grán Vía

Madrid-20140813_185009_webCalles peatonales en el centro

Madrid-20140813_203239_webPlaza de la santa cruz

Madrid-20140813_203709_webPlaza Real

Madrid-20140813_203718_webDetalles de la fachada de la plaza real

Madrid-20140813_203944_webMimi tomando fotos

Madrid-20140814_124525_webPlaza Ángel

Madrid-20140814_134003_webEsquina en las Cortes

Madrid-20140814_134017_webCielo de las Cortes

Madrid-20140814_134157_webFachaditas madrileñas

Madrid-20140814_134553_webOtra calle de las Cortes

Madrid-20140814_135147_webNeptuno, donde celebran los del atleti

Madrid-20140814_140047_webCalle de Alcalá desde Cibeles

Madrid-20140814_140150_webLa misma calle Alcalá con la grán vía

Madrid-20140814_140721_webUna terrecita linda

Madrid-20140814_144908_webCerca al corte inglés

Madrid-20140814_162750_webCibieles

Madrid-20140814_163340_webLa puerta de alcalá

Madrid-20140814_163651_webParque el retiro

Madrid-20140814_164022_webEl laguito del parque del retiro

Madrid-20140814_165820_webEl hibernadero

Madrid-20140814_190609_webTapas en la plaza Santa Ana

Madrid-20140814_200509_webPlaza de la Villa

Madrid-20140814_201417_webSol y sombra madrileños

Madrid-20140814_201527_webEl palacio de los reyes

Köln

 Colonia es el sitio de donde viene la colonia, ja, que original, en efecto el nombre de Colonia en alemán es Köln, y la colonia Kölnwasser, producto que venden en todo lado y huele a pachulí. Es difícil ponerse en las tiendas para turistas a oler los finísimos tarritos cuando todo simplemente huele igual. No es el tipo de cosas en las que usted quiera perder su dinero y además oler maluco, mejor se da una vuelta por la ciudad y come en alguno de sus restauranticos, recomendado uno en el fischmarkt que, cómo la plaza que lo contiene, vende pescado.

Esta ciudad fue arrasada por la guerra y son precisamente esas tres casas del fischmarkt las que quedaron en pie, el resto, dos iglesias y la catedral, fueron reconstruidas. La catedral es lo mas de grande y su historia es triste. Se demoraron seiscientos años para terminarla. Desde que empezaron en el 1200, cada siglo la tenían que parar porque se les acababa la plata, había una nueva guerra o peste, en fin, solo a finales del 1800, más exactamente en 1880 la pudieron terminar. Sesenta años después empezó la segunda guerra mundial y…. ciaooo bambino! Vuelva y empiece, a arreglar la torre caída y desde eso están haciéndole reparaciones. Esta iglesia fue el edificio más alto del mundo cuando la terminaron y su arquitectura es gótica, llena de gárgolas, demonios y ángeles por todo lado. Adentro hay de todo referente a los Drei könig, que quiere decir tres reyes que a su vez se refiere a los reyes magos. En el mundo alemán todas las ciudades tienen un hotel que se llama Drei König.

Abajo, en la schatzkammer, cámara del tesoro, hay cosas que vienen desde los carolingios, pues la ciudad cercana de Aquisgrán, en alemán Aachen está bien cerca, la capital de Charles Martel y mas tarde Charlemagne, eso sí, desde los romanos era algo importante, de ahí su nombre, colonia, de los romanos como no.

De la ciudad no quedó ni el untado, tuvieron que reconstruir todo. En ese todo está la sala de conciertos que bajo una técnica modernísima de arquitectura decidieron ponerlo bajo suelo detrás de la catedral. Allí en su techo quedó como una placita para que la gente se pueda sentar a conversar o simplemente la use como paso para el Rin. Se equivocaron en una sola cosita… el ruido de las personas caminando se oye en la sala donde el silencio debería imperar a la hora de un concierto. Solución… cinco personajes ordenando, pidiendo, implorando e informando a los pasantes que ni se les ocurra poner pie en la plaza porque en ese momento abajo concierto hay! Y los que creen que todo en Alemania ha sido diseñado bajo los más altos estándares!

