Berlin

Y vuelve el mismísimo motoneto de la bitácora a viajar, pero como los fieles lectores ya sabrán, el continente suramericano se acabó el año pasado y, aunque ganas de ver lo que faltó todavía quedan, esta vez el motoneto decidió cambiar de aires, por eso se montó en un aparato de aluminio y plástico que llaman avión.

Estamos en el avión (yo y testigos), la idea, muy pensada ella, es expeler todo el metano acumulado de la forma más silenciosa posible. La técnica adquirida en años de experiencia dice que primero se aguanta mucho y después, pasados varios procesos internos desconocidos en el mundo exterior, todo ese gas sale como un soplo. Tiempo ha pasado, llevo unas seis horas en el avión, los procesos internos asumo ya han pasado. Con disimulo la cabeza debe voltearse unos 90 grados; movimiento del cuello que hace que media nalga se levante y libere el espacio por donde el gas circulará. RACATACÁN! suena en el avión y tiembla la silla; las miradas de los vecinos no condenan, aconsejan: vale, si en esas estas, al menos por las apariencias lo podes aguantar mas tiempo hasta que salga soplado; si no sos capaz, por lo menos esperá a que alguien tosa, hable el piloto o algo así.
Mientras las miradas envían todos esos mensajes, el motoneto, ya sin moto, esta rojito.
Y en ese estado, cansado y de mal humor llega Madrid donde dos cervezas a las doce del día que de hecho son las cinco de la mañana logran prender al protagonista de este relato.
A la llegada a mi destino tengo el contacto con el aparato mas complicado jamás construido, el expendedor automático de tiquetes alemán.
Mientras todos nos desesperamos al ver dos ingleses pelear con la máquina y tomarse todo el tiempo del mundo, los alemanes que están en la fila, ya cansados de la espera se van. Yo por mi parte ya sabía cuál era el bus, el txl que va a Alexander Platz. Lo pregunté a alguien. Solo tengo que esperar a que los ingleses terminen.
Veinte minutos de sudor, miradas aterradoras de la fila tras ellos, la vergüenza resultante y un uso neuronal mas allá de lo acostumbrado, lo logran. Es mi turno, atrás hay una fila gigantesca esperando ver lo que yo haga. Las expectativas no están enfocadas en la velocidad sino en el procedimiento. Todos esperan que quien esta adelante (yo) pase la vergüenza y en el proceso ellos puedan ver como se hace.
La máquina es poliglota, me habla en español. Entiendo que me pide algo en mi propio idioma pero no logro comprenderlo. Del menú de opciones pueden haber hay 10.000 precisas combinaciones de viaje en la pantalla. Solo hay cuatro submenús que llevaran a los diez mil posibles tiquetes. No se encuentra ninguna con el número del bus, o Alexandre Platz, plaza principal de Berlín y destino.  Encuentro un nombre alemán que no es el que quiero pero después de 15 intentos es el único que me pide algún dinero. Lo compro, no tengo idea si sirve ni para donde va, pero es un papel pagado que me ayudara a hacer cara de bobo cuando la policía que controla los tiquetes me pregunte porque diablos estoy en ese bus.
Nada pasa y fácil llego a mi destino, Mitte, al ladito de la Platz de Alexander.

Al siguiente día, mis vecinos de cama Reinaldo, Ted y su novia, todos del Brasil, me acompañan, o yo a ellos, para hacer la turisteada estándar de la ciudad. En Brandenburg Tor una alemana que habla portugués nos dice que tenemos que probar una cerveza con un jarabe (syrup) rosado o verde que los alemanes adoran, su nombre para que lo copien y puedan decir no gracias una vez estén allá es: waldmeister; es verdaderamente horrible.