La ciudad moderna, o sea, toda la ciudad, tiene unos aires idénticos a los de buenos aires… estar en Rudolphplatz o en sus cercanías es muy parecido a estar en Palermo y cercanías de plaza serrano… eso sí, todo más limpio y organizadito.

No se recomienda entrar a los baños públicos, puede encontrarse uno con un gordo que mientras mea por tandas le conversa a uno… como uno casi no entiende lo que dice, simplemente lo ignora y sigue haciendo lo que vino a hacer. Lamentablemente los orinales no tienen separador y se termina inevitablemente viendo lo que no se quiere ver; al parecer hay algunos personajes que van a los baños públicos a hacerse la paja con el orinal como receptor de su soledad. Obviamente los que a estos lugares van a hacer pipí, al encuentro de estos desahogos al lado de ellos, lo mejor es que simplemente emprendan la huida y entren a algún restaurantico cercano.

Köln-20150509_131405_web
La Hauptbanhhof

Köln-20150509_134755_web

Mirar el conejito entre demonios y pajarracos

Köln-20150509_145403_webVista desde la catedral

Köln-20150509_150115_webHuelga desde la catedral

Köln-20150509_152015_webKölner Dom, la catedral

Köln-20150509_152111_webDiferentes etapas de reastauración

Köln-20150509_160616_webLa plaza donde la gente no puede estar porque abajo hay un concierto

Köln-20150509_160706_webUn bismark con una paloma en la cabeza

Köln-20150509_160953_webLa iglesia de San Martín

Köln-20150509_161404_webEl Rin

Köln-20150509_180102_webEl Fischmarkt con las tres casas que mas o menos sobrevivieron a la guerra

Köln-20150509_181737_webAltermarkt, el mercado viejo

Köln-20150509_183450_webUn extraño elefante negro

Köln-20150509_183841_webSchildergasse, calle comercial

Köln-20150509_184136_webUn edificio cuquita en la schildergasse

Köln-20150509_190511_webUn cono

Köln-20150509_193606_webEl Dom

Köln-20150510_125949_webRudophplatz

Köln-20150510_130155_webRudolphplatz, con aires de palermo

Köln-20150510_135200_webMás de Rudolphplatz

Köln-20150510_135334_webMarcas de judios capturados, a dónde los llevaron, cuando murieron, cómo y dónde

Köln-20150510_152307_webAachener strasse, la calle de aquitania

Köln-20150510_152314_webGente en la Aachener strasse

Köln-20150510_170953_webParque de Hiroshima y Nagasaki

Köln-20150511_153420_webHeumarkt, el mercado del heno

Bergün

Arriba hace frío, puede que sea mucho pero no es que uno lo sienta así el viento sea fuerte, la razón para esta insensibilidad para el clima no es el exceso de chaquetas, ni demás ítems impermeables, no tengo nada de eso, de hecho estoy mojado. Justo las tres partes del cuerpo que nunca deberían estar mojadas ya lo están, las bolas las tengo congeladas, el culo y los pies también y eso que no estoy en ninguna moto! Me encuentro arriba de la montaña tratando de vislumbrar algo detrás de la nevada que al lindo horizonte esconde, no importa, si el paisaje no aparece detrás de esa cortina blanca no me daña el día, aquí no vine a tomar fotos, en la montaña me encuentro, no para mirar al frente sino para abajo, allllllaaá al fondo es que tengo que llegar. Tengo justo al frente la entrada a un caminito que pasara por trilha en verano, siendo trilha esos senderos que suben las montañas brasileñas, los cuales no tienen nombre especial en español, en invierno, no allá sino acá, estos caminitos son una pista para trineos donde si se tiene suerte allá abajo se llega y si no, el culo se quiebra. El trineo es de madera con una lona donde uno se sienta. Los frenos son los pies cuando la velocidad ya da miedo, cuando las curvas son cerradas; cuando son muy cerradas, el freno serán unas tablas puestas con el propósito que uno se estrelle contra ellas y no salga volando montaña abajo hasta que algún árbol tenga la delicadeza de frenarlo a uno, y por último, si las curvas son cerradísimas, al contrario, las dejan abiertas con una rampa hacia arriba para que la inclinación y el exceso de nieve contengan la inercia de trineo y piloto que si por razón extraña en esa curva, pies y girar hacia arriba no fue suficiente, allá abajo el mismo delicado árbol los estará esperando. Son tres las clavículas que el motoneto ha dejado en familiares contactos con la madre tierra; caballo, moto y snowboarding tienen en común que una vez estos vehículos han desaparecido de los pies o culo, se sabe que del suelo no se pasará, lamentablemente, tal como la arepa siempre cae por el lado del quesito y la única gota de limón que se logre exprimir al ojo va a dar, siempre, cual ley de Einstein, en caso de efusivo contacto con la madre tierra clavícula se partirá de la emoción… es por eso que sigo arriba mirando hacia abajo con un ventarrón el verraco, completamente mojado y no siento frío… es la adrenalina!