Después de una larga caminada tengo mi recompensa, ésta en forma de un cartón conteniendo una salchicha bañada en salsa de tomate con algo de BBQ creo, espolvoreada con un polvo de curri y un pan al lado, es el famoso Curriwurzt. Delicia gastronómica, de la cual ya estoy obsesionado, en venta en los carritos de la calle y en todos los locales pequeños en estaciones y calles comerciales
El día anterior había logrado calmar un antojo de cinco años; comí do lo que ya es el hermano mayor del curriwurzt en la gastronomía callejera: el kebab.
Viene de Turquía pero su mejor presentación es la alemana; tiene todas las cernes menos cerdo, ahhh lo que se pierden los musulmanes, en fin. El rollo de carne que cortan es posible que sea de carnero y res, también hay uno más occidentalizado que trae pollo, si se hace con salsa picante queda aún mejor.
Por la noche me encuentro con Manuel y Cristina, viejos amigos provenientes de Munchen. Con ellos voy al siguiente día a Potsdam y al Palais de Sanssouci. Parque gigantesco con cuatro palacios del famosísimo Frederick (algún número romano) el grande, rey de los prusos, de la casa hanover y amante del color dorado.
El parque Sanssouci, traducido del francés, el parque sin preocupaciones, es tan grande que se encarga de crear las primeras ampollas del paseo. Aparte del palacio sanssouci, tiene una orangerie muy grande, orangerie que me permite resolver la duda que siempre me había carcomido los sesos y que nunca había tenido respuesta: ¿porque todas las ciudades francesas tienen una orangerie? Pues bien, esta vez la deducción dio como resultado que orangerie traducido de una forma no literal (naranjería o naranjal) nos da que es un hivernadero… ahhh para que los frutales del rey, príncipe, duque, conde o lo que sea, no se dañaran en invierno! (Por principio asumiremos que los frutales que trataban de proteger eran los mediterráneos que incluyen cómo no, las naranjas).

Faltaba una caminadita por lo que queda del muro de Berlín; está lleno de grafitis pero pocos de buena calidad.

 

Berlin-20140508_112423

La torre

Berlin-20140509_044108Altes museum al lado del Dom

Berlin-20140509_045453Pergamon mueseum

Berlin-20140509_054755Gendarmenmarktz Platz

Berlin-20140509_055319Bar movil cervecero

Berlin-20140509_062904Checkpoint charlie

Berlin-20140509_070022El famoso Trabi, hecho de cartón

Berlin-20140509_075757 Panorama_01Potsdamer platz

Berlin-20140509_080919Monumento al holocausto

Berlin-20140509_083610Brandenburg Tor

Berlin-20140509_094954Bundestag

Berlin-20140509_100044Costanera por el rio Spree

Berlin-20140509_102917Ich liebe deutschland

Berlin-20140510_054437Lo que quedó de un edificio bombardeado por los ingleses

Berlin-20140510_060950Potsdam

Berlin-20140510_064419Palais Sanssouci

Berlin-20140510_071839Molino en el parque sanssouci

Berlin-20140510_080605L’orangerie

Berlin-20140510_083155Otro de los palacios

Berlin-20140510_084507Palacios caídos en desgracia

Berlin-20140510_131206_01La Brandenburg Tor de Potsdam

Berlin-20140510_224406_01Manuel, Cristina y yo

Berlin-20140511_043337Un edificio

Berlin-20140511_043738El muro de Berlín.

Día 191 Sao Paulo y teorias sobre la higiene

Caminada entre los extras de resident evil, es decir un paseo por crackolandia hasta Luz, pasando por entre zombies sin oportunidad alguna en la vida, mas bien despreciados y de vez en cuando maltratados, así que en esas condiciones,  es de esperar que esten bien drogados para olvidarse de este mundo. Cómo estan tan mal, no suponen ningún peligro, así que se puede caminar más o menos con confianza por esos lados aunque tampoco es para estar con la cámara en mano todo el tiempo.
En Luz está la pinacoteca, un museo de arte que contiene desde lo contamporaneo hasta lo clásico, todo pintado por autores portugueses o brasileños y que además es educativo, ya que explican estilo por estilo de que se trata la cosa.
Una vez fuera de la pinacoteca, despues de haber estado allí un buen tiempo, es hora de regresar a Vila Madelena pero para que sea mas divertido se hace a pié, atravezando media ciudad, bueno exagero, se pasa por Republica que es el centro, Higienópolis, Consolacao, Sumaré y por último Vila Madelena. Higienópolis? dije Higienópolis? es algo que trasnocha hasta al filosofo más puntilloso… a quien se le ocurrió llamar a un barrio (con calle incluída) así? Teoría numero uno: Procter and Gamble decide hacer una campaña gigantesca para promocionar sus productos de esterilización y demás antisepticos, para ello deciden hacer un parque de diversiones con montaña rusa y todo ubicado en este sector, después cómo la ciudad crece tanto y tan rápido, absorbe esta zona y una vez desaparecido todo lo relativo a los productos de la empresa y aparecen los edificios que ahora estan en pié, queda unicamente el nombre del parque de atracciones más aburrido del mundo.
Teoria numero 2: Esta zona era una tijuca; nombre utilizado en brasil para referirse a zonas cenagosas  o pantanosas, criadores desde tiempos inmemoriales, de mosquitos, insectos y vectores; palabra increíblmente extraña para reemplazar a los zancudos portadores de dengue, colera y demás enfermedades tropicales. Para poder hacer habitable esta zona, una vez la ciudad llegó a ella, se decidió hacer una campaña de aseo, desinfección y esterilización de la tierra y aguas estancadas. Una vez pasado el olor a formol y construídos los edificios y calles, quedó una vez más el nombre de la campaña original.
Teoría numero tres: los habitantes de este barrio eran unos sucios o mejor aun, eran los futuros habitantes de crackolandia. Despues de un referendum entoda la ciudad se decidió democráticamente que los debían bañar a la fuerza y administrar jeringas estirilizadas para que se pudieran drogar con confianza y sin peligro de transmitirse enfermedades con jeringas reutilizadas.  Nombre de la operación: Higienopolis!
Teoría numero 4: Simplemente quien proyectó este barrio esta muy fumado el día que tuvo que poner el nombre en los planos que debían presentarse a planeación municipal; sin mucho tino y con mucha irresponsabilidad y humor de mal gusto decidió que ese era el nombre que debía ponerle a sus planos manchados de café despues de la consabida come trapo. (hambre insaciable despues del porro)
Cómo quien esto escribe se inclina más por la última teoría, se puede decir que este personaje inconciente jodió a los habitantes de este barrio de por vida; cual es el gentilicio? higienopolitanos? antiseptiqueño?desinfectadeños? vaya uno a saber… lo que si se sabe es que es un barrio caro, con algo de vida nocturna; bueno para vivir, pero con un nombre increíble. Es preferible el nombre del barrio de medellín Juan Bobo, dado en honor al baboso que alguna vez fue alcalde y gobernador de nuestra linda provincia.
Para hacer las cosas más divertidas o increibles si se quiere mirar por ese lado, en Rio también hay un Higienopolis, aunque en esta ciudad el barrio no es para gente con platica sino más bien lo contrario.

 

Pinacoteca por dentro

 

Esquina de Higienopolis

Día 190 Paraty – Sao Paulo

 

El trayecto solo es seguir el litoral hasta Ubatuba, allí hay dos opciones: o seguir por el litoral hasta Sao Sabastian y Santos, o subir a la dutra en Tabauté. Se escogió la segunda por ser más corta y porque el tiempo estaba tan malo que no valía la pena seguir por el litoral, ya que nada se vería.
La dutra es la autopista que une a Rio con Sao Paulo, es de dos carriles y va por las montañas; para llegar a ella se necesita subir por un camino buenísimo en lo que se llama la serra do mar. Subida fuerte con curvas sobre las curvas entre la selva para llegar a un llano (mas o menos) con una topografía parecida a la del escobero arriba.
Una vez en la dutra, solo seguir hasta Sao Paulo solo parando para gasolina y descansar un poco.
La entrada a Sao Paulo es por la super colapsada marginal en la cual no se mueve nada ni un milimetro, y es para hacer la debida comparacion con las debidas proporciones, lo más parecido a bogotá posible: grande, con vías bastante pequeñas para la cantidad de carros que tiene la ciudad, un rio super oloroso que pasa al lado, casí ninguna alternativa y una necesaria cantidad de paciencia. Una vez se entra a la ciudad, pues se sigue por el mismo taco, embotellamiento o como le quieran decir, pero que a diferencia de la marginal, mas o menos fluye.

Paisaje antes de Tabauté

 