Ubicándolos geográficamente, arriba es Darlux, abajo es Bergün y donde empecé es Preda. Sitios perfectos para tirarse montaña abajo con un trineíto en las montañas suizas. Justo entre Saint Moritz y Davos. Preda consiste en un hotelito y una estación de tren. Bergün es un pueblito romanche lo mas de titino y Darlux es una montaña empinada para tirarse en trineo, snowboard o ski a gran velocidad porque de arriba abajo hay cinco kilómetros de diversión garantizada, bueno, si se evitan a los delicados árboles.

Para los interesados les comento que nada me quebré pero fui fuertemente humillado por Franziska y su falta de respeto por la gravedad, esa es la diferencia entre haber nacido al pie de los Alpes y la de haber visto la nieve por primera vez cuando hubo que descongelar el freezer.

Si quieren ver a Preda en panorámico hagan click acá abajo (solo es uno)

darlux

Gráfica de Darlux y su descenso

Bergün-20150303_172357_webEl Walensee, visto desde el tren

Bergün-20150304_100620_webVista de Preda

Bergün-20150304_100629_webLa estación de tren  de Preda

Bergün-20150304_100639_webCaminitos ente la montaña

Bergün-20150304_105432_webQuien me humilló bajando

Bergün-20150304_113021_webBergün

Bergün-20150304_150958_webEl sledge o trineo

Bergün-20150304_154027_webCalles de Bergün, pueblo romanche

Bergün-20150304_171038_webMontañas de Preda

Bergün-20150304_171046_webLa estación y otra casa que no se que es

Bergün-20150304_171125_webEl único hotel, el único restaurante, la única terraza y la única casa de Preda todo en uno

Bergün-20150304_171244 Panorama_webPanorámico de Preda, este lo pueden agrandar

Zürich

Este material, sólido tal como lo parece, es simplemente un elemento gaseoso. Nunca lo encontrarán en la tabla de los elementos, no está por los lados de los elementos pesados ni en los raros, simplemente no se encuentra en esta lista así sea un material sólido y tangible, por lo menos en apariencia. Habrá que reclasificarlo en la lista de los elementos abstractos, ya que por composición química algo entre papel y plástico es; aunque su comportamiento es sólido en los bolsillos, apenas entra en contacto con el oxígeno desaparece sin dejar rastro. No del todo; algún pequeñísimo elemento comestible o souvenir quedará en la mano, pero eso es solo la prueba de que el elemento que antes se tenía ya desapareció. Hablo obviamente de los francos suizos; elemento que en la billetera parecen billetes pero una vez tienen contacto con el aire, simplemente desaparecen. Cree uno en su ingenuidad que algo puede comprar pero la verdad es que no. Uno de los países más caros del planeta tiene como ciudad más cara esta, Zürich, con precios tan ridículamente altos que ni siquiera los billetes reaccionan con el oxígeno; desaparecen sin dejar rastro antes de siquiera abrir la billetera.

Zürich, se pronuncia tsúrij para los que quieran pronunciarla correctamente y con pose; igual, si usted dice surich le van a entender. Esta ciudad es la más grande del país, con negocitos y bares los más de titinos que se caracterizan por lo lindos que se ven y lo inalcanzables que son… es en algún mercadito de barrio donde uno comprará un triste sanduchito y un agua para pasar el hambre y sorprenderse hasta el infinito por la gran cantidad de francos que desaparecieron con cada mordisco de ese par de tajadas de pan y con cada trago de esa preciada agua. Nunca, Nunca jamás hacer conversiones monetarias de franco suizo a peso, si lo hacen, ni siquiera podrán disfrutar el sanduche. Con la barriga llena de indignación puede uno dar un paseo por sus calles y verá que como todo en este país, la ciudad tendrá su lago de postal, con sus montañas atrás, una linda arquitectura, muy buen ambiente y en este caso una sensación de ciudad grande (así sea pequeña). Al borde del rio que alimenta el lago, o el rio que sale del lago, no tengo idea cuál de las dos, en fin, al borde de ese rio que no sé para qué lado va, se encontrarán playitas artificiales, o por lo menos malecones donde todo el mundo está. Muy animada la cosa, muy bonito todo y muy recomendable pasarse una tardecita sentado chupándose los dedos, eso es gratis y si acaso encuentra manga por los laditos puede restregarlos ahí y decir que sus dedos vienen con salsa pesto, a final de cuentas estamos en una ciudad con bastante caché, si es dedos lo que hay que chupar, al menos que vengan con salsa.

Dejando de lado todas las bobadas escritas anteriormente, donde si vale la pena tomarse la cervecita es en unos containers detrás de la hauptbahnhof, pero bien detrás, hay que caminar bastante, en los que se vende cerveza y coctails a precios pagables (igual el dinero se evaporará) y en los que algunos de ellos son tiendas de diseñador con cosas carísimas hechas con material reciclado, porque el país es tan caro, que ni los mismos suizos pueden pagar sus precios, así que al mejor estilo de los estereotipos de diseñador de país africano a suramericano, haciendo diseños con basura, el suizo no por pobreza sino por todo lo contrario, exceso de riqueza, debe también diseñar las cosas con basura o materiales reciclados, para nosotros da igual, nuevos o reciclados solo los miraremos en la vitrina y nada más.

Zürich-20150419_124207_webLa Rennweg, callecita que lleva al centro histórico

Zürich-20150419_124401_webSino estoy mal, sigue siendo la msima Rennweg

Zürich-20150419_124703_webLindas fachadas del altstadt

  Zürich-20150419_125206_webBalconcito, fachadas, farolas y callejuela

Zürich-20150419_125830_webVieja esquina del sótano veltiner

Zürich-20150419_130100_webEl río Limmat yendo al lago Zürich

Zürich-20150419_130803_webEl altstadt al otro lado del río

Zürich-20150419_130838_webPuedo apostar a que esta escultura es de Giacometti, el artista mas famoso del país

Zürich-20150419_131105_webDie Grosse Munster, la grán catedral

Zürich-20150419_131200_webMuelle para lanchitas

Zürich-20150419_131229_webLanchitas y la catedral

Zürich-20150419_131345_webBar flotante

Zürich-20150419_131515_webLa Börsenstrasse, y se nota!

Zürich-20150419_133633_webLa vista al lago

Zürich-20150419_134206_webEmpezó el verano, y se nota!