Vista de Sao Paulo desde Vila Madelena

Día 188 Ilha Araujo, Trinidade

Parece un lago, es verdad que es mar, pero como la bahía donde se encuentra Paraty está entre dos peninsulas tan largas, pues el agua casi no tiene olas y los kayaks que alquilan son para lago. Al fondo se ven muchas islas (en toda la costa verde hay como 300) así que tempranito salí a remar hasta la ilha araujo a unos cinco kilometros en linea recta de paraty; obviamente no fui en linea recta, sino haciendo una especie de parabola teniendo unos lindos 7 km de ida, más lo mismo de devuelta. como no hay viento, ni olas, ni corriente todo es relativamente fácil. En el pueblito de araujo, un par de botellas de agua. Como se podrán imaginar, se me volvió a olvida llevar comida y agua. No hay fotos, pues una cámara rodeada de agua no es la mejor idea; pero creanme, el ambiente es buenisimo pues se pasa entre islas, veleros, catamaranes, casas de recreo en todas la montañas, pues la costa verde está formada por lo que llamaremos fjordos tropicales, es decir, cuando vuelva haber un dilubio universal, antioquia será otra costa verde; las mismas montañas pero con mar.
Una vez en tierra firme, almuerzo y en la moto para la praia trinidade, con la del lado que se llama do meio, cruzada por un rio y con un morro que la separa de praia do cachadaco. El ambiente buenisimo, siendo la más visitada trinidade al lado del pueblo con el mismo punto. Para decir la verdad no le cabe un alma y para mi gusto, aunque la playa es buenisima es mejor evitarla. Una caminadita por una carretera de cinco minutos lo deja a uno en la praia do meio que es la de la mitad, y tiene la misma cantidad de gente, un rio, los mismos kioscos con cerveza y reggae y en fin, buen ambiente.
Si se pasa el rio y se sube un morro otros cinco-diez minutos se llega a cachadaco bastante vacía, por lo tanto mejor, teniendo en su extremo una zona llamada la piscina, por algo será.
Para terminar, trinidade queda a 25 kms de Paraty y para llegar hay que subir una montaña corta pero altica; como es obvio despues de subir hay que bajar y hasta los frenos de la moto olieron.
Se puede informar que aunque el motor de la moto quedó como una uvita y la velocidad tope sigue la misma de cuando era nueva, la moto tiene verdaderos problemas para arrancar, sea que el carburador quedó demasiado abierto y cuando se acelera se ahoga o que la transmision está sacando la mano en las primeras relaciones, la moto tendrá que visitar mecánico otra vez. Lo haré cuando llegue a Rio; pero, por primera vez desde que empezó el paseo, estoy por creer que la moto no llegará a colombia… así de jodida está

Trinidade

 

Trinidade

 

Meio

 

Meio

 

Cachadaco (Cachadazo)

 

CAchadaco

Día 179 Rio, Un año de viaje!!!

Hoy se cumple un año de viaje.

No les voy a describir Copacabana otra vez, si quieren revisar que se dijo de ella pues ACA ESTA EL LINK.
Entrada corta porque hoy lo que se hace es celebrar!
Digno de mención… muita chuva

Día 178 Sao Paulo – Rio de Janeiro

Sao Paulo es una ciudad muy jodida para ubicarse, no tiene ningún punto de referencia, a menos que se esté cerca de la avenida paulista con sus antenas sobre los edificios. Salir de allí sin un GPS es una verdadera misión imposible; pero cómo Jose Obdulio está funcionando a las mil maravillas, pues se salió en una hora (por la extensión de la ciudad) y una vez en carretera, se estuvo en una autopista de dos carriles, llena de camiones hasta que se llegó a Rio. Llovió muy duro una vez se entró al estado de Rio de Janeiro, pero afortunadamente paró lo suficientemente lejos para que el motoneto lograra secarse antes de llegar a la ciudad de Rio. En el estado de Sao Paulo, cada nada había un peaje, bastante caros por cierto, y en el de Rio solo dos, tambien muy caros ellos.
La moto quedó mal arreglada… Fuí a la yamaha a que le calibraran las valvulas, pues fué lo mismo que me había pasado en Buenos Aires, pero solo miraron el carburador… Por la mañana, la moto se tomó media hora en prender, y solo lo hizo a regañadientes por la cantidad de patadas que sufrió y un poco también por lástima al ser espectadora muda de una pataleta infantil! Gagueó cada vez que la prendí en las bombas, así que en Rio, el lunes muy temprano (mañana viernes es feriado, por el día de los muertos) se llevará a algún taller a que le hagan el arreglo que le debieron hacer en Sao Paulo.
Cerca de Rio se sube a la serra de Arará, con montañitas de 600 metros o algo así, pero tiene un descenso bastante entretenido de unos 10 o 12 kms, que serían mejor aún si Mr Fiscalisacao no estuviera detras de cada curva con su insoportables radares y sus ridiculas velocidades máximas, que hay que respetar, porque sino, en el transito brasileño tendrán una linda foto de la moto y su conductor.
La entrada se por detras de unas montañas que tapan el mar y son más o menos unos 20kms de favelas, siendo el cinturon de pobreza y misieria más grande que he visto en este paseo.
Esta vez me quedo en Copacabana, así pues, lo primero que se hizo fue una cervecita en la playa antes de llegar al apartamento donde me quedare esta vez… cómo ven, hay veces que se tiene suerte y no se tiene que ir a un hostal!