Zürich-20150419_135003_webAjá, en la plaza de la ópera, la sechseläutenplatz, también se celebra el sol

Zürich-20150419_140338_webVentanas suizas

Zürich-20150419_140423_webLindo callejón

Zürich-20150419_142335_webMás fachadas

Zürich-20150419_143126_webBolardos

Zürich-20150419_143323_webParte vieja de la ciudad antigua

Zürich-20150419_143946_webya no sé que era

Zürich-20150419_145932_webTechitos cerca a la universidad

Zürich-20150419_150449_webCentral, el punto dónde más se mueven los tranvías

Zürich-20150419_151223_webFachada de la universidad

Zürich-20150419_151513_webVista de Zürich desde la universidad

Zürich-20150419_154611_webEl río Limmat

Zürich-20150419_154801_webAcera al rededor del río

Zürich-20150419_164428_webLos containers que les narré

Thun

Quiso la fortuna que me aburriera en Bern, obligándome a comprar un tiquete de tren para la ciudad más cercana. Resultó ser Thun, en el mismo cantón de Bern y a solo 20 minutos de esta. La razón por la cual yo voy tomando trenes dentro de suiza para pasar el tiempo en diferentes ciudades es un poco tristonga. Con mi bicicleta setentera he hecho una ruta a Mulhouse de unos 90 kilómetros, bastante divertida; rápido hago la cuenta a que ciudades podría ir en cinco días si hiciera cien km diarios. Quedó como candidata una vez descartado el paso de Saint Gothard y Milano, Ginebra, Genève en francés y Genf en alemán. Total, después de promocionar con todo el mundo el paseo que haría, empiezo a mirar donde dormir. Triste; casi todos los campings están cerrados por ser invierno, resulta que los precios para dormir así el paseo sea bicicleta son tan altos que simplemente es más fácil y barato dormir en Basel e ir a estas ciudades en tren; a fin de cuentas todas quedan a una hora de distancia, se puede ir por la mañana y volver por la tarde.

Con mucha pena por no hacer el paseo que tanto promocioné a conocidos y desconocidos, salgo el primer día para Luzern, ya la habrán visto en el blog y es toda una belleza. Al siguiente día tomo un tren para Bern y me encuentro con una ciudad fantasma, café y bastante aburridonga, teniendo tiempo de sobra para el resto del día, tomo otro tren y en esta ciudad me encuentro.

Es de postal, como para variar, tiene su lago, Thunsee de nombre, tiene sus montañas, siguen siendo los mismos Alpes de toda la suiza, y tiene su altstadt, este sí, con la tradicional arquitectura suiza que tanto me gusta. Es minúsculo y rápido se hace la parte central, ahora a la hora de salir para el lago y tener mejores perspectivas, quisieron los dioses que no, hoy definitivamente no sería el día, empezó a llover y nunca paró, y así sin más ni más me despido. Métanse a los panorámicos que son pocos pero se pueden hacer una idea de más o menos como es la ciudad.

Thun-20150416_140243_webSurfista en el Äussere Aare, el Aar exterior

Thun-20150416_140316_webObere Schleuse, la esclusa

Thun-20150416_140359_webYeahhh, Thun, la ciudad del surf!!!

Thun-20150416_140507_webLos alpes y el thunersee

Thun-20150416_140752_webLa esclusa y el principio del Aare, el río de los crucigramas

Thun-20150416_140856_webSendero peatonal al borde del lago

Thun-20150416_141358_webEl Thunersee

Thun-20150416_141802_webSendero peatonal al borde del Aare

Thun-20150416_142718_webUn hinterhof lo mas de titino

Thun-20150416_142736_webStadtkirche, la iglesia del pueblo

Thun-20150416_142809_webSchloss Thun, el palacio de Thun

Thun-20150416_143200_webVista de los alpes bernaises y la iglesia

Thun-20150416_143222_webVista de la ciudad (pueblo)

Thun-20150416_143348_webDetallito del palacio

Thun-20150416_143551_webel pozo del castillo… hooooooondo como en las peliculas

Thun-20150416_151051_webDie rathaus, la alcaldía

Thun-20150416_151218_webCallecita de Thun

Thun-20150416_151423_webCasa con un estilo arquitectonico diferente a lo que normalmente se ve en este país

Thun-20150416_151441_webEl pueblo de Thun

Thun-20150416_151746_webAntigua bodega

Thun-20150416_151920_webEl Innere Aare, el Aar interior

Thun-20150416_151927_webEl río cruzando la ciudad

Thun-20150416_152031_webCalle comercial de Thun, Hauptgasse