 

(Lamentablemente para los lectores, no hay una sola foto de este trayecto; hasta ahora no me explico porque?)

Día 177 Sao Paulo, Bienal, Jardims

Volví otra vez a la bienal, y esta vez para terminarla. Digno de mensión, un artista cuyo nombre ni me preocupé por saber, decidó adquirir (comprar o convenser, vaya uno a saber) los bolsos o carteras de 8 mujeres de diferentes partes del mundo; y su obra consistía en exhibir lo que ellos contenían, no se imaginan las sorpresas…
Ya estando en esa zona, pues se dió el paseo por Jardim Europeu y Americano, teniendo como diferencia del paulista, que en estos no hay edificios, sino mansiones de dos pisos, con sus obvias murallas anti-todo, en las que hay ricos que viven en ellas y negocios tipo bufetes de avogados y cosas así por el estilo. Los barrios en sí son bonitos, pero las fortificaciones le quitan toda la vida del mundo y lo hacen un poco dificil de ser fotogénico en las fotos, así pues, las fotos son pocas y feas, pero los barrios son bonitos.
Decidió hoy, el dios de la temperatura que sería rico que el motoneto caminara todas esas distancias con sus havaianas a unos deliciosos 43 graditos de temperatura, obligandolo a parar su recorrido turístico y esperar la hora en que iba a recoger la moto, escondido en una lanchería, donde venden salgados, sanduches y X, pero los más importante, cerveja de litro con protector de icopor para que no se caliente!
Se recogió la moto, que resultó con el carburador sucio y la bujía acabada (raro, pues la había cambiado en Buenos Aires antes de salir).
Por la noche me reuní en Casa Verde con José Eduardo Juca y los demás miembros de Highlanders y Brasil Riders, para conversar sobre el viaje y recibir de parte de ellos una colaboración inesperada y bastante apreciada, pues me contactarán con los demás miembros de Brasil Riders en las diferentes ciudades en que vaya, por si tengo problemas mecánicos o de alguna otra índole, tener a quien llamar y pedir ayuda, o en otros casos, con quien tomarme unas cervecitas conversando de motos en alguna playa de Brasil
Me fui temprano, por la amenaza de lluvia inminente (la cual resultó falsa), pero Clovis, de churasquinho Mu, me regaló una botellita de cachaza, que se tomará en algun día especial. Mil gracias a Brasil Riders y al Churasquinho!
Ahh y mil gracias a Floor y Thomas por recibirme en su apto!

Las curvitas de Niemeyer dentro

Un yonosequé dentro de la bienal

Refrescante temperatura para ir entre el poco emanador de calor asfalto y el único barrio de Sao Paulo que no tiene edificios proveedores de sombra!

Rua Colômbia y Avenida Brasil

Casona con muralla para ladrones de baja peligrosidad

Día 176 Sao Paulo, Bienal y Vila Madelena

Esta vez si se pudo entrar a la bienal en un edificio que cómo para variar fué diseñado por Oscar Niemeyer, siendo un cuadrado largo y adentro teniendo las mismas curvitas que él siempre hace, o sea, ninguna maravilla. Adentro se encuentran todas las sorpresas del mundo: obras malas, buenas, regulares y algunas en las que la cuestion a interpretar es que tipo de droga se metió el “artista” para llegar a semejante resultado. No posée, cómo en otras exposiciones que he estado, la otra obra de arte que acompaña al artista, es decir, el comentario del curador, pues acá solo basta alguna explicación resumida sobre el autor y ya.
Resultó ser tan grande el edificio y la muestra que solo hice el primer piso (de tres) y cuando vi que ya no estaba mirando nada, salí para Vila Madelena (villa magdalena) un poco más arriba de Pinheiros; es el barrio Bohemio de Sao Paulo, pero a mi parecer es más autentico Lapa en Rio que este. No por eso, no deja de ser muy bueno, parece mas a una zona colombiana… vías pequeñas, exeso de carros, un taco gigantesco y todo en el interior; porque Sao Paulo haciendo la debida comparación (sobretodo en clima y tamaño) es cómo Bogotá, tiene absolutamente todo, de la mejor calidad, para todos los gustos, pero no siendo el barrio un todo en si mismo, sino mas bien, un portador de microcosmos encerrados en edificios, a los cuales se conoce su tendencia y se accede a ellos solo cuando se entra en algún circulo social, subcultura o como lo quieran llamar… pues es así como se puede conocer los verdaderos encantos de la ciudad. Todo está encerrado, todo está escondido, pero todo tiene de todo; solo hay que encontrar o moverse entre la gente que sabe donde estan.

Avenida Paulista

 

Vila Madelena

 

Vila Madelena

 

Borracharia, monta llantas en colombiano

 

Vila Madelena

 

Rua Belmiro Braga

 

Aplausos

 

Por sumaré

Día 175 Un horno crematorio llamado Sao Paulo

Esta visita a Sao Paulo va a ser corta pues volveré dentro de unas dos semanas. Se paró acá para hacerle unos cariñitos a la moto, pues las valvulas y el carburador estan super desincronizados, produciendo que los primeros kilometros del día con la moto sean horribles, pues se apaga en todos los semaforos y se demora unos 30 segundos una vez encendida, para acelerar y mover la banda de transmisión; o sea, la ocasión perfecta para que los impacientes conductores brasileños y paulistas puendan ejercer su derecho a pitar e insultar a quien demora su trayecto unos 10 segunditos, o sea, yo!
Eso, además que la moto esta muy sedienta y por estos días le gusta bastante la gasolina, así pues, se pará acá para dejar la moto en la yamaha de la 9 de julho, que según el precio tentativo que me dieron me pareció barato.
Para resumir, se para en Sao Paulo para arreglar a la moto y ver la Bienal de arte moderno que está que la cierran, y como se podrán imaginar, lo primero que hice en el día fue averiguar donde arreglar la moto, primero por los alrededores de donde me estoy quedando (Jardim Paulista) y despues con la ayuda de José, del grupo de motociclistas Highlanders y Brasil Riders fui al centro a averiguar para arreglarla. Al final me decidí ir a yamaha y mañana bien temprano la moto irá allá.
Despues la bienal, que queda en el parque ibirapuera, un oasis de naturaleza en una urbe llena de edificios, cemento y asfalto, con laguitos y todo, pero lo mas importante, con el museo de arte moderno de Sao Paulo. Para resumirles el cuento, estaba cerrado… segunda feira, o sea, el lunes, estan cerrados todos los museos en brasil, y para ser sincero, en casi todo el mundo; pero como el motoneto, no tiene ni calendario ni hora, no se dió cuenta. Entonces una vez allá, pues la caminada por todo Jardim, que es un barrio con edificios grandes, mas parecidos a un bunquer que a un edificio de apartamentos… todos con doble puerta para carros, habitantes y servicio, 3 o 4 vigilantes y quien sabe cuantas cámaras
Despues, una visita al centro de la ciudad. Praca Sé y sus alrededores. Se encuentran algunos adificios viejos aunque casi todos son modernos, sin ser ninguna maravilla arquitectonica. El ambiente es bueno, muchismia gente llendo y viniendo de sus oficinas, todos con saco y corbata, como si los treinta y pico de grados no importaran. Se ven algunas iglesias viejas y una cantintidad inimaginable de iglesias cristianas de todas las tendencias y sectas por todo lado; algo muy común en Brasil.
Todo el centro está plagado de adictos al crack; semi zombies tirados en el suelo, o zigzagueando por las aceras,  sobretodo Sé y los lados donde fui a llevar la moto crackolandia. Resulta pues que la policia en una de sus maravillosas ideas, creyó que era mejor desalojar a la gente de crackolandia y obtuvo como resultado, llenar de zombies todo el centro y los demás barrios de Sao Paulo. Cómo es obvio, es mejor tenerlos en un mismo sitio, repartirles jeringas para que se droguen y no se pasen enfermedades y tener por ahí algún psicologo que disponible por si depronto alguno decide dejar la droga… pero no, la policia y sus super operativos, lograron que Sao Paulo sea la localidad más provocativa para la próxima pelicula de Resident Evil, porque actores de reparto ya tiene bastantes para escoger!

 

Especie de cruzado en la entrada al parque de Ibirapuera

 

Teatro de Sao Paulo

 

Ventanas y alguno que otro aire acondicionado

 

Centro desde algún puente sobre la 9 de Julhio

 

Mucha gente por Sé

 

Si no estoy mal, acá fue donde nació Sao Paulo

 

Avenida Paulista

 

La tour eiffel et la lune! naa, mentiras, una antena en la avenida paulista y a lua brasileira